BALANCE de la jornada

Talavante y Perera triunfan en América

0
1401

Alejandro Talavante pasea dos orejas en el cierre de la feria de la Virgen del Socorro de Valencia (Venezuela). Miguel Ángel Perera reaparece a lo grande en La México al pasear una oreja y dar una vuelta al ruedo en el quinto.
Redacción.-

 

El balance de las actuaciones de toreros pacenses que han realizado el paseíllo hoy, domingo 14 de noviembre, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS:

  • Valencia (Venezuela): Última de la Feria de la Virgen del Socorro. Media entrada. Toros de Jerónimo Pimentel, de juego desigual. El rejoneador José Luis Rodríguez, silencio. José Antonio Valencia, oreja y silencio. El Fandi, ovación y oreja. Alejandro Talavante, dos orejas y silencio.

Según crónica de los compañeros de burladero.com sobre la actuación de Alejandro Talavante esta tarde en la venezolana plaza de Valencia: «El matador de toros Alejandro Talavante ha cortado dos orejas en el cierre de la Feria de la Virgen del Socorro en la plaza venezolana de Valencia. El extremeño protagonizó una buena faena al primero de su lote, un astado de Jerónimo Pimentel al que pasó por ambos pitones y que pasaportó con acierto».

  • México: 2ª de la Temporada Grande. Toros de Los Encinos, descastados y flojos en general. Manolo Mejía, silencio y silencio. Miguel Ángel Perera, oreja y vuelta. José Mauricio, silencio.

Según crónica de los compañeros de burladero.com sobre la actuación de Miguel Ángel Perera en su reaparición en los ruedos efectuada en la Monumental de México esta tarde: «Miguel Ángel Perera ha reaparecido cortando una oreja y dando una vuelta al ruedo en la corrida de toros que se está celebrando en la Plaza México, la segunda corrida de la Temporada Grande. El apéndice que llegó después de un trasteo con emoción y en el que a punto estuvo de ser prendido por el segundo de la ganadería de Los Encinos».

«Perera recibió al animal, que tuvo calidad aunque poca fuerza, con un inicio de capote cadencioso, pero en el que se llevó un susto, cuando fue levantado por el animal. El extremeño fue tirando poco a poco del animal para alargar sus embestidas por el lado derecho, en varios pasajes presididos por el temple».

«Al natural, aun sin poderle apretar, Perera ligó varios pases hasta que fue sorprendido por el astado, que le volvió a levantar y le rompió la taleguilla, sin consecuencias. Después, muy cerca de los pitones, apretó más al toro en un arrimón que llegó a los tendidos. Dejó un pinchazo hondo y descabelló con acierto, por lo que paseó el primer trofeo del festejo».

«El quinto fue un astado que se movió al principio con más brío que sus hermanos en la muleta y al que Perera recetó sus clásicos cambiados en el anillo después de brindar al público. Firme durante toda la faena, el torero de Puebla del Prior, empujado por la plaza, se las vio con un astado algo rebrincado y que se defendía y al que fue metiendo poco a poco en las telas».

«Después de un par de tandas redondas, Perera se metió entre los pitones para torear en un palmo. Dosentinas, circulares, pases por la espalda, redondos engarzados sin dar respiro al animal… y la Plaza México enloqueciza, pero pinchó dos veces y lo que parecía un triunfo y salida en hombros se tornó en una vuelta al ruedo».

 

COMPARTIR
Artículo anteriorGoleada solidaria
Artículo siguienteBautismo de fuego