BALANCE de la jornada

Talavante desata la locura en Las Ventas

0
1374
Talavante orgulloso con su premio. (FOTO:Juan Pelegrín)
Talavante orgulloso con su premio. (FOTO:Juan Pelegrín)

Apoteosis de Alejandro Talavante en Las Ventas, tras desorejar por partida doble a un gran toro de El Ventorrillo. El pacense desata la locura, mata a recibir y es sacado en hombros de la plaza madrileña. Miguel Ángel Perera se marcha de vacío.
Redacción.-

El balance de las actuaciones de festejos en plazas pacenses o de toreros de nuestra tierra que han realizado el paseíllo hoy, martes 17 de mayo, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS:

  • Madrid (Las Ventas).- Lleno en tarde templada y gris. Toros de El Ventorrillo, móvil de galope descompuesto el primero; insulsos y pesados 2º, 4º, 5º y 6º. Vibrante y con empuje, sin deslizarse en las telas, el tercero, que apenas se picó y fue ovacionado con petición de vuelta al ruedo. El Cid, pitos y silencio. Miguel Ángel Perera, silencio tras aviso y silencio. Alejandro Talavante, dos orejas y silencio.

Según crónica de Luis Aurelio Garcia Ardoy para Badajoz Taurina.com sobre la actuación de Alejandro Talavante esta tarde en Las Ventas:

«Impresionante faena de Alejandro Talavante al tercero de la tarde de nombre ‘Cervato’, con una peculiar capa castaña salpicada con falso girón. Un gran toro, bravo, repetidor en las telas  y bueno por ambos pitones, sobre todo por  el izquierdo. Empezó en varas derribando al varilarguero Tulio Salguero, que tras el susto lo dejó  apenas sin picar».

«Ya habíamos visto la disposición del buen torero en un quite por gaoneras en el toro anterior, y vaya si venía con ganas. Ha estado sublime, inspirado,  variado, valiente, bien cruzado,  templado y con una mano izquierda que ha puesto la plaza en pie. ¡Qué gustazo cuando toda la plaza se pone de acuerdo!. Y para culminar ha dejado un estoconazo hasta la bola recibiendo».

«Toda la faena se ha desarrollado en el centro del ruedo. Con ambas manos ha toreado en redondo, por abajo y muy ligado, pero con la izquierda ha puesto la plaza boca abajo. Con constantes cambios de manos a mitad de las series, variedad de pases… hora un trincherazo, hora una talavantina… una locura. Remató la buenísima faena con manoletinas ajustadísimas regalándonos  un último natural precioso y un interminable pase de pecho». Natural sublime de Talavante a Cervato. (FOTO:Juan Pelegrín)

«Cuando ha caído el morlaco no hemos dudado ni instante en solicitar los trofeos y rápidamente se le han concedido las dos orejas.  Gran ovación para el toro en el arrastre, al que se le  debió premiar con la vuelta al ruedo».

«El que ha cerrado el festejo ha sido otro cantar, pasado de kilos y buscando siempre la puerta de chiqueros. Talavante ha puesto todo de su parte para intentar el triunfo pero no ha podido hacer más de lo efectuado. La plaza estaba expectante y se han vivido unos silencios propios del coso  maestrante.  Muy bien plantado toda la faena, sin embargo el toro se quedaba a mitad de viaje, aunque el torero no sé movía ni un ápice ante las inquietantes miradas del burel. Mató de media estocada y descabello certero».

Según crónica de Luis Aurelio Garcia Ardoy para Badajoz Taurina.com sobre la actuación de Miguel Ángel Perera esta tarde en Las Ventas:

«Miguel Ángel Perera no ha tenido suerte con su lote. El primer toro parecía mejor de lo que luego resultó. Se le hicieron muy bien los dos primeros tercios y el astado se empleó en varas. Muy bien el picador Ignacio Rodríguez que fue fuertemente aplaudido».

Perera toreando en redondo a su primero. (FOTO:Juan Pelegrín) «Muy  al estilo de Miguel Ángel se ha puesto el toro muy largo en la muleta, pero para desgracia de todos se le acabó muy pronto el motor. Con todo ha dado un par de series con la derecha de bonita factura, sin embargo por el izquierdo no ha podido hacer nada, obligando al torero a acortar distancias y darse el arrimón de costumbre. Antes de entrar a matar recibió un aviso y mató al tercer intento de media estocada caída».

«El otro toro de su lote fue mucho peor. Muy bonito de estampa pero nada más. Manso y flojo no apretó en varas y se ha pasado toda la lidia escarbando el albero venteño. Las ganas de triunfo le han hecho alargar la faena resultando pesado. Lo mató al segundo intento de estocada entera, aunque trasera y algo caída».