LUIS MANUEL TERRÓN - Novillero

“Quiero volver para terminar lo que dejé inacabado”

0
721
Luis Manuel Terrón en la habitación donde se recupera de la cornada sufrida en Las Ventas
Luis Manuel Terrón en la habitación donde se recupera de la cornada sufrida en Las Ventas

El joven novillero de Higuera de Vargas nos antiende telefónicamente desde la habitación de la clínica San Francisco de Asís de la capital madrileña para contarnos de primera mano cómo evoluciona de la cornada sufrida el pasado domingo en el ruedo de Las Ventas.

Antonio Girol.-

El pasado domingo, Luis Manuel Terrón, vivió la cara y la cruz de la fiesta en carne propia. Pasó de la ilusión que supone presentarse con picadores en la plaza de toros de Las Ventas, y encima hacerlo con buen sabor de boca tras despachar a su primero, a sufrir una cornada grave cuando muleteaba a su segundo. La impresión generalizada tanto de los aficionados que vieron la novillada en directo como de la crítica especializada fue buena en conjunto sobre la actuación del joven novillero de Higuera de Vargas. Hemos querido pulsar su estado de ánimo y su opinión cuando aún permanece ingresado en la Clínica San Francisco de Asís de la capital de España. Estas son sus impresioines.

– Luis Manuel, ¿qué tal te encuentras?

– Aún estoy hospitalizado a la espera de que el viernes, si Dios quiere, me den el alta para poder regresar a mi casa en Higuera de Vargas. Pero dentro de la incomodidad que supone una cornada no puedo quejarme.

– Ayer fuiste sometido a una resonancia magnética para conocer el alcance de la lesión de rodillas, ¿qué resultados ha arrojado la prueba médica?

– Por la mañana me hicieron una resonancia en la rodilla y en el muslo. Luego ya por la tarde vino a verme el doctor Padrós y me dijo que tengo el nervio ciático disecado y tocado el ligamento de la rodilla.

– En cuanto al ligamento, ¿qué diagnóstico te han dicho para su curación?

– En principio parece que no va haber que operar. Según su criterio tengo que seguir un proceso conservador consistente en unos ejercicios de rehabilitación con objeto de fortalecer ambas zonas.

Momento en el que es corneado (FOTO:Juan Pelegrín)

– De la cornada, me refiero a su evolución, ¿qué te ha comentado?

– La cornada está secando bastante bien. Hoy ya me han recortado algo del drenaje y creo que posiblemente mañana me lo quitarán del todo y habrá que esperar un día más para ver si supura la herida. Espero que todo marche bien y que el viernes me pueda ir a casa.

– ¿Te avisó el novillo en algún momento de que podía herirte o fue inesperado el percance?

– Supe que el novillo me podía coger cuando tras la primera tanda se me quedó frenado en el muslo. Pero ahí si pude estar rápido y le di un toque con la mano derecha para que siguiese la muleta. Fue un novillo que no tuvo una embestida uniforme. Soltaba la cara y en una de esas, al darle el pase de pecho, volvió a quedarse en el muslo y ahí ya no pude usar ningún recurso técnico. Solo había dos opciones: o pasaba el novillo o me quitaba a mí del sitio porque no me iba a mover ni un milímetro. Y ocurrió que no pasó y me dio la voltereta.

– Con la mala suerte de que te cornea cuando estás en el suelo, no en la voltereta.

– Sí, así fue. En la voltereta solo me dio un varetezo. Pero caí en la cara del animal y ahí ya me hizo presa y al volverme a levantar por alto me metió el pitón en el muslo

– Con tu primero habías dejado muy buenas sensaciones, me interesa saber cómo te sentiste tú

– Le puse muchas ganas. Sí es verdad que tal vez por la falta de oficio no terminé de redondear del todo la faena. Eso hizo que al final la alargase más de lo conveniente buscando caldear algo más al público que lo estaba notando cada vez más metido. Ahora en frío pienso que tal vez ahí me equivoque dando esa última tanda. Tenía miedo a pincharlo; sin embargo, lo maté bien. En resumidas cuentas, estoy contento con mi actuación, aunque hay detalles que debo mirar para irl mejorándolos.

Durante su actuación con el novillo de su debut en Madrid (FOTO:Juan Pelegrín)

– Si Dios quiere volverás a Madrid, al menos esa es la impresión generalizada

– Ojalá. Quiero volver para terminar lo que dejé inacabado el domingo. Además de corregir esos detalles que te comentaba y que de ese modo haya opción de triunfar con fuerza.

 

– Luis Manuel, no queremos cansarte más. Te deseamos una muy pronta recuperación y esperamos poder verte en el menor tiempo posible donde más nos gusta, en los ruedos de las plazas de toros.

– Gracias a ustedes. Tengo muchas ganas de que sea ahí donde nos podamos ver y no en estos trances más dolorosos. Aprovecho también para dar las gracias a todos los aficionados que se han interesado en estos días por mi estado de salud.