Una mirada a través de los ojos de Gallardo

Y el toreo se hizo hombre

0
1060

El toreo se hizo hombre, y habitó entre nosotros a través de verónicas, chicuelinas, naturales, molinetes, derechazos, trincherillas y kikirikís. Y quiso el padre del toreo que viniese hasta aquí, en Badajoz, para evangelizar aficionados.

Gallardo.-

Colocas el ojo en el visor, fijas la mirada en ese punto infinito, contienes la respiración a la espera del momento mágico y, ¡zas!, aprietas el botoncito a la espera de haber robado el alma del lance para que imperecedero perviva en la retina. Fotografiar a un genio es algo tan maravilloso que hoy he querido compartirlo con vosotros. Aquí tenéis al toreo hecho hombre y habitando entre nosotros…


GALERÍA MORANTISTA DE GALLARDO

En él confluyen tauromaquias del ayer.

Quédense con el detalle de la mano derecha.

Despacio, muy despacito...

¡Impresionante!

 

La chicuelina según Morante.

 

 

¿Ha resucitado Juan Belmonte? No, es Morante, y punto.

 

Como imantado en la muleta.

Ajustado no, ajustadísimo.

Mayor empaque es imposible.

Rota la cintura, la muñeca manda...

Es difícil superarse, y sin embargo se supera.

...Aquí está la prueba.

COMPARTIR
Artículo anteriorSin tregua
Artículo siguienteFaena de ensueño