VII Festival Taurino Banderilleros Extremeños

Los banderilleros ‘llenan’ de toreo el coso de Alcuéscar

0
1141

Entretenido y vistoso festival taurino en Alcuéscar, en el que los cinco toreros de plata que actuaron como primeros espadas cortaron un total de diez orejas, dándose a su vez tres vueltas al ruedo a los novillos.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado novillos de Zalduendo (noble, premiado con la vuelta al ruedo), Cayetano Muñoz (bueno, premiado con la vuelta al ruedo), Sánchez Ybargüen (descastado), Guadalest (pegajoso, premiado con la vuelta al ruedo) y Eusebio Naranjo (boyante pero sin fuerzas)

ESPADAS:
– Miguel Murillo , dos orejas.
José Luis Sierra, dos orejas.
Fernando González, dos orejas.
Jesús Talaván, dos orejas.
Roberto Gallardo, dos orejas.
INCIDENCIAS: VII Festival de Banderilleros Extremeños, a beneficio de la Casa de Misericordia de Alcuéscar. Se echó de menos a más gente. Todos los actuantes lucieron el traje corto.

Los toreros a punto de echar a andar en el paseíllo. (FOTO: Gallardo)

CLICK PARA IR A LAS SIGUIENTES SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA
AL QUITE
Faltó solidaridad…
GALERÍA de CUADRILLAS
OTRAS IMÁGENES

Antonio Girol.-

Pasaba de las cuatro y media en el reloj invisible de la portátil de Alcuéscar cuando la Charanga ‘Los Chéveres’ atacaba con el pasodoble que anunciaba que era la hora de que el alguacil llevase a efecto el despeje simulado de plaza y tras él partiesen cinco hombres que, habitualmente, suelen ir en segunda o tercera fila del paseíllo, y que sin embargo hoy concitaban todas las miradas en la vanguardia de la formación.

Miguel Murillo, José Luis Sierra, Fernando González, Jesús Talaván y Roberto Gallardo, partían plaza bajo los acordes musicales que se mezclaban con el batir de palmas del poco público que había tenido el detalle de acudir a verles torear por una causa tan noble como recaudar fondos para los más necesitados, en este caso los ancianos y enfermos de la Casa de Misericordia de la población cacereña.

Murillo vs Zalduendo.-

Abría cartel, por aquello de la veteranía, Miguel Murillo, que recibió al ejemplar donado por Zalduendo, con un ramillete de verónicas a pies juntos, para luego ir ganando terreno hasta desembocar en el mismo centro del ruedo y adornarse con una media. Quitó el propio torero por chicuelinas. Este novillo lo bregó su hijo Miguelín, que cambió los papeles de protagonista y secundario habituales en el apellido Murillo.  Pusieron banderillas Manu Izquierdo y el novillero local Luis Miguel Naharro, este último se adornó en el par clavando al violín.

Miguel Murillo roto toreando al natural. (FOTO:Gallardo)

Con la muleta, Miguel, comenzó por doblones por bajo, para acto seguido tomar la pañosa con la mano izquierda, y tras ayudarse del simulado en los dos primeros naturales, continuar toreando, ya sin necesidad de estoque, al natural. Con la diestra pulseó perfectamente la bondadosa embestida del novillo de Fernando Domecq, llevando siempre embebida a la res en los vuelos de la muleta. Faena de toques suaves y remates por bajo, en la que se gustó y con la que gustó al respetable que jaleaba cada uno de los pases que instrumentó.

Cerró las tandas con una serie de molinetes rematados con el de pecho y tras un primer intento con el acero en el que la espada quedó defectuosa, agarró una estocada entera en buen sitio que hizo rodar al animal.  Le fueron pedidas, y concedidas, las dos orejas, y el noble ejemplar fue premiado con la vuelta al ruedo.

José Luis Sierra vs Cayetano Muñoz.-

Sierra toreando en redondo al ejemplar de Cayetano. (FOTO: Gallardo)

Sierra saludó al de Cayetano Muñoz por verónicas que remató con dos medias y una revolera. Entró en quites Fernando González por idéntico palo. Y acto seguido Manu Izquierdo y Manuel Larios colocaron los garapullos, mientras el matador pacense Luis Reinoso  ‘El Cartujano’ hacía labores de brega. Con mucha suavidad enjaretó los primeros muletazos de tanteo, en los que ya el novillo avisó de que apretaba para adentro. Inteligentemente, José Luis, le dio siempre salida hacia los medios, en donde cimentó su faena.

Una faena que fue de menos a más, en la que supo enseñar a embestir a su oponente hasta conseguir una tanda de derechazos, rematadas con una trincherilla, que levantó los oles del público. Al igual que con los ayudados por alto con los que epilogó antes de cobrar una estocada trasera que hubo de precisar de un certero golpe de cruceta. También fue premiado con el doble premio, y el novillo de Muñoz con la vuelta al ruedo.

Fernando González vs R. Sánchez Ybargüen.

Hasta ese momento el devenir de la tarde estaba siendo el más exitoso que cabía: cuatro orejas y dos vueltas al ruedo para las reses. En esas salió el de Sánchez Ybargüen que correspondía en lidia y muerte a Fernando González. Lo recibió el torero del barrio de San Roque con un puñado de verónicas abrochadas con dos medias. Y desde el primer momento se vio que el ejemplar que había traído para la ocasión no se iba a prestar para el lucimiento.

Jesús Talaván quitó por chicuelinas cerradas con una revolera. Y Pepe Elbal e Ismael Jiménez clavaron, con la maestría que les caracteriza, dos buenos pares.

Sabiendo el paño que tenía entre manos, Fernando se dobló con el novillo de inicio, para someterlo y hacerle romper hacia adelante. Pero ni por esas. Tocó González todas las teclas posibles hasta conseguir encontrar la distancia exacta en la que la res toleraba algunos muletazos, dados siempre a media altura, con los pitones por encima del palillo, y protestando al final del trazo con un molesto tornillazo que afeaba el pase. No se arredró el espada y a base de sobar mucho la molesta embestida obtuvo en una serie de naturales sueltos los mejores pasajes de su faena.

Animado por ello, retornó a la diestra y a base de consentirle mucho consiguió que el de Sánchez Ybargüen se tragase algunos derechazos que remató con el de pecho. Mató de entera en buen sitio, después de un pinchazo hondo, y también cobró dos orejas por su esfuerzo.

Jesús Talaván vs Guadalest.-

Fernando González toreando al natural con un corte muy vertical. (FOTO: Gallardo)

En cuarto lugar salió un novillo del hierro de Guadalest, de preciosa lámina, burraquito, bien hecho, al que Jesús Talaván administró un recibo a la verónica de gran cadencia.  Pidió permiso Rafael Cerro, que le acompañaba en la cuadrilla, para hacer un quite, y lo obtuvo de su matador. Papeles cambiados. Las saltilleras, rematadas con una bonita media, que ejecutó fueron muy aplaudidas desde el tendido. Como lo fue también el par que clavó el joven novillero cacereño. De idéntica índole el que dejó Toñete.

Jesús Talaván recibiendo a su novillo. (FOTO: Gallardo)

Se dobló de inicio con la muleta Talaván y, ya en esos compases, pudo comprobar que el eral tenía muchos pies y era bastante pegajoso, por lo que tuvo que comenzar a perderle siempre un paso en cada pase, como medida correctora del mucho celo que imprimía el novillo a la hora de querer coger los vuelos de la muleta. Exigía mucho y Jesús tuvo que emplearse con firmeza hasta lograr sacarle buenas series por el derecho, que remató con gusto. Como sabor tuvo el pase de las flores con el que enganchó una nueva tanda que sirvió de antesala a la estocada entera con la que pasaportó a su antagonista. Cortó dos orejas, siendo paseado el de Guadalest en el arrastre

Roberto Gallardo vs Eusebio Naranjo.

Cerraba cartel Roberto Gallardo, que se enfrentó al novillo con más volumen de la tarde, un ejemplar de Eusebio  Naranjo con tanto cuajo como falta de fuerzas. Saludó el torero de Villanueva de la Serena a la verónica y se lucieron en banderillas Miguelín Murillo y Antonio Vázquez.

Lástima que el burel tuviese tan poco aguante porque su nobleza y el tranco que traía cuando se desplazaba de largo hubieran permitido a Roberto enjaretar una faena de muchos quilates, por la disposición y las ganas que se le aventuraban. Quiso bajarle en alguna ocasión la mano, sobre todo en los remates, y el de Naranjo se desplomó, por lo que tuvo que optar, Roberto, por  afanarse a media altura, consiguiendo aun así momentos de bella factura. Sobre todo por el izquierdo, con una tanda por ese pitón de mucha enjundia a pesar del poco metraje con el que tuvo que medir sus series.  Gallardo llevando muy enganchado al de Naranjo. (FOTOS: Gallardo)

Epilogó por molinetes cosidos a un pase del desprecio; matando  de entera tendida tras pinchazo hondo, que necesitó de la cruceta. También fue premiado con dos orejas.


AL QUITE

Antonio Girol.-

Faltó solidaridad y abundaron los grandes gestos.

Los ancianos de la Casa de Misericordia en barrera. (FOTO:Gallardo)

Faltó solidaridad, por llamarlo finamente, y sobró frío durante la lidia del último novillo. Tal vez en horario matinal este hándicap hubiese tenido mejor solución. Llevando incluso aparejado algunos ingresos más, de esos que los relamidos llaman atípicos. Mismamente una barra en el exterior y una buena parrillada de costillas, panceta, chorizos; o incluso una paella, que esperase a los aficionados a la salida del recinto a esa hora en la que ‘pica’ el hambre. Hubiese sido una buena fórmula para aumentar la bolsa que entregar a los padres de la Casa de Misericordia de Alcúescar.

Institución a la que ha ido íntegramente destinada la taquilla, y a la que este portal contribuyó no sólo regalando el banner publicitario que ha estado colgado durante estas últimas semanas, sino además con el pago de la entrada de quien firma estas letras y su amigo y compañero Gallardo; porque esta tarde no era para acreditaciones de prensa. No, esta tarde era momento de arrimar el hombro por una causa justa y encomiable: la de destinar un pequeño donativo (10 €) para que todos esos ancianitos  cuya fotografía  acompaña estas letras tengan a estas horas un consuelo económico de cara al largo y crudo invierno.

Como les decía al principio, esta tarde eché de menos esa solidaridad de la que siempre nos jactamos los aficionados para con los más necesitados. Pero prefiero quedarme con lo positivo,  de ahí mi más sincero aplauso para todos aquéllos que sí quisieron sumarse al evento, y tanto desde Alcuéscar como desde otros rincones de Extremadura decidieron que no había mejor manera de pasar la tarde del sábado que viendo a cinco toreros cambiar la plata por el oro, y encima salir ganando en el cambio. A los ganaderos,  mi gratitud eterna por haber donado parte de su patrimonio más íntimo a cambio de la sonrisa de los más necesitados. A los toreros y cuadrillas, mozos y ayudas incluidos, lo mismo por el esfuerzo de hacernos felices… Y así podría seguir con bastante más como es el caso de la empresa taurina de Francisco González Carrasco, el gestor Marcos Lozano o los veterinarios, entre otros muchos que desinteresadamente han cedido su tiempo y su esfuerzo en pos de la ilusión de que este festival viese la luz en su VII Edición.

GALERÍA GRÁFICA de GALLARDO

Cambio de papeles en los Murillo. El hijo hoy a las órdenes del padre.

José Luis Sierra concentrando a la llegada a la plaza.

Fernando González, fiel a su cita con el festival de banderilleros.

Jesús Talaván, a la espera del toque del clarín.

Roberto Gallardo con la vista puesta en el triunfo.

Dispuestos con sus cuadrillas para echar a andar.

Miguel Murillo. Miguel Murillo. Miguel Murillo.
Miguel Murillo. Miguel Murillo.

Miguel Murillo.

Miguel Murillo con el doble trofeo. José L. Sierra. José L. Sierra.
José L. Sierra. José L. Sierra. José L. Sierra.
José L. Sierra. Feliz en la vuelta al ruedo. Fernando González.
Fernando González. Fernando González. Fernando González.

Fernando González.

Fernando González.

Saludando al público tras la vuelta al ruedo.

Jesús Talaván.

Jesús Talaván.

Jesús Talaván.

Jesús Talaván.

Jesús Talaván.

Jesús Talaván.

Jesús orgulloso de su triunfo, pero aún más de sus dos pequeños. Roberto Gallardo. Roberto Gallardo.
Roberto Gallardo. Roberto Gallardo. Roberto Gallardo.
Roberto Gallardo. Roberto Gallardo feliz con su premio.

GALERÍA DE CUADRILLAS. FOTOS: GALLARDO.

Manu Izquierdo. Luis Miguel Naharro. El Cartujano.
Ismael Jiménez.

Pepe Elbal.

Toñete.
Rafael Cerro. Manuel Larios. Miguelín Murillo.
Antonio Vázquez.

OTRAS IMÁGENES. FOTOS: GALLARDO.

La familia Ambel Posada y Paco Chaves solidarios con los más necesitados Al igual que la familia Muñoz pidiendo la oreja para su torero. Para no perder detalle.
Juan Bazaga y Manuel Bejarano junto a sus respectivas.

El brindis más especial de José L. Sierra.

Los hermanos Moreno de Almendralejo tuvieron un gesto de PUERTA GRANDE.