JUAN ÁNGEL - Crítico Taurino

«Me hace feliz que un año más la cadena SER vaya a seguir apostando por los toros»

0
434

Tres décadas largas lleva al frente de la información taurina en su ciudad: Badajoz. Tres décadas dedicado, en cuerpo y alma, a formar aficionados a través de las ondas, el periódico y algún escarceo televisivo. El domingo próximo volverá al tajo radiofónico y hemos querido conocer de primera mano sus sensaciones.

Antonio Girol.-

El próximo domingo arranca una nueva temporada taurina de ‘Los Toros’ en SER Extremadura. Y al frente, un año más, el incombustible Juan Ángel Franco García. Distinguido comentarista taurina, tanto en radio como prensa escrita. Una de esas persona de las que gustan escuchar porque siempre tiene algo que contar y…enseñar. Desde Badajoz Taurina hemos querido, por tanto, mantener con él una conversación distendida y amena en la que a la par de repasar su andadura periodística, poder departir sobre cómo ve el momento actual de la fiesta. Juan Ángel en acción. (FOTO: FG)

Personalmente me siento especialmente satisfecho de que algunos de esos temas que he podido compartir en el último año con Juan Ángel, cuando de vuelta del Club Taurino hemos charlado sin más testigo que nuestros pasos y el silencio de la noche pacense, ahora puedan ser compartidas con todos ustedes. Espero que disfruten de una entrevista colmada de afición.

– El domingo arranca una nueva temporada radiofónica y yo, sinceramente, ya he perdido la cuenta de cuántas llevas a tus espaldas.

– La he perdido hasta yo, que no me acuerdo cuántas llevo.  Empecé en Radio Cadena, hace por lo menos 25 años, y allí estuve cinco años. De allí pasé a COPE, donde estuve, si no recuerdo mal, creo que 10, y después me fui a la SER donde me encuentro ahora.

– ¿Qué te motiva a seguir en la brecha?

– Me motiva la afición que todavía me queda, aunque vaya a menos  y no por la edad, sino porque veo que salgo de la plaza cada vez más vacío, como si no hubiese visto nada, sin recordar nada… Pero aún con ese vacío siempre queda ese poso de afición para tirar de este carro. Entre otras cosas, porque si nos vamos, o nos retiramos, los que nos gusta esto, malamente va a venir nadie a tirar para adelante.

– Es cierto que la situación es complicada, y aún más en cuanto a la divulgación desde los medios de comunicación.

– Estamos viendo que los medios de comunicación a los toros no les dedican nada de tiempo, es un espectáculo que no le es de su agrado.  Hoy día, en el primer decenio del siglo XXI, a diferencia del siglo pasado, hay más espectáculos de masas que toros y fútbol, que eran los que copaban por entonces los minutos de radio o televisión, y por tanto el abanico de la oferta divulgativa es más amplio. Y encima los toros tienen el gran hándicap de la falta de publicidad, lo cual hace que estén aún más arrinconados. Por eso, a los que tenemos una cierta edad, y nos gusta esto de informar, en cuanto nos dan un resquicio de media hora o incluso quince minutos, lo aprovechamos para colaborar en todo lo que podamos a la hora de difundir la fiesta.


«…a los que tenemos una cierta edad, y nos gusta esto de informar, en cuanto nos dan un resquicio de media hora o incluso quince minutos, lo aprovechamos para colaborar en todo lo que podamos a la hora de difundir la fiesta….»


Juan Ángel en los estudios de SER Extremadura, desde donde informa de toros cada domingo al medio día. (FOTO: FG)

– Yo encuentro otro grave problema y es la desunión que hay entre aficionados, que es la grieta que han encontrado todos esos lobbies antitaurinos a la hora de enfocar sus reivindicaciones desde un corporativismo que entre nosotros no existe.

– Mira Antonio, el aficionado a los toros sólo se reúne en las plazas de toros. Una vez terminado el espectáculo, cada uno tira para su casa  y sanseacabó. Mismamente, en estos últimos meses hemos visto cómo los toreros se reunían con las ministra, con el ministro,  con los de la tele…sólo les ha faltado con las Asociaciones de Vecinos, y no se han reunido con aficionados, principalmente porque no hay un grupo organizado que represente a la afición. Sí, hay en algunas ciudades uniones de abonados, peñas taurinas en casi todos sitios…pero eso no es un grueso que aglutine a una amplia mayoría, que los represente, que proteste cuando todos los años le suben los precios de las entradas, o que se queje de que todas los festejos de una feria valgan igual, si al empresario no le cuestan lo mismo.

Juan Ángel en la pasada feria de Badajoz tomando notas para su crónica en HOY. (FOTO: Gallardo)

– Hablábamos antes de radio, pero Juan Ángel también es prensa escrita, y sobretodo HOY. Para muchos aficionados, entre los que me encuentro, la crónica taurina del rotativo extremeño siempre ha llevado tu firma, porque son, si mal no recuerdo, treinta y cinco años, por lo menos, ¿no?

– Sí, treinta y tantos años. La verdad es que el periódico HOY es como mi casa y sin duda el medio de comunicación al que le tengo más cariño.


– Un periódico HOY  que en el último año ha dado un viraje importante al apostar decididamente por los toros con una sección más amplia y continuada. Supongo que esa decisión te haría muy feliz.

– Claro, a mí me hace feliz que un año más la cadena SER vaya a seguir apostando por los toros. Me dio mucha alegría que COPE recuperara los toros en su parrilla regional el pasado año. Que haya otras radios en la provincia que apuesten por programas taurinos y que HOY apostase de esa manera por los toros me llenó de satisfacción y orgullo, convirtiéndose en uno de los pocos periódicos junto con ABC  que apuestan decididamente por la información diaria taurina. Si a esto le unes que pusieron al frente a una persona, una compañera muy aficionada, como es Estefanía Zarallo, para mí supuso un acierto. Fíjate que la gente a lo mejor no es consciente de lo complicado que es dar información taurina en invierno, porque sacar cosas de toros cuando hay festejos es relativamente fácil, pero en otras fechas, sin festejos, hay que trabajarlo mucho más. Pero entre unos y otros, al final se ha conseguido.

– Viendo lo que comentas de HOY o las radios, sin olvidarnos de la tele, sinceramente podemos decir que en Extremadura vivimos en un oasis informativo.

– La verdad es que no nos podemos quejar. Prácticamente todos los medios tienen espacios taurinos, cada uno en su día, en su hora, dependiendo del espacio que le ubiquen, pero en el fondo todos apoyando a la fiesta, y eso en estos tiempos es de mucho mérito.

– Has sido siempre más torista que torerista…

– Sí, porque me emociona cuando un toro se emplea y deja esa impronta de bravura en la plaza. Te voy a contar una anécdota, verídica. Estando yo en COPE, hicimos una encuesta en la plaza de Badajoz, dentro, a cien personas que ya les habían cortado la entrada. Los pusimos de forma que no pudiesen ver ningún cartel y les preguntamos si sabían el cartel de esa tarde y no llegó ni al 20% que nos dijesen correctamente la ganadería y la terna de actuantes. Y del otro 80% la inmensa mayoría no sabía de quién eran los toros y sólo recordaban a uno de los actuantes, que curiosamente era Jesulín. A la gente no les importa el toro, casi lo desprecian, de lo contrario no se explica que no permitan que pelee en varas. En cuanto lo ven metido debajo del peto ya están pitando.

– ¿Por eso siempre tienes palabras de recuerdo hacia los ganaderos?

– Claro, fíjate que yo he conocido la transición ganadera de nuestra tierra, de pasar de ocho o diez ganaderías de lidia, esas emblemáticas de Arcadio Albarrán, El Conde de la Corte, Píriz,  Zambrano en Cáceres, García de la Peña…al boom de hoy día con casi doscientas, en la que se hizo ganadero todo hijo de vecino. Y he conocido tantas barrabasadas, como aquella de que los catalogados como ganaderos de segunda que no podían lidiar en plazas de primera. Y casos curiosos, ahí estaba el caso del Vizconde de Burguillos, cuya ganadería de encaste contreras ha llegado, prácticamente, hasta nuestros días, en la que su último propietario no sabía lo que era un tentadero, y aquello salía excepcional hasta el punto de que cuando empezaron a torear Litri y Camino (hijos) la pedían para estoquearla.


«…fíjate que yo he conocido la transición ganadera de nuestra tierra, de pasar de ocho o diez ganaderías de lidia, esas emblemáticas de Arcadio Albarrán, El Conde de la Corte, Píriz,  Zambrano en Cáceres, García de la Peña…al boom de hoy día con casi doscientas, en la que se hizo ganadero todo hijo de vecino…»


– Algo parecido a ese boom del que hablas ha ocurrido con los toreros…

– Efectivamente, hemos conocido una época en la que aquí prácticamente no había toreros. Vivíamos con el recuerdo de Angelete, luego vimos a Luis Alvíz, de ahí casi pasamos a Luis Reina, Gallito de Zafra y Sánchez Cáceres. Pero ninguno de ellos eran matadores de relumbrón como lo son hoy día, al menos, tres de nuestros toreros, y los otros que están ahí, ahí… Afortunadamente hoy somos ricos en toreros y en ganaderías. O tal vez sería mejor decir poderosos.

– Estamos sabiendo, en Extremadura, administrar estos años de boyantía.

– Creo que no. Y el problema no es sólo aquí, sino también a nivel nacional. Es motivo de alegría que se vaya a inaugurar una nueva plaza, como es la de Don Benito, pero ahora está la parte que dice: hay que llenarla. Y ahí está el problema.

– Hay una frase tuya, que cuando te la he escuchado en alguna ocasión en esos jueves que regresamos juntos del Club Taurino tras las charlas que allí se dan, que me provoca cierto miedo y es que tú no crees que los toros salgan de este siglo.


«…no nos olvidemos que los tendidos son el manantial para que salga agua de los caños del empresario, de los toreros, de los ganaderos…Y si el manantial se seca, ya puedes tener la fuente más hermosa, que no dará agua…»


– Ojalá me equivoque. Es cierto que en alguna ocasión lo hemos comentado como bien señalas, y mi explicación es sencilla: yo veo que la juventud no llega a los tendidos, sí llega al ruedo, con lo cual algo de afición habrá, pero ahí arriba no los veo. ¿Los motivos? Puede ser porque el espectáculo es caro. Porque la oferta que hoy tienen para divertirse es mucho más amplia que la que había en los sesenta, por ejemplo. Y como no llegue gente joven a los tendidos, cuando los que ahora estamos nos vayamos retirando, no habrá futuro. Porque no nos olvidemos que los tendidos son el manantial para que salga agua de los caños del empresario, de los toreros, de los ganaderos…Y si el manantial se seca, ya puedes tener la fuente más hermosa, que no dará agua.

– Si duro está el tema de los tendidos, no menos difícil para los que empiezan…

– Durísimo. Date cuenta que el novillero que más toreó el pasado año fue Juan del Álamo que se vistió de luces 38 tardes, cuando hace unos años el líder del escalafón de novilleros cerraba el año con setenta u ochenta novilladas toreadas. Estamos en la época en que mejor labor están haciendo las Escuelas Taurinas, ahí está el ejemplo de la de Badajoz, y sin embargo, es cuando más les cuesta saltar el escalón que se encuentran cuando debutan con picadores. Consecuencia de esto que te cuento es que tienen que precipitar la alternativa y nos encontramos con un escalafón masificado, con chavales sin nombre y sin oficio.

– A esto súmale los ataques…

– Esa es otra. Nunca la fiesta estuvo más atacada que lo está en estas fechas. Desde todos lados se le dan palos. Foros de internet con ataques continuados a aficionados y toreros,  medios de comunicación, salvo en contadas excepciones, dándoles la espalda. Esta situación no la habían conocido nunca antes los toros.

– Entiendes que la sociedad esté hoy día más sensibilizada con los animales que con las personas.

– No lo entiendo y por desgracia es así. Muchos de esos que se movilizan y protestan o se manifiestan en defensa de los animales estoy seguro que no mueven un dedo a la hora e protestar, por ejemplo, contra el aborto. Esta sensibilidad hacia los animales hay que saber medirla porque de seguir así pronto nadie va a poder comer langostas porque te tachen de asesino al ver que sacan al animalito, vivito y coleando, de la pecera y lo metan en el agua hirviendo.

Un momento de la entrevista mantenida con Juan Ángel Franco. (FOTO: José García)

– Hemos hablado de radio, de prensa escrita, pero tu labor divulgativa también se ha extendido a la hora de dar charlas  en muchos foros por esos pueblecitos…haciendo aficionados.

– La única manera de seguir manteniendo la vela de la afición es en los inviernos cuando  no hay apenas noticias taurinas y los aficionados quieren seguir oyendo hablar de toros. Por eso cuando a mí  alguien me decía que en tal sitio había veinte que querían echar un rato de charla taurina, allá que me iba porque esa es la afición por la que yo siempre he luchado.

– Pueblos, por otro lado, donde ahora han desaparecido esos festejos en los que se iban fogueando novilleros o matadores noveles, en pos de figuras, o figuritas del toreo, que hoy día no hacen asco a nada.

– Mira Antonio, te lo voy a explicar de una forma muy gráfica y con un ejemplo. Hace unas décadas, por estas fechas del invierno, era habitual que se organizasen festivales benéficos. Aquí mismo en Badajoz, hay unas viviendas detrás del Banco de España, conocidas como las casas de la Soledad, que se empezaron a construir  gracias a los beneficios económicos  de una serie de festivales que organizaba el Padre López. Esos festivales les servían a las figuras de entrenamiento.

– ¿Qué pasó entonces para que dejasen de hacerse?

– Pues que esos festivales, que solían tener su tirón, pasaron de ser a beneficio de una causa noble, a ser a beneficio del señor empresario de turno. Entonces los toreros se dieron cuenta y dijeron: nos vestimos de luces, toreamos en lugar de un novillo, dos toros sin tener que pagarlos en el campo, esto nos cuenta como un festejo más para el escalafón con su ración de orejas y rabos correspondientes y si ganamos algo, bueno es. Total, que esos festivales de inicio de temporada pasaron a mejor vida. Y en los pueblos pues ha pasado tres cuartos de los mismo. En la mayoría de esas plazas, preciosas, que tenemos en nuestra provincia, como pueden ser la de Cabeza la Vaca, Barcarrota, Fregenal y tantas otras, adonde acudían los que estaban empezando a baquetearse, llegó un momento en el que ese terreno también lo pisaron las figuras. Así ocurría que pasabas por la mañana por una carretera y a la vuelta te encontrabas con que habían montado una portátil y anunciaban a Litri, El Cordobés y Jesulín, y decías ¡coño, aquí también! Y ese ha sido el gran perjuicio para los novilleros y para los matadores noveles, el hecho de que ciertas figuras no han dejado nada para nadie.

– El tema de las novilladas ciertamente es el más preocupante…

– A lo que te vengo contando se unieron también las corridas de rejones, que son baratas y, hoy día, llevan a más gente a la plaza. Por lo tanto, en cualquier pueblo, al empresario le interesa más montar una de caballos que una novillada porque le sale más rentable. El gran problema que tienen las novilladas con picadores es que no meten gente en la plaza, pero no ya en los pueblos, ahí tienes el caso de las que se organizan en verano en las dos principales plazas de toros como son Madrid y Sevilla, que están los familiares y amigos de los chavales, no van ni los abonados. Porque la gente ya no va a los toros, la gente va a los toreros. A mí me contaba mi abuelo que en su época el público iba a la taquilla a pedir una entrada para la de Miura, para la de El Conde de la Corte o la de Murube…Eso hoy no ocurre en ninguna plaza.
«…la gente ya no va a los toros, la gente va a los toreros. A mí me contaba mi abuelo que en su época el público iba a la taquilla a pedir una entrada para la de Miura, para la de El Conde de la Corte o la de Murube…Eso hoy no ocurre en ninguna plaza…»


– ¿Opinas que el público de los toros se ha vuelto políticamente correcto?

– No sólo lo creo, es que lo firmo. El público no protesta por nada. Además como esto se ha vuelto una fiesta social, a la que hay que ir porque es la feria. Quitando a los cincuenta o sesenta chalados que estamos allí creyendo que sabemos algo, al resto les da igual todo. Termina aquello y tan contentos para su casa, cuando les han timado cincuenta o sesenta euros. Por eso cuando alguna vez el personal se ‘engorila’, me da hasta cierta alegría porque digo: ¡hombre, están medio vivos!, ¡queda petróleo en el quinqué!. Así se explica que los empresarios repitan ganaderías que llevan dos o tres años pegando petardos, total para qué la van a cambiar si la gente paga la entrada sin protestar por la tomadura de pelo.

– ¿Qué esperas para la temporada que está a punto de arrancar?

– Las esperanzas no son muchas cuando observas que aquí todo el mundo está pendiente de que vuelva José Tomás a arreglar todo este desaguisado. Y José Tomás podrá arreglar las veinte o veinticinco tardes que toree, pero el resto… Y me da pena que sea así con la de buenos toreros que hay en la actualidad –  ahí está el caso de El Juli  que ha hecho una temporada de escándalo o la que hizo Perera en 2008, difíciles de superar –  Sin embargo los empresarios no dejan de suspirar con regreso de Tomás porque es el único que mete gente en plazas de un aforo más o menos grande. Por desgracia formas un cartel con los otros dos que te he dicho y, por ejemplo, Manzanares, y ves las reseñas, media plaza, tres cuartos a lo sumo… Y en cuanto al tema ganadero, por desgracia seguiré viendo un único encaste, cierto que aderezado por la mano de cada criador, pero en definitiva la misma sangre siempre. Y el día que una figura se anuncie con una de santacoloma se anuncia a bombo y platillo, cuando antes todas las figuras mataban este encaste y en las principales ferias,  se les tendría que caer la cara de vergüenza, hombre.

Repasando las notas antes de que se encienda la luz roja anunciando de 'estamos en el aire'. (FOTO: FG)

– ¿Y de Juan Mora?

Hombre, Juan Mora tiene la ventaja de que hoy por hoy puede abrir casi todos los carteles, y eso las figuras lo encuentran muy tentador. Puede abrir con Ponce, con Tomás, con El Juli…Ahora habrá que ver si los públicos se acuerdan de Juan Mora. Los aficionados está claro que sí, pero me surge la duda de los otros.

– Y de esos a los que tú denominas el bulevar de los sueños rotos (Juan Ángel suele usar este apelativo para referirse a los toreros extremeños que menos oportunidades tienen)

– Por desgracia seguirán como hasta ahora porque encuentra el boicot absoluto, que no es otro que el hecho de que las ferias en Extremadura, que es donde podrían torear algo más, están prácticamente hechas de un año para otro al ser fechas tasadas y no haber ninguna posibilidad de que se abran los carteles. Y luego, los empresarios no se atreven a ponerlos en otras fechas o lugares porque se encuentran con el boicot del público que no van a verlos. Por tanto, miren por dónde miren no encuentran salida a su situación. Al final otro año más con dos o tres corridas.

– Para ir poniendo punto y final, ahora que estamos hablando de actualidad y de cómo ves el futuro más inmediato, ¿qué te ha parecido el tema del paso a Cultura?

No creo que vaya a solucionar nada. ¿Y ahora qué? Ah, ¿que a los presidentes van hacer unos cursos y les van a dar un título y un pergamino? ¡Qué bien! Yo creo que el ‘paganini’ ese del que hablábamos anteriormente va a seguir viendo lo mismo que hasta ahora, y costándole lo mismo. Al menos espero que los profesionales, que con tanto ahínco han buscado el cambio de Ministerio, encuentren alguna mejora.

– Ha sido un placer compartir contigo esta charla, la verdad es que ha sido como cuando volvemos los jueves del Club Taurino para nuestros hogares y venimos hablando de toros… pero esta vez con testigos, todos esos amigos de Badajoz Taurina que te leeran. Muchas gracias Juan, de verdad.

– Gracias a tí, y por extensión al resto de amigos que hacéis Badajoz Taurina, por la deferencia hacia mí. Ya sabes que estoy a vuestra entera disposición. Para mí también ha sido un rato muy agradable.


Juan Ángel dirije y presenta el programa ‘Los Toros’, cada domingo a las 13.30 horas en SER Extremadura