De casta le viene al galgo

0
889

Ya tenía cara de listo. Es fácil adivinar que más allá de esas tablas en las que se guarece con un capote en las manos estaría toreando su hermano Santiago o tal vez incluso su primo Javier en sus inicios como novillero. El caso es que desde pequeño se adivinaba en su mirada que en él continuaría una dinastía que a día de hoy es la más longeva del panorama taurino llevando el apellido Posada desde Tablada a Huelva hasta desembocar a orillas del Guadiana.

Posada de Maravillas cuando aún era solo Juan Luis Ambel Barranco y acompañaba a su hermano o a su primo por las monumentales de chapa.