Charla Anti en la Casa de la Cultura de Don Benito

Una vela a Dios y otra al Demonio

0
1889

«…Me sorprende sobre todo porque tan magnánimo y ecuánime equipo de gobierno luego es capaz de reciclarse con pasmosa celeridad para asistir a los festejos taurinos que se dan en su plaza de toros, a poder ser desde el callejón…»

Antonio Girol.-

Está visto, y más que comprobado, que es oír el clarinazo que anuncia la llegada de las elecciones y los políticos, sean del signo que sean, se toman un purgante y acto seguido encienden una vela a Dios y otra al Demonio. Ellos son así. No lo pueden remediar. Como me diría mi difunto y recordado abuelo: “Hijo mío, lo llevan en la masa de la sangre” Pero eso no quita que no me deje de sorprender esa capacidad camaleónica que les adorna. Les cuento la última:

Resulta que el próximo martes, 27 de enero para más señas, a las ocho y media de la tarde, se va a celebrar en Don Benito una conferencia-coloquio bajo el rimbombante título de: “Tauromaquia, un ejercicio de maltrato animal” Sí, tal cual lo leen. Hasta aquí nada extraño, ¿verdad? Cada cual es libre de pensar lo que quiera. Aunque esté equivocado. O al menos así debería ser siempre que en esos pensamientos y sus posteriores postulados se respete la opinión del contrario y no se le dediquen lindezas del tipo asesino, torturador, maltratador, cavernícola… Todas ellas muy usuales en este tipo de organizadores tan amantes de los animales como desafectos al género humano en su variable nasciturus (que es como jurídicamente se designa al ser humano desde que es concebido hasta su nacimiento) Aunque lo mismo los de PRADO y AVATMA son luego unos declarados defensores del NO al aborto y ando yo aquí confundido. ¡Quien sabe!

Como les digo hasta aquí todo correcto. Al menos así lo pienso desde mi condición de liberal convencido. Lo que realmente me sorprende, y a la misma vez me choca, es que el Consistorio dombenitense haya facilitado local a los organizadores para que lleven a cabo tan ‘ilustrativa’ conferencia en, nada menos que, la casa de la Cultura. Lugar destinado, como su nombre indica, para ensalzar y enaltecer la cultura en todas sus expresiones y no precisamente para que en sus paredes resuenen proclamas en las que se tache con vileza a la Tauromaquia. A la que fueron aficionados celebridades de la talla de Goya, Albéniz, Pérez de Ayala, Valle Inclán, Cela, García Márquez, Picasso, García Lorca y otras muchas personalidades de las letras, la música, la pintura y demás artes culturales.

Me sorprende sobre todo porque tan magnánimo y ecuánime equipo de gobierno luego es capaz de reciclarse con pasmosa celeridad para asistir a los festejos taurinos que se dan en su plaza de toros, a poder ser desde el callejón que es donde se ve más de cerca y mejor esa tortura que son las corridas de toros (termino que con tanta inexactitud emplean los abolicionistas para referirse a la Tauromaquia)

Aún me impresiona más que muestren esa dualidad que les permite apadrinar este acto y a su vez destinar una partida de su presupuesto municipal para subvencionar los espectáculos que se vienen dando en el novel ruedo dombenitense. Ruedo por cierto inaugurado durante su anterior mandato municipal con bastante prisa, a fin de mostrarlo como logro de cara a solicitar a los electores su confianza en la reelección.

Entenderán por tanto mis queridos lectores que por más esfuerzos que hago sea incapaz de llegar a entender la capacidad funambulesca que tienen los políticos. Es algo que me sobrepasa. De ahí que cada día esté más convencido que lo suyo es sin duda encender cada mañana una vela a Dios y otra al Demonio. De esa manera es normal que siempre acierten.