BARCARROTA - Corrida de feria

El Cordobés y Cayetano salen a hombros. Mora pone la esencia

0
1286

Manuel Díaz El Cordobés y Cayetano salen a hombros en una entretenida tarde, en la que Juan Mora dejó muestra de su particular y exquisita tauromaquia ante toros de Lagunajanda.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado seis toros de Lagunajanda, en general bien presentados, cómodos de pitones, de buen juego, nobles y algo justitos de fuerza. Fueron aplaudidos en el arrastre primero, tercero y quinto.

 

ESPADAS: – Juan Mora (verde botella y oro),oreja y aplausos.

– El Cordobés (blanco y oro),  aplausos y dos orejas.
– Cayetano (verde botella y oro), dos orejas y oreja.
INCIDENCIAS: Casi tres cuartos de entrada, en tarde de sol.

El Cordobés y Cayetano en hombros. (FOTO: Gallardo)

CLICK PARA IR A LA SIGUIENTE SECCIÓN
GALERÍA GRÁFICA DEL FESTEJO

F.V.A.-

Tarde agradable. Ambiente de fiesta. Un lejano olor a peladilla en una de las plazas más bonitas del mundo. Más gente en los tendidos de la presumible a la luz de tanta crisis. Los tendidos de sombra a cincuenta euros y casi llenos. Tarde entretenida. Los toros se dejaron y cada torero trajo su tauromaquia debajo del brazo. Cada uno la suya propia, claro.

Magisterio de Mora.-

Juan Mora estuvo siempre en maestro. Clásico, sabio. El primero fue el más feo de los lidiados. Algo destartalado y abrochado de pitones. Recibió dos varas y derribó. Juan se dobla y lo va haciendo. Derrocha el placentino, sin cicatería, temple del caro. Sin aspavientos. Bien con la izquierda, mejor con la derecha. Caída que le permite cobrar una merecida oreja.

En el cuarto perdió los trofeos al pinchar por dos veces, pero dejó escrita una bonita lección de toreo. Dos verónicas con su pellizquito. Muletazos llenos de gracia. Un cornúpeta que protesta y al que se le aplica farmacopea de gusto y recursos al cincuenta por ciento. Una tapita de arte bien servida para demostrar cómo se recoge una banderilla en la cara del toro a los que están aprendiendo el oficio. Y un descabello de ejecución sublime. Bastante. Aplausos.

Ahí queda eso...Juan Mora gustándose. (FOTO:Gallardo)

El Cordobés en versión alfa y beta.-

No tuvo el santo de cara el Cordobés en su primero. En la faena hubo muchos desplantes, mucho sol, mucha música y, para meter voltaje, algo de rodilla en tierra. Pero no acabó de cuajar. Y el torito se fue cansando. Dos pinchazos, caída y descabello. Aplausos.

El salto de la rana continúa vigente. (FOTO:Gallardo)

Pero la mercancía que trae el Cordobés tiene sus partidarios y estos se gozaron en el quinto. Un toro negro, alto de agujas, ensillado y que demostró tener nobleza a raudales. Toro de nota. Le sacudieron dos varas y eso pudo restarle el poquito de picante que tal vez le faltara para ser extraordinario. Con la derecha fue la cosa de menos a más. A más muletazos y a más temple. Mantenía el buen son el de Lagunajanda, que no parecía cansarse de embestir. El torero se aprovecha y hace unas flexiones entre pitones que son aplaudidas. A tres saltos de la rana responde un ¡torero, torero! coreado por el respetable en pie. Alegría. La mejor estocada de la tarde y dos orejas fuertemente pedidas.

Elegancia y buen gusto…

Cayetano castigó mucho a sus rivales en varas. Estuvo elegante en su primero, sobre todo, con la mano derecha. Bien los ayudados. El toro se va apagando, pero el torero le anda lucido y la faena tiene eco en los tendidos. Una estocada caída es suficiente. El morlaco, encastado, muere en los medios. Dos orejas.

En el que cerraba plaza, otro abrochado, la faena principió con la mano baja, ahormando un bicho que de vez en cuando tiraba la cabera por arriba. Hizo las cosas siempre con gusto. No se prolongó en demasía porque hizo por rajarse el burel. Entera y descabello. Oreja.

Cayetano templando a uno de sus toros. (FOTO:Gallardo)

Al final el público salió contento en una tarde en que hubo un poco de todo. Ojalá fuera siempre al menos así.


GALERÍA GRÁFICA de GALLARDO

El Cordobés buscando apoyo.

Mora ajustándose la montera.

Cayetano, desmonterado...

Bonita estampa del coso barcarroteño.

Torería y buen gusto de Juan Mora.

Los de verde contemplando al que iba de verde.

Templado derechazo de Mora. Feliz y contento recogiendo el cariño de los asistentes. Remate capotero de El Cordobés.
Natural sui generis de Manuel Díaz Cayetano toreando relajado.

Temple en los muletazos del menor de los Rivera.

Gustándose en el derechazo... ...y en el remate. Muerte en el centro del platillo.
Luciendo sonrisa que encandila a los tendidos. El singular capote de Juan Mora. Ahí queda eso...Juan Mora gustándose.
Dando el pecho en el cite. Bajando la mano para someter al de Lagunajanda. Por uno y otro pitón, en plan maestro.
Manuel llevando al quinto imantado en su muleta. Natural relajado de El Cordobés. El inicio de su versión beta.

Y eso que cuando se pone, torea con gusto.

Pero hay que dar a la gente lo que vienen a buscar.

Manuel en estado puro.

Pidiéndole al toro que se echase después de una gran estocada.

El sexto tenía cuajo.

Cayetano se dobló con él.

Desplante para cerrar la serie.

Toreo en redondo de Cayetano.

Final feliz, aunque faltó Mora que dejó gotas de su esencia en Barcarrota.