Luis Carlos Franco, médico

“En la enfermería se puede hacer lo que se puede hacer y no intentar nada más”

0
789
De izquierda a derecha: José Luis Calatayud, Antonio Nieto (jefe de equipo)Pedro de la Cruz, Vicente Caballero, Julio Carmona, Inmaculada Sánchez y Luis Carlos Franco, en el burladero de la plaza de toros de Badajoz (FOTO: Gallardo)
De izquierda a derecha: José Luis Calatayud, Antonio Nieto (jefe de equipo)Pedro de la Cruz, Vicente Caballero, Julio Carmona, Inmaculada Sánchez y Luis Carlos Franco, en el burladero de la plaza de toros de Badajoz (FOTO: Gallardo)

Cuando la temporada entra en su punto álgido no lo hace solo para toreros y ganaderos sino también para el resto de personal que orbita en torno al planeta taurino. Por eso, al alborear agosto, los distintos equipos médicos de las plazas de toros también se cruzan la península taurómaca con su instrumental y su afición prendida de sus batas. Es el caso del equipo de la plaza de toros de Badajoz que comanda el doctor Luis Carlos Franco García. Con el que hemos querido hablar justo cuando se avecina su calendario más exigente de actuaciones.

Antonio Girol.-

“Cuando llega agosto es cuando más festejo tenemos. En concreto este año nuestro calendario más apretado va desde el próximo jueves, 10 de agosto, a finales de mes. Hay días en que nos coinciden muchos festejos” El que habla es Luis Carlos Franco García, que con su inconfundible calma, señal inequívoca de que como ocurre con el torero, el médico es médico las veinticuatro horas del día, capitanea uno de los equipos médicos más prestigiosos en materia taurina.

El hecho de que haya fechas en que se solapan festejos no es problema para este grupo formado, de base, por seis personas: “Habitualmente lo componemos tres médicos, un médico anestesista y dos enfermeros. Pero tenemos la suerte de que contamos con compañeros nuestros, que son también buenos aficionados, y que nos echan una mano. Sin ir más lejos, el próximo día 14 estaremos trabajando doce médicos, un anestesista y seis enfermeros”

Este amplio número de personal se debe a los muchos compromisos que tendrán que atender. Señal inequívoca del buen hacer de todos ellos. En especial del equipo titular, lo que ellos llaman de base, que se compone de: “Un Cirujano jefe, que es Antonio Nieto Soler; el traumatólogo José Luis Calatayud Rodríguez, un médico general que soy yo. A los que se unen los médicos anestesistas: María Jesús Sánchez Colomer, Nelson Ortiz, Nieves Luque y Vicente Caballero Sánchez, que dependiendo de sus guardias vienen uno u otro. Más dos enfermeros en las personas de Inmaculada Sánchez Polo y Pedro de la Cruz Peral. A nosotros, como ya he comentado, se unen un ramillete de siete y ocho compañeros que hacen toros en verano y que son los que nos sacan de los momentos de atascos”

Conforme hablamos para esta entrevista suena el teléfono móvil de Luis Carlos. Tras la pausa que conlleva atender a la llamada nos comenta que es la segunda del día para solicitarles personal. En ambos casos se trata de empresarios de Sevilla y Huelva que requieren de los servicios del equipo pacense para plazas de esas dos provincias: “Sintiéndolo mucho les he tenido que decir que no podemos. Incluso hemos declinado algún festejo que se programa para final de mes en nuestra provincia porque, a pesar de la inestimable ayuda a la que me refería anteriormente, no tenemos personal suficiente para cubrir todas las demandas que nos hacen”, comenta con indubitada modestia. Y que habla bien a las claras de la categoría profesional que atesoran. La cual traspasa las fronteras de esta región.

Fama ganada por su seriedad y pericia médica tanto en festejos mayores como en los populares tan numerosos en estas fechas del año. Así lo comenta el doctor Franco García: “La gran mayoría de los festejos que hay en la provincia de Badajoz, o si lo llevamos a la región, son festejos populares. Bastante más mayoritarios a los otros: corridas, novilladas…Solo en la provincia de Badajoz, hablo de memoria, creo que se dan del orden de doscientos y pico al año. Pero si nos trasladamos a la provincia de Cáceres en este tipo de festejos nos duplican en mucho, yéndose casi a los quinientos”

Hablar de festejos populares es hablar de encierros, sueltas de vacas en todas sus vertientes ya sea del aguardiente, del medio día o de la tarde; capeas con toros o con vacas… Todos ellos convenientemente reglamentados por la Junta de Extremadura, y en los que se han de cumplir una serie de preceptos legales, tal como nos narra Luis Carlos: “Afortunadamente tanto por Reglamento como a nivel de Junta de Extremadura está muy bien regulado todo el tema de la asistencia sanitaria, así como las ambulancias que deben acudir a los festejos”

En cuanto al día a día de su actividad, esta se centra en mucho más que estar en el burladero habilitado para el personal médico: “Si nos centramos en un festejo taurino popular lo primero que hacemos al llegar a la localidad en cuestión es presentamos al delegado de la autoridad, bien sea policía nacional o guardia civil, para darles nuestros nombres y documentos de identidad. Después entregamos una serie de documentos que hemos rellenado como son la idoneidad de la enfermería y que el equipo médico está completo aportando el instrumental. Revisamos el lugar que se va a utilizar como enfermería y bajamos todo el equipo que llevamos. Aunque no es obligación nuestra también nos encargamos de ver las ambulancias. La mayoría de festejos populares que se dan en la provincia se hacen con ambulancias de Cruz Roja que están muy bien dotadas y si hay que hacer un traslado de algún enfermo más grave, en ese caso se solicita una UCI”

A este respecto, en cuanto a su labor médica propiamente dicha, Luis Carlos es tajante a la hora de hablar: “En la enfermería de una plaza de toros se puede hacer lo que se puede hacer y no intentar nada más. Si vemos que es algo que podemos afrontar con el equipo que llevamos, se afronta en la enfermería. Pero si vemos que hay que hacer algún tipo de exploración que consista, por ejemplo, en una ecografía: lo que hacemos es estabilizar al paciente, se le hace una primera cura, y se pide una UCI y se le traslada. Habitualmente en las UCI móviles que solicitamos no viene personal médico por lo que somos uno de nosotros y un enfermero quienes acompaños al herido hasta el hospital y vamos informando por teléfono a los compañeros del centro hospitalario al que nos dirijamos del estado del enfermo”

Conviene reseñar que los empresarios de las plazas de toros tienen que presentar siempre un certificado de cuál va a ser el hospital de referencia. Un requisito obligatorio que muestra el buen hacer en materia sanitaria que con los años se ha ido consiguiendo en el mundo empresarial taurino y que ha tenido como principal consecuencia la mejora de las prestaciones que reciben tantos los profesionales reglados como aquellos aficionados de festejos populares.

Llegados a este punto, Luis Carlos recuerda algunas de las intervenciones más graves que su equipo ha debido de afrontar en todo este tiempo: “La más triste sin duda fue en Puebla de Alcocer hace una década, un chico que salió a un toro y no fue capaz de entrar en las troneras y fue cogido por el astado que le seccionó la aorta y en el traslado al Hospital de Don Benito se murió por el camino. Después hemos tenido cogidas graves, sobre todo por la zona de la Siberia pero que han tenido un final menos trágico. Y por la zona del Sur, en Segura de León, cuando hemos ido sí que hemos tenido que asistir también algún que otro herido de consideración. En cuanto a festejos que no sean populares la más grave que tuvimos que atender fue la de Eduardo Gallo en la plaza de toros de Badajoz que pudimos resolver bien en la enfermería y posteriormente en el Perpetuo Socorro. En Mérida la última de consideración fue la de El Cid con una contusión de codo. Afortunadamente el capotillo de la Virgen de la Soledad que siempre nos acompaña obra el milagro todas las tardes”

Capotillo al margen, al que siempre es bueno advocarse, la pericia, el buen hacer, los conocimientos y sabiduría de este equipo hacen posible que, en Badajoz, y por ende en Extremadura ya que asisten a muchos festejos de la provincia hermana, contemos no solo con la flor y nata del toreo sino también de los profesionales médicos taurinos. Suerte para la extenuante temporada que se les avecina.