BALANCE de la jornada

Triunfos a pares. Ferrera en Mérida, Emilio Martín en Carranque

0
1201

Ferrera revienta la feria emeritense con tres orejas ganadas a ley en la tarde que reaparecía tras la cornada sufrida hace una semana en Calahorra. En Carranque, Toledo, el jerezano Emilio Martín cortaba dos orejas.
Redacción.-

El balance de las actuaciones de toreros pacenses que han realizado el paseíllo hoy, sábado 4 de septiembre, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS.

  • Mérida: 1ª de Feria. Algo más de un cuarto de entrada. Toros de Jandilla y Vegahermosa (el 2º lidiado como sobrero, premiado con la vuelta al ruedo). Desiguales de presentación y juego. Finito de Córdoba , ovación y bronca. Antonio Ferrera, dos orejas y oreja. El Cid , saludo y dos orejas.

Según crónica de Antonio Girol sobre la actuación de Antonio Ferrera, esta tarde en Mérida, «Acudía Ferrera a Mérida con los puntos de sutura frescos en su muslo derecho. Para los que hemos visto cómo ha pasado el de Villafranco la semana era casi un milagro que pudiese hacer el paseíllo. A estas horas, el milagro nos parece lo que ha hecho en la plaza.

«Su primer toro se rompió un pitón al derrotar con un burladero y tuvo que ser sustituido por un zambombo, de Vegahermosa. Hubo que volver a recibirlo de capote y, tal y  como hiciese con el anterior, le lanceó a la verónica destacando la media a pies juntos con la que abrochó la serie».

«Un iluso en el tendido pensó que Ferrera no colocaría banderillas, y así lo dijo en alto. Se ve que no conoce la raza y el amor propio de Antonio, que colocó tres pares, destacando el tercero por los adentros, de mucha exposición y dificultad».

«Brindó, emocionado, al respetable, y abrió faena de muleta a pies juntos, para luego ir ganando terreno por medio de ayudados de bella estampa. Las series que siguieron a este inicio de faena tuvieron el denominador común del temple. La muleta, pulseada y templada, marcaba el camino al toro, tanto por el derecho como por el izquierdo.

Derechazo largo, mandón, de Antonio Ferrera. (FOTO:Gallardo)

Sobre este pitón cimentó los mejores pasajes por medio de unos naturales largos que surtieron el efecto esperado en el público, que jaleó al torero y se enroscaron con los que vinieron después, cuando el de Villafranco instrumentó dos circulares, uno de ellos invertido, que acabaron por calentar a las gradas. Mató de estocada fulminante. Y la plaza se anegó de pañuelos blancos. Le fueron concedida las dos orejas, y al toro la vuelta al ruedo. En mi opinión excesivo premio para un animal que no hizo buena pelea en varas, y que tomó la única que recibió a la altura del portón de toriles».

«Al quinto lo recibió con una larga cambiada desde el tercio, seguida de varios lances a la verónica en el centro del ruedo. Tras el mini puyazo llegó la locura en banderillas. Tanta que público y torero acabaron emocionados.  Antonio, haciendo caso a los que le pedían un cuarto par, regaló ese al quiebro, y uno más, ¡el quinto!, tras pedir permiso al presidente porque ya habían sonado las notas del cambio de tercio. Se palpaba la vibración en la plaza cuando tomó la muleta. Sin embargo el toro no tenía gas suficiente y Ferrera tuvo que plantearle una faena a media altura, con lo que desluce esa forma de torear, aparte de darle bastante tiempo al toro. Al final, tras buscarle las vueltas al astado, acabó acortando distancias, metiéndose entre los pitones que rozaban ese muslo malherido y que, casi milagrosamente, aguantaba el esfuerzo al que lo sometía Antonio. Pinchó y luego cobró una estocada desprendida que hábilmente fue corregida por su cuadrilla. Oreja al esportón».

NOVILLADAS CON PICADORES:

Carranque (Toledo) – Novillos de Mariano de León, cuarto y quinto premiados con la vuelta al ruedo. Emilio Martín, ovación y dos orejas; Gómez del Pilar, cuatro orejas y dos rabos; Javier Martín, silencio y oreja