MÉRIDA - Novillada con picadores

El cemento no pudo con las ilusiones de los novilleros

0
671
Faltó el alma de la plaza, su público
Faltó el alma de la plaza, su público

Solo la espada en el caso de Mario Palacios y el mal juego de su antagonista en el de Jesús Díez les impidió acompañar en la salida a hombros a sus compañeros Luis Manuel Terrón, Fernando Flores, David Bolsico y Juan Silva ‘Juanito’ en una novillada en la que faltó público y sobró cemento.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado novillos de José Luis Iniesta, correctos de presentación y juego desigual
 
TOREROS:
–  Mario Palacios (tabaco y oro), ovación con saludos.
Luis Manuel Terrón (sangre de toro y oro), dos orejas.

– Fernando Flores (turquesa y oro), dos orejas.
– Jesús Díez (tabaco y oro), oreja.
– David Bolsico (marfil y oro), dos orejas y petición de rabo.
– Juan Silva ‘Juanito’ (purísima y oro), dos orejas.

INCIDENCIAS: Tarde de temperatura agradable. Menos de un cuarto de entrada. Se echó de menos la interpretación del Himno de Extremadura al finalizar el paseíllo siendo como era el día de los extremeños y sobró el pasodoble Manolete en la vuelta al ruedo.
 

O remamos todos a una o el barco se va a pique... (FOTO:JMª Ballester)

CLICK PARA IR A LAS SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA

JMª Ballester

OTRAS IMÁGENES

JMª Ballester

 

Antonio Girol.-

Con el desolador panorama de unos tendidos desiertos arrancó la novillada de Mérida. Es curioso cómo se nos llena la boca pidiendo este tipo de festejos en todas las ferias de copete (yo el primero, que conste) pero luego cuando se organizan, ocurre que la afición les da la espalda. De hecho, esta tarde, a excepción de los aficionados desplazados desde los distintos pueblos de los novilleros, muy pocos más espectadores hubo en los escaños del coso de San Albín para ver a los seis novilleros anunciados en cartel. Hago este llamamiento también a la empresa Mar Toros. Haber incluido este festejo en el abono habría servido para dar colorido a los graderíos. O, ya que la televisión da y quita al mismo tiempo, haber dispuesto unos precios mucho más populares también habría sido de bastante ayuda para la causa en cuestión. Al final, como se suele decir entre todas las mataron y ella sola se murió…

Abrió el festejo Mario Palacios, que sorteó un utrero de Iniesta con poca raza. Un novillo que se desentendía constantemente de la faena que le proponía el de Cañamero y cuando embestía lo hacía sin humillar y a topetazos. No era fácil construir algo con un animal tan poco colaborador sin embargo el novillero cacereño a base de porfía logró agradar en todo cuanto hizo. Lo mejor vino por el pitón izquierdo, en una serie en la que pudo pulsar con ritmo la embestida del de sangre jandilla. Epilogó por manoletinas antes de dejar una estocada casi entera que escupió el astado. Luego se atascó con el verduguillo perdiendo cualquier opción de premio al esfuerzo que había llevado a cabo durante su labor.

Reapareció Luis Manuel Terrón tras el percance sufrido el pasado julio en Las Ventas. En cuyo ruedo dejó una grata impresión que esta tarde ha refrendado con creces en el de Mérida. El novillo de Iniesta en la primera vara dio una costalada al picador Álvaro Marrón, que en el siguiente puyazo se agarró magistralmente consiguiendo de esa forma una vistosa pelea.

Tenía el utrero tendencia a quedarse en las zapatillas en los primeros viajes. De manera que Terrón inteligentemente le perdió pasos en los inicios para luego ganárselos en las siguientes series. Entendió perfectamente el de Higuera de Vargas a su antagonista y se echó la muleta a la mano zurda. De esa manera consiguió extraer varias tandas de naturales de bella factura. En los que imperó el trazo largo y corrió muy bien la mano haciendo volar los vuelos de la franela. Por el lado derecho también fue capaz de tomar el tempo en la siguiente serie y vació los derechazos más allá de la cadera con expresión y hondura. Para poner fin a su faena optó por unos doblones muy toreros con los que cuadró al astado para dejar una buena estocada.

El tercero se abría en los vuelos del capote de Fernando Flores que lo recibió a la verónica. También lo hizo en los de su muleta. Aprovechó bien Flores esa inercia y le corrió muy bien la mano mientras sonaban los alegres acordes de La Concha Flamenca. Tuvo buen son el de Iniesta, pero evidenció un defecto que dejó entrever de mitad de faena hacia adelante, consistente en que cuando tocaba la tela se descomponía. Por eso había que pulsear mucho las embestidas. Tocó bien las teclas el de Salvatierra para que imperara el temple en su labor, la cual epilogó con una serie de luquesinas que llegaron mucho a los exiguos espectadores.

El peor novillo del encierro cayó en manos de Jesús Díez. Un manso pregonado con el que intentó lucirse en el saludo genuflexo de capote. Ante un astado así es vital una brega adecuada que ayude, para desgracia del novillero llerenense ocurrió todo lo contrario y el animal todavía fue a peor. De tal manera que en el primer muletazo ya buscó el abrigo de las tablas obligando al joven espada a tener que sujetarlo con la muleta y con la voz. De esa guisa, sin apretarle apenas para que no terminase por rajarse, fue sacándole series de derechazos entre arrenones y tornillazos hasta que fue imposible contener más al animal primero en los medios. después en el tercio y acabó en toriles. Hasta allí tuvo que ir a pelearse con él para darse un arrimón de mucho valor, en el sentido amplio del término. Es decir, tanto de valía como de valentía. Se jugó la voltereta en más de una ocasión con una actitud merecedora del elogio.

Hasta el momento en que David Bolsico abrochó con la media su saludo al quinto no habíamos podido disfrutar del toreo a la verónica en toda su expresión. En el platillo de la plaza inició el tercio de muleta directamente al natural, dejándose llegar al novillo con alegría en la embestida. Metía bien la cara el de Iniesta y lo aprovechó muy bien Bolsico que le enjaretó una faena en la que predominaron los tiempos y el temple. Corrió bien la mano el de Higuera la Real en series por ambos pitones. Destacando especialmente por el lado izquierdo en una sinfonía de naturales que se mezclaron con las notas del pasodoble Dávila Miura que daban empaque a lo que acontecía en el ruedo. Toreo de muchos quilates ante un novillo de embestida suave al que supo cogerle perfectamente el pulso. Finiquitó la labor con una estocada fulminante en los rubios.

Tiene Juanito raza para hacer tres toreros. Por eso tras la vuelta al ruedo de su compañero Bolsico se fue a la puerta de toriles para recibir a portagayola al último de la tarde. Salvó bien el envite el novillero luso afincado en Villanueva del Fresno, pero en el remate de la media con las dos rodillas en tierra fue desarmado y acto seguido el novillo le hizo presa provocándole una fuerte voltereta. Afortunadamente todo quedó en un susto. Rehecho del percance no dudó en volverse a poner de rodillas para comenzar la faena de muleta. Demostrando otra vez la raza que atesora. Pero su toreo no se basa solo en esos arrebatos pasionales. Por eso, la series que siguieron al inicio llevaron el patrón del toreo de riñones encajados, mentón hundido en el pecho y figura relajada. De esa manera fue hilvanando naturales que conectaron con los aficionados. El pase de las flores engarzó la siguiente serie con la diestra. Se apagó el novillo, pero no la disposición de Juanito que se metió en los terrenos del astado para terminar de aprovechar las embestidas que le quedaban en una faena muy bien medida en tiempos y forma. Hasta tal punto que el presidente con buen criterio concedió los trofeos a pesar de los dos pinchazos que dio antes de cobrar la estocada.


GALERÍA GRÁFICA (JMª BALLESTER)

Mario Palacios

Mario Palacios

Mario Palacios

Mario Palacios

Mario Palacios

Luis Manuel Terrón

Luis Manuel Terrón Luis Manuel Terrón Luis Manuel Terrón
Luis Manuel Terrón Fernando Flores

Fernando Flores

Fernando Flores Fernando Flores Fernando Flores
Jesús Díez Jesús Díez Jesús Díez

Jesús Díez

Jesús Díez

David Bolsico

David Bolsico

David Bolsico

David Bolsico

David Bolsico Juanito Juanito
Juanito Juanito Juanito

OTRAS IMÁGENES (JMª BALLESTER)

Fuentes de León no podía tener mejor representante en Mérida Donde se ponga mi sombrero que se quiten los parasoles La señora de Elices pendiente de los pedidos
Un hombre de tatuaje en pecho Fernando Masedo y Raúl 'Cigarrón' Faltó el alma de la plaza, su público

Álvaro Marrón y el de Iniesta...

...protagonizaron una bonita pelea en varas

Poco público pero no faltaron mujeres guapas

Tres valientes que no se asustaron con el sol en la andanada

De categoría

¡Quieto todo el mundo...!

Hasta la empuñadura

Ricardo de la Gala, hoy sin pollos

Vaya trío de ases

Cipriano Píriz y Carlos Muñoz compartiendo 'picardías' Momento de apuro para Juanito ...que afortunadamente quedó en un susto
Los picadores en su cónclave particular José Luis Iniesta y señora conversan con Carlos Muñoz