BARCARROTA - 2ª Gira Reconstrucción

Perera y Garrido poderosos en Barcarrota

0
757
Segundo paseíllo por la reconstrucción

Miguel Ángel Perera y José Garrido mostraron sus dotes de toreros poderosos a la par que solventes ante una corrida encastada de Fuente Ymbro que no vendió barata ninguna embestida. Incluso el tercero, premiado con vuelta al ruedo en el arrastre, tuvo mucho que torear. La seriedad de las faenas de los dos diestros pacenses dio aún más empaque a esta segunda corrida de la Gira de Reconstrucción.

BARCARROTA – Corrida de toros

TOROS: Se han lidiado cuatro toros de Fuente Ymbo, correctos de presentación y con las complicaciones propias de la casta. El tercero, Retama, número 22, negro, nacido en 02/16, premiado con la vuelta al ruedo.

TOREROS:
Miguel Ángel Perera (de canela y oro), ovación con saludos y dos orejas.
José Garrido (de sangre de toro y oro), oreja y oreja.

INCIDENCIAS: Segunda corrida de la Gira de Reconstrucción de las celebradas en Barcarrota. Tres cuartos de entrada dentro del aforo permitido. Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del COVID-19 y posteriormente se escuchó el himno de España. Saludó en banderillas en el primero Curro Javier y en el segundo Antonio Chacón.


Antonio Girol.-

       El mal uso de la espada privó a Miguel Ángel Perera de tocar pelo en su primero. Al que quitó del caballo con la suavidad que exigía el animal un tanto brusco en las embestidas. Curro Javier le endilgó dos soberbios pares de banderillas. En el segundo de ellos tuvo que esperar mucho al de Fuente Ymbro, que se agarró al piso. Perera inició el último tercio en los medios, sin probaturas. A base de pulsear con la muleta a media altura fue macerando las embestidas en ligados derechazos. Acortó distancias y en esa jurisdicción, con la quietud que le caracteriza, sacó otra faena al de Gallardo.

      A pies juntos, sin mover un milímetro las zapatillas atornilladas al suelo, inició Perera la faena de muleta al tercero, arrancando los oles del respetable. El de Fuente Ymbro tuvo motor y colocó siempre bien la cara en la franela, lo que aprovechó el diestro extremeño para correr la mano y ligar los muletazos en series de derechazos y naturales que llegaron mucho a los tendidos. Finalizó su labor en cercanías con circulares que terminaron de calentar al público. Mató en el mismo centro del ruedo de media muy efectiva. Vuelta al ruedo al toro y dos orejas para el torero.

      José Garrido saludó al segundo por cordobinas de hinojos. Salía suelto el de Fuente Ymbro, lo que impidió que hubiese continuidad en los lances. Antonio Chacón saludó en banderillas. Con torería, a dos manos, sacó el toro al tercio, en donde cimentó la faena sobre el derecho en series en redondo ligadas y rematadas con pases de pecho. Por el pitón izquierdo tuvo una embestida menos franca. A pesar de ello, Garrido lo probó en una serie. El epílogo por doblones sobre las piernas tuvo aroma a toreo añejo, a enseñanzas de maestro, a romanticismo compartido en tardes de chimenea.

      Al cuarto, que había mostrado su carácter reservón desde salida, le instrumentó un quite por chicuelinas para sacarlo del caballo. Continuó reservón en banderillas y le dio un susto a Javier Valdeoro sin consecuencias. Garrido quiso imponer su mando y se dobló con la muleta sobre las piernas para ahormar al astado. No era fácil el de Gallardo. Toro exigente que obligó a Garrido a tener que exponerle mucho a la hora de ir sacando las series en una faena en la que mostró la madurez que atesora.

GALERÍA GRÁFICA – FOTOS: GALLARDO