Galería Gráfica en el interior

Tulio Salguero prepara su cita venteña

0
871
FOTO: Gallardo.
FOTO: Gallardo.

Cae la tarde en Doña Elvira y Tulio Salguero se gusta, y gusta, toreando dos astados de Cayetano Muñoz que le sirven de piedra de toque para afinar su puesta a punto de cara a la importante cita del próximo domingo en Las Ventas.

 

Antonio Girol.-

La fecha del 31 de julio está marcada a fuego en el calendario de Tulio Salguero. Esa tarde pisará por vez primera la arena de la plaza de Las Ventas para estoquear una novillada de Guadaira. Será una tarde de máxima responsabilidad, de apretarse bien los machos en el hotel con vistas a un triunfo que relance una carrera que no termina de despegar, no por falta de calidad sino de oportunidades.

De sobra es conocido por todos que el escalafón de novilleros con caballos es, por utilizar un símil ciclístico, un puerto de categoría especial por culpa de la escasez de festejos que se ajustan en todas las ferias. De ahí la necesidad imperiosa que tienen los jóvenes valores por acudir a una plaza en la que el utrero no se lo pone fácil. Pero es lo que hay…y no se puede desperdiciar la ocasión.

Mientras, en el campo bravo extremeño se queman los últimos cartuchos para la puesta a punto, se corrigen defectos y se perfecciona la técnica a base de lidiar reses a puerta cerrada, como estas de Cayetano Muñoz, a las que Tulio le sacó  todo su jugo de bravura y nos demostró que el torero está en un momento óptimo para demostrar en la primera plaza del mundo que del manantial pacense no deja de brotar agua torera, de la buena, de la de calidad…como los naturales que instrumentó Salguero en una agradable tarde de verano en ‘Doña Elvira’.

TULIO SALGUERO PREPARANDO MADRID. FOTOS: GALLARDO.

Tulio doblándose ante la atenta mirada de Antonio Muñoz. Metiendo los riñones para ligar los derechazos. Sometiendo con mando al ejemplar de Cayetano Muñoz.
Gustándose al natural mientras alarga la embestida. Dejándose ver para citar con la zurda. Derechazo de mucho empaque y largo recorrido.
Tulio Salguero, con la vista puesta en Las Ventas.