¿Quién dijo no?

0
934

«…Hoy día, con lo que les cuesta una entrada, muchos de ellos tienen para ir a un concierto de alguno de esos grupos modernos y televisivos que tanto les atraen, comerse una hamburguesa, beberse litro y medio de Coca-Cola, y aún les sobra para una caña al mediodía en Santa María de la Cabeza…»

Antonio Girol.-

Llevo oyendo desde hace bastante tiempo que la Fiesta de toros no interesa a la juventud. Yo  soy joven,  y me interesa. Y como a mí, a otros muchos que conozco y que podría citar aquí.

Se agarran los agoreros a la manida estadística de que los jóvenes no pisan, o mejor dicho, no asientan sus reales en las plazas. En parte es cierto. Pero, sólo en parte;  ya que, ¿se han parado a analizar el por qué? Me temo que no es por ausencia de interés, sino más bien de otro tipo de falta.

Les pongo en antecedentes. Lunes, 21 de junio,  juega España, lo cual concita, con la fiebre roja que nos embebe, la atención de la ciudadanía, con sus caras pintarrajeadas, las camisetas con el 7 de Villa a la espalda y las banderas por doquier. Casi a la misma hora, seis niños, se citaban con sus ilusiones toreras, compitiendo con el mayor espectáculo de masas de hoy día, y que encima era gratis por televisión. Ganó el fútbol, como era de esperar. Pero hubo algo que me alegró, la respuesta de la juventud pacense sí fue destacable a pesar del poco público que hubo en las gradas.

Los jóvenes que acudieron hasta la Avda. de Pardaleras, para aplaudir a los torerillos, lo hicieron por afición, pero sobre todo porque el coste de la localidad, aún siendo más alto del debido para este tipo de eventos, sí era acorde a su economía.

Parten, entonces, toda esa cohorte de derrotistas desde una premisa errónea. Los toros sí interesan a esa porción de población, la prueba es el festejo que les cito. El problema estriba en que no pueden permitirse ciertos precios. Y menos, en los tiempos que corren.

Hoy día, con lo que les cuesta una entrada, muchos de ellos tienen para ir a un concierto de alguno de esos grupos modernos y televisivos que tanto les atraen, comerse una hamburguesa, beberse litro y medio de Coca-Cola, y aún les sobra para una caña al mediodía en Santa María de la Cabeza.

Por tanto, toca hacer una reflexión, que no es otra que buscar fórmulas para abaratar las entradas  e incluso disponer de más tendidos juveniles, o abonos específicos con algún tipo de incentivo especial. Porque no lo olvidemos, el futuro de la Fiesta son ellos.


*Antonio Girol es director del portal www.badajoztaurina.com, del programa ‘Al quite’ de Cope-Badajoz y colaborador en otros medios.