Adiós Semana Taurina…Adiós.

0
789
Obra de Fernando Naranjo Durán.
Obra de Fernando Naranjo Durán.

El verbo fácil y afiligranado de Fernando Naranjo Durán pone epílogo a la XXV Semana Cultural Taurina Pacense haciendo un repaso por las distintas ‘faenas’ que pudieron presenciarse, y escucharse, en el Museo del Club Taurino.

 

Fernando Naranjo Durán.-

Como suave letanía su rumor se va alejando…. dejó su historia prendida entre alfileres del alma,  esta semana rendida a las artes del toreo… Si no lo veo, no lo creo,  ¡qué poca gente asistió a la llamada  del toro!… ¿Es que no se acartelaron  “figuras” de la talla que se esperaban?…

No asistí  al acto inaugural  de  la  XXV  Semana Taurina Pacense. Fue por delante el maestro Juan Ángel Franco García,  que imparte magisterio taurino desde los medios de comunicación, al que le cupo matar el  1º  del “encierro”  En  esta ocasión  como brillante  telonero de rango y  fuste, con su documentada  y oportuna exposición de “la fiesta en tiempos revueltos”

Sí pude asistir a la faena ortodoxa de  explicación que José Luís Mosquera Müller enjaretó sobre los cosos taurinos de nuestra vieja piel de toro.

Pero fue en el día que hizo tercero  cuando apareció por el estrado presidencial todo un caballero de la farándula  de las artes escénicas: Miguel  Murillo.  Autor teatral  y persona de verbo fácil  y envolvente. Que sin titubeos, al más puro estilo del desaparecido  Manuel Dicenta o, “a loPaco Camino”, es decir: dominador,  clásico, austero, reondo,  y con  garbo de finísima figura de las de antes…

 

El toro entre candilejas

en hermanado universo,

ostenta en sus astas versos

de amor cruel,  y dulces  quejas

enredado  en sus madejas

de lo falso y lo real…

Esperpento emocional

fundido en lo cotidiano,

del  griego, y circo romano,

se hizo un  sentir nacional!!

 

La noche como un cuchillo

de  poemas sin escusas

rasgara  un velo de musas

que  acudieron con su  brillo,

y al  lance  Miguel Murillo

en su franela jocunda

hizo defensa profunda

por  torera,  y por honesta,

por el amor a la fiesta,

fuera redonda y rotunda!…

 

Al que hizo 4º  en esta taurina semana,  le tocó lidiarlo, con austera maestría a Gaspar García Moreno, Director General  de la Corporación Extremeña de los Medios Audiovisuales, que con  destreza desmenuzo parte de todo el organigrama  que embaraza  a los medios  de comunicación y la fiesta.   Al que no me atreví a preguntar por la “jarra del vinagre”  en donde se pudieran  verter los malos humores del aficionado medio  a nivel nacional (aunque pudiera haberme asistido mi derecho como contribuyente, y ciudadano libre)  Afortunadamente, y a pesar de la que está cayendo fuera, aquí en Extremadura han retoñecido programas  dedicados  al toro bravo y al caballo de pura raza, por lo que hay que levantarse y aplaudir…

Decía el Guerra que no había 5º malo…Desafiante  resoplaba   en la arena,  el que hiciera  ese número para certificar  su  paso por el extraordinario “corral-salón” de actos  de la Real Sociedad  General de Económicas de los Amigos del País, en donde tuvimos la suerte de ser atendidos,  irrumpieron  sobre tablao, un nuevo elenco de artistas del planeta de los toros… Los Veterinarios Antonio Moreno Boiso y  Antonio Ruiz, responsables  de los fielatos en los corrales  de la Malagueta y del  Puerto de Santa María,  respectivamente. Gentes de mar  y toros, rebozados del  aroma  y   celofán  de la poesía, que al mando de  un  moderno sistema audiovisual dieron debido arropo, en ese cariñoso y merecido homenaje al veterano  y valiente diestro de  Sanlúcar de Barrameda, José Martínez Limeño,  que cumpliera su cincuentenario  de alternativa el pasado año.

Como si de dos garrochistas se tratara,  el malagueño condujo la exposición conferencial , acollarado  del  gaditano  Antonio Ruiz, que hizo las delicias del respetable enfebrecido en la musicalidad de sus versos apoyados en aquello de “pelo-pico-pata” que se enseñorean en las marismas. Y en ese río que no muere en bajo de guía, sino que  se hace mar,  y en sus azules mareas hizo navegar aquellos viejos  y salerosos “juanelos”, objeto de deseo en la mirada  diaria al aterciopelado horizonte sanluqueño  del  homenajeado Pepe Limeño, quizás soñando con  su destino hacia la gloria  de  la torera eternidad que hoy disfruta:

Pero faltaba el 6º…Quizás no fuera el mejor, pero sí el más esperado por los celos despertados. En el paseíllo que hiciera Limeño con su “pata negra” al hombro contrario quedaba prendido en el aire el suspiro de la despedida al  equipo de gobierno,  en la persona de su presidente Luis Carlos  Franco García, que tanto hizo bajo su mandato por este ciclo continuado de charlas y que ahora pretender dar por  finiquitado.

SEÑOR GALENO

I

¿A dónde?…amigo y  doctor

¿Por qué camino del toro

te  has de ir  nazareno, y oro,

todo  prócer, y señor?

Deseo yo lo mejor.

Tú   pisar  firme y sereno

como aquel  toreo  güeno

sin enmendar tú figura

Sea  longeva  andadura

por siempre…¡Señor galeno!

II

Pero te queda la «suerte»

de zurcir cualquier cornada

envainada o desgarrada

A  las puertas de la muerte

de  grana y oro,  reviertes

en capítulo olvidado…

Sobre este circo  sagrado

tú eres ángel vigilante

en nuestra España  sangrante

de  un viril antepasado

III

Así que inicia  despacio

desde calle  Montesinos

salir por nuevos caminos

en busca de aquel espacio…

Donde los  finos topacios

abrasan  bajo este sol

en tardes  de si bemol,

amigos de sol y sombras…

Esta pluma que hoy te nombra

te  recuerda ¡muy señor!

Fernando Naranjo Durán.