ALMENDRALEJO - Corrida Extraordinaria del Día de Extremadura

Con seña de identidad

0
684

Miguel Ángel Perera forma un taco en Almendralejo cortando diez orejas y un rabo en la tarde en que hizo gala de su identidad extremeña y su toreo excelso.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Núñez del Cuvillo, en general bien presentados, cómodos de pitones, bravos, nobles y con motor. Y un sobrero – de regalo –  de Juan Pedro Domecq, de bonitas hechuras y mejor juego. Vuelta al ruedo para el quinto y el séptimo.

ESPADA:

– Miguel Ángel Perera. (azul añil y oro), oreja, oreja, dos orejas, oreja, oreja, dos orejas y dos orejas y rabo.

,INCIDENCIAS: Tres cuartos de entrada. Sol. Calor. Sonó el himno de Extremadura al finalizar el paseíllo por ser festejado el día de la región. Los alguacilillos estrenaban penachos con los colores de la bandera extremeña. Bien siempre las cuadrillas.


Miguel Ángel triunfador en el día de Extremadura. (FOTO: Gallardo)

CLICK PARA IR A LAS SIGUIENTES SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA

GALERÍA de CUADRILLAS
OTRAS IMÁGENES

F.V.A.-

Tardarán los presentes en olvidar lo ocurrido. Tarde para la memoria. Tarde para guardar en el recuerdo y sostenerse cuando, en tardes oscuras, flaquee la fe. Lo de Perera en Almendralejo, el Día de Extremadura, fue para sentirse orgulloso de muchas cosas, pero de dos por encima de todo. Primero, de ser aficionado a este arte sublime. Segundo, de ser hijo de esta bendita tierra de encinas y soles.

Porque hubo torero y hubo toros. Los de Núñez del Cuvillo estuvieron bien presentados, fueron bravos, nobles y aún los hubo encastadísimos. Así, por ejemplo, el primero. Le recibió Perera con buen aire, prometiendo. Prometía el toro y cumplió. Repitió con celo en la muleta y en los medios premiaron su casta con una mano derecha templadita y poderosa. Cinco tanditas, pinchazo y desprendida. Oreja merecida. Aplausos al arrastre.

El segundo fue bonito entre los guapos. Más que distraído, atento a todo y aprendiendo. Quite por verónicas. Y en esto que la muleta manda más que el querer del toro, se dobla el torero y le puede el torero al toro. Bonito el viaje y bonito el embarque largo a derechazos. Por la izquierda va apagándose y en un palmo de arena el espada despacha naturales para luego sacar a paseo el repertorio de adornos. Bien. Rueda de estocada caída. Oreja.

Perera toreando al natural. (FOTO: Gallardo)

Abrochadito el tercero. A feo. Una larga cambiada. Aprieta. Tras los estatuarios que dan principio a la faena le cantan al matador desde el tendido. Lejos de todo disgusto el torero da tiempo al cantaor a que termine lo suyo.  Y los derechazos que siguen, por su ligazón y por lo encendido del cante, son aplaudidos a rabiar. Suenan rotundos los olés. Codicioso el bicho repite mucho para al final vérsele protestar. Una tandita de naturales, los molinetes, los adornos y media fulminante que se traducen en dos orejas con el respetable ya entregado.

¿Una larga? No, mejor dos. (FOTO: Gallardo)

Abrochado el cuarto. Una larga no, dos. Sale algo apurado. Por tafalleras en el quite. Brinda al presidente de la Junta de Extremadura. Comienza la faena de rodillas y la plaza que se pone en pie. Mucha mano derecha. Firme. Muy ligadito todo y el toro como un tranvía, por su carril. Una perita en dulce. Por la izquierda esperábamos más. A soso. Algo mecánico. Pasa un tren de cercanías por los medios, un desplante y un “se apagó”. Pincha. Media tendida. Oreja. Se aplaude al morlaco en el arrastre.

Castaño el quinto gustó por rematadito y por sus bonitas hechuras. Elegante el torero a verónicas. Bien  picado en toriles por Guillermo Marín. Trotoncito. Hacen presencia por vez primera los muletazos cambiados del afamado menú de la casa con que suelen principiar sus faenas. Se arranca de lejos el burel. Y de lejos le vuelven a cantar “torero de valentía”. El diestro se espera, el toro no es tan cortés y embiste. Y una y dos y tres tandas, ligadas siempre, mientras no cedía en su codicia un toro al que pusieron por nombre “Juguetón” y lucía el tres en los costillares. Faena sobre la mano derecha. La que más pudo toda la tarde. Intensa. Con la izquierda es desarmado por dos veces para angustia de los músicos. Bernadinas llenas de gozo. Faena de alto voltaje que emborronó matando de pinchazo y pinchazo hondo. Oreja de ley. Y vuelta al ruedo para un toro al que hubo quien pidió la vida.

Prometía el sexto por sus hechuras y a la postre fue el peor del encierro.  Mucho genio y a bruto. Quita el sobresaliente, Ángel Gómez Escorial. Sin abusar, dos verónicas y la media. Bien. Sin clase ninguna el burel, se le recetó una faena seria, de torero dominador. La cosa fue a más, gustando con limpios derechazos finales. Quizá pasado de faena acabó rajándose. Caída en tablas. Dos orejas generosas. Y van ocho. Y va el torero y pide el sobrero. Y no se va nadie.

Atendía por “Hallado”, número 35. Era de Juan Pedro Domecq. Castaño, bonito como un sol, encastado para derramar. Comienza el acabose. El último acto de pasión. Lo que no se ha de olvidar. Lo que ha de tener hueco en la memoria del toreo en Extremadura,… ¡Al suelo! ¡La larga! ¡El peligro! ¡Bien resuelto, maestro! Muy bien el capote. Se emplea en varas. Empuja. Levanta a caballo y caballero. Los ojos clavaditos en la furia del toro. El quite por gaoneras pone el pasmo en los tendidos. El silencio, el capote a la espalda, el toro que se arranca, y el torero que aguanta lo suyo y lo de los demás,… La plaza en pie,… En las gargantas el corazón grita torero, torero, torero,…

Perera variado en quites. (FOTO:Gallardo)

Y pide las banderillas. Y el crédito se acaba en ventanilla. ¡Torero! Dos de poder a poder y uno quiebro. Fernando González le hace el quite con el de paseo. La plaza boca abajo. Brinda al respetable, que era carta que tenía guardada. Los cambiados, una tanda por la derecha inspiradísima. Otra vez el cante,… Ligando a más otra a derechas. Humilla encastado el juanpedro. Le da aire. Y cuando ya no puede, cuando le ponen la mano izquierda el toro embiste a fuerza de corazón. Brillan las luces del traje como un sol en la noche. Dos corazones en el ruedo nos dan una lección de vida y muerte. Caída fulminante. Lástima el vómito. Dos orejas y rabo. Vuelta de honor para el cornúpeta. La apoteosis. El castoreño de Guillermo Marín rueda a los pies del torero como símbolo de admiración. A hombros Miguel Ángel Perera, los toros encastados y una bandera verde, blanca y negra. Magnífica lección. Para los restos.


GALERÍA GRÁFICA de GALLARDO

La mirada al frente en día de máxima responsabilidad.

¡Suerte para todos!

Perera, marca Extremadura.

Revolera a pies juntos para abrochar los lances.

La quietud como seña de identidad.

Citando de lejos, otra marca más del extremeño.

Adorno pinturero. Relajación en el remate...y algunos despistados. Inicio de faena ante la mirada de Carmen Mtnez. Bordiu y su esposo.
Natural de mucho vuelo. Cintura de goma para dar este redondo.

A punto de enganchar para un circular.

Larga cambiada en el tercio. Su forma de entender las distancias. Variedad de quites en tarde de siete faenas.
Ahí te quedas... La variedad fue el hilo conductor de la tarde.
Toreo con tiento y suavidad. Apuntando al hoyo. ...Y la verónica, siempre la verónica.
Temple... ....por los dos pitones. Un recuerdo a Bernadó.
Derechazo con mucha profundidad. Orgulloso de su gesta. Y como broche, banderillas.
...Incluso al quiebro. ¡Triunfador! Portador de la bandera hoy y siempre.

GALERÍA DE CUADRILLAS. FOTOS: GALLARDO.

Todos los hombres de Perera. Carvajal marcando los tiempos. Vicente Varela a punto de clavar.
Guillermo Marín tirando el palo.

Contrariando las leyes de la gravedad.

...Otro ejemplo.
Fernando González clavando un par. Doblado en apuros.

OTRAS IMÁGENES. FOTOS: GALLARDO.

Dos excelentes aficionados de Montijo. Salvador Cortés acudió a la cita. Cuatro damas para una reina.
Conversando relajado con Gómez Angulo. Juan Carlos Gil, periodista taurino. Brindis al empresario Sani.

Lancho acudió a ver a su amigo Miguel Ángel.

Quien tuvo, retuvo... El Mani, no sabemos si fue el que dio candela al puro.
Balta Manzano y el alcalde de Villafranca, con Perera. Cante grande de Miguel de Tena. El Presidente Monago apoyando la fiesta, fue objeto de un brindis.
Su familia política quiso verle en directo. El novillero Curro Damián, soñando con algo similar en el futuro. Lo Nuestro y lo de Carmen es lo mismo: ¡los toros!
Sácame que yo entro todos los días... La tarde va viento en popa, se nota en los rostros. Brindis a Tere Ortíz, presidenta de la peña de su pueblo.
Cante grande de Miguel a Miguel en Almendralejo.