AMBEL POSADA - Matador de toros

«Tengo gran confianza en la temporada que se avecina»

0
956

Santiago Ambel Posada nos revela sus inquietudes de cara a la temporada que empieza a desperezarse, en la que tiene depositadas las esperanzas de recoger la moneda que lanzó al aire la temporada pasada con tardes para el recuerdo. (GALERÍA GRÁFICA EN EL INTERIOR)

Antonio Girol.-

Más reposado. Sintiéndose más torero. Gustándose. Son algunas de las referencias que hemos ido utilizando durante la temporada pasada para calificar la evolución de Santiago Ambel Posada en su toreo. Una evolución que viene marcada por las buenas sensaciones que dejó en los ruedos en los que actuó, y que obligan a tener mucha fe en este torero para 2012. Hemos querido acompañarle en una visita a los Jardines de la Galera desde donde se vislumbra cada vez más cerca la llegada de su momento en la fiesta.

– Santiago estamos a las puertas de una nueva temporada, ¿qué esperanza tiene depositada en ella?

– Muchas. Y lo digo de forma tan rotunda por una sencilla razón, cada día me veo mejor delante de la cara del toro, más preparado y mucho más maduro como torero. Y eso me hace tener una gran confianza no solo en mis posibilidades sino también en la temporada que se avecina.

– Pasan los años y cada vez está más difícil torear para un grupo de toreros a los que la cuerda se les achica por momentos viendo como se reducen festejos por la crisis y encima los de arriba bajan hasta a los pueblos, ¿cómo está viviendo esta situación?

– La situación no solo está siendo difícil para mi profesión, por desgracia lo está siendo para todas como podemos ver cada día en las cifras de paro que se publican. A nosotros esta circunstancia también nos afecta.

Santiago constestando a las preguntas escoltado por la Torre de Espantaperros. (FOTO: Gallardo)

Sobre todo a los toreros más jóvenes porque las oportunidades de que den paso escasean cada temporada. Antes había lo que se llamaba la segunda división, en el que se toreaba más por ferias de menor importancia y ahí ibas adquiriendo el suficiente rodaje hasta que te hacías un nombre. Pero ahora ya no existe esa división porque todas las figuras van a esas ferias y con carteles muy rematados. La única opción que tienes es ir a Madrid e intentar arreglarlo con la espada y la muleta.

– ¿Qué solución se podría adoptar para esta problemática que estamos comentando?

– Pienso que se debería regular de alguna manera,  sobre todo porque están truncando la carrera de muchos toreros con muy buenas condiciones para tirar hacia delante. Por ejemplo, se me viene a la cabeza el que en las plazas de segunda o tercera, hubiese que introducir un torero del grupo B o del C, respectivamente. Que no siempre sean los mismos toreros con la misma ganadería. Así darían más variedad y seguro que habría mayor espectáculo porque existiría más competencia en el ruedo. Y a su vez se fomentarían oportunidades para que el escalafón continuase regenerándose.

«…se me viene a la cabeza el que en las plazas de segunda o tercera, hubiese que introducir un torero del grupo B o del C, respectivamente…»


 

– Al hilo de lo que comenta del escalafón y los pueblos, es verdad que un triunfo en esas plazas no tiene el eco suficiente, pero internamente cuenta de cara a la moral.  Un ejemplo de lo que digo es su actuación en Higuera la Real el pasado 14 de septiembre en la que creo que ha sido su mejor faena de esta temporada. Al menos de las que yo he visto en directo.

Toreo de muñecas en Higuera la Real. (FOTO: Gallardo)

– Personalmente fue muy importante porque lo más bonito que tiene torear es poder hacerlo olvidándote del cuerpo, dejándote llevar por la entrega, y disfrutar toreando sólo con las muñecas. Ese día se reunieron muchas cosas, y pude expresarme como soy.

– Viéndole en la plaza observaba que era como si estuviese redescubriendo su amor por la profesión, como si hubiese encontrado de nuevo un motivo para volver a retomar el apasionamiento por torear. ¿Me equivoco?

– Hombre… Yo soy un loco de mi profesión, porque las sensaciones que tengo delante del toro no me las da nada. Pero también te digo que para tener esas sensaciones de cuajar un toro hay que dedicarse en cuerpo y alma. Para que surjan esos momentos tan mágicos hay detrás muchísimas horas de entrenamiento y muchos kilómetros de tentaderos.

– ¿Llegó a estar hastiado o aburrido?

– Siempre hay momentos que se ve todo muy difícil. Te puedo asegura que es muy duro prepararse todos los días y ver que no salen las cosas. Pero hay que amar este oficio en lo bueno y en lo malo; y sobre todo disfrutar mucho porque ser torero es de las cosas más difíciles que hay, y a su vez la más bonita.

– ¿Qué parte de ‘culpa’ han tenido sus apoderados en ese nuevo Ambel Posada?

– Los toreros somos personas muy sensibles. Cualquier cosa nos afecta, tanto para bien como para mal. Por lo tanto tener unas personas a tu lado que crean firmemente en ti y te apoye continuamente hace que saques las mejores cualidades que llevas dentro. Estoy muy agradecido a ellos y por este camino, que es mi camino, van a salir las cosas.

Feliz por lo conseguido y por lo que resta por conseguir. (FOTO: Gallardo)

– Sé que continuará yendo de su mano en 2012, ¿qué le comentan sobre cómo están confeccionando la temporada?

– La verdad que se presenta una temporada muy bonita porque hay varias corridas ya hechas. Lo más seguro es que vayamos a Madrid. Y por  mi tierra me apetece mucho seguir toreando por sus plazas.

– ¿Y Badajoz, donde el pasado año no hizo el paseíllo?

-En cuanto a Badajoz, me encantaría también poder estar en su feria y demostrar el buen momento que estoy atravesando.

– Hablando de Madrid, la temporada anterior no quiso acudir a Las Ventas porque las condiciones no eran las óptimas para poder triunfar, ¿piensa que este año le pueden ofrecer algo mejor? Y si no fuese así, ¿continuaría sin ir?

– Triunfar en Madrid es muy difícil, pero si además vas con una corrida sin garantías es prácticamente imposible. Madrid es la plaza más importante del mundo y se merece todos mis respetos, pero ir y no poder demostrar que tipo de torero soy es gastar un cartucho, y así prefiero esperar hasta que me pongan en una con ciertas garantías para poder desarrollar el toreo que llevo dentro.

Santiago Ambel: penúltimo eslabón de la saga de los Posada. (FOTO: Gallardo)

– Dejando a un lado la ausencia madrileña, ¿qué balance hace de esas siete tardes en que vistió de luces en 2011?

– Pues un balance muy positivo. He disfrutado mucho, que para mí es importantísimo; es el motor que me hace tirar hacia delante. He cuajado toros con el capote y con la muleta, y he seguido creciendo mucho como torero. Por lo tanto ha sido un año importante.

– Su corte de torero es distinto a la media. ¿Cómo lo sientes usted y cómo lo podría explicar para que lo comprendiesen mejor quienes lean esta entrevista?

– Desde que empecé de niño siempre he tenido el mismo concepto del toreo, que se traduce en una personalidad muy definida que me hace ser distinto.  A mí lo que me gusta es definirme toreando, no hablando; pero si me obligas a que de una pequeña pincelada para los lectores diría que soy un torero que intenta hacer las cosas con mucha naturalidad, con mucho gusto y con mucha pasión.

– Y con esas condiciones que yo suscribo punto por punto, ¿qué cree que le ha faltado para no acabar de despegar?

– Muchas veces las cosas pasan porque tienen que pasar, pienso que a lo mejor no estaba preparado para dar el salto y este tiempo en el banquillo me ha cuajado mucho. El momento todavía está por llegar.

– Acaba de volver de México, en donde ha tentado junto a sus amigos Juli y Talavante, ¿hay opciones de ir por aquellas tierras a algo más que tentar?

– La verdad es que México me ha encantado: la afición, las plazas, las ganaderías. Estoy como loco por volver y poder confirmar la alternativa en su Monumental. Para el invierno que viene lo más seguro es que salgan cosas allí.

– El toro de México es un toro que se tiene que adaptar como un guante a su corte de torero. Imagino que habrá disfrutado con la experiencia vivida en estas últimas semanas.

– Muchísimo. He hecho varios tentaderos y he disfrutado mucho. El toro mexicano tiene una técnica distinta al toro de aquí. Embiste más despacio, tiene más ritmo, más temple.  Un torero entregado cuajando un toro allí es de volverse loco.

– Santiago muchas gracias por dedicarnos un rato de su tiempo, pero sobre todo por emocionarnos con su toreo.

– Muchas gracias a vosotros por vuestro apoyo constante a la fiesta de manera tan desinteresada, si Dios quiere habrá muchas tardes y faenas para el recuerdo y la emoción.

Apostado en la arcada de la Plaza que le vio nacer como torero. (FOTO: Gallardo)

UNA MIRADA A LA TEMPORADA ANTERIOR.

Esparragalejo. 1 de mayo. Toros de Jódar y Ruchena. Cuatro orejas

Abriéndose de capote. (FOTO: Alfonso Plano) Natural relajado. (FOTO: Alfonso Plano) Mandando en el derechazo. (FOTO: Alfonso Plano)

Cabeza la Vaca. 9 de julio. Toros de ‘El Trébol’. Dos orejas.

Lanceando a su primero. (FOTO:Gallardo) Raza ante el manso que hizo sexto. (FOTO: Gallardo) Llevando toreado a uno de los dos cinqueños que mató. (FOTO:Gallardo)

Higuera la Real. 14 de septiembre. Toros de Jódar y Ruchena. Oreja y vuelta.

Sintiéndose torero. (FOTO:Gallardo) Natural eterno. (FOTO: Gallardo) Encajado. (FOTO:Gallardo)

Zalamea la Serena. 17 de septiembre. Toros de Escobar. Dos orejas.

Con la yema de los dedos. (FOTO:Gallardo) Suavidad en el trazo. (FOTO:Gallardo) Con la vista puesta en nuevos éxitos...(FOTO: Gallardo)

Otras actuaciones:

Fuentes de León. 25 de junio. Toros de El Quintanar. Dos orejas y ovación.

Miraflores de la Sierra. 13 de agosto. Toros de San Martín y La Gloria. Ovación y ovación.

La Granja de San Ildefonso. 25 de agosto. Toros de Juan Pedro Domecq. Ovación y ovación.

Arroyo de la Luz. 11 de septiembre. Festival. Novillos de Marqués de Domecq. Oreja y oreja.