20 años de escuela taurina. Un proyecto hecho realidad

0
1123
El maestro Cartujano impartiendo una clase a los alumnos de la Escuela (FOTO: Diputación de Badajoz)
El maestro Cartujano impartiendo una clase a los alumnos de la Escuela (FOTO: Diputación de Badajoz)

Coincidiendo con el veinte aniversario del nacimiento de la Escuela Taurina de Badajoz y la exposición que sobre la misma ha sido expuesta en la sala Vaquero Poblador de la Excma. Diputación de Badajoz, publicamos en esta página, un artículo escrito por Lorenzo Molina Medina, Diputado Delegado de Turismo y Tauromaquia en el que versa estas dos décadas y reconoce el trabajo de los docentes que durante este tiempo han dado lo mejor de sus conocimientos a tantos chavales de la provincia.

Lorenzo Molina Medina.-

       “Tradición, cultura, patrimonio, turismo…, enseñanza, arte, respeto, responsabilidad, formación…”, así empezaba el escrito que sirve de presentación a la exposición “20 años de la Escuela Taurina. Un proyecto hecho realidad” Y así quiero comenzar este escrito nuevamente, porque la creación de la Escuela de Tauromaquia de la Diputación Provincial de Badajoz hace dos décadas fue mucho más que un nuevo proyecto.

       Esta institución ha supuesto para nuestra provincia muchas más cosas que una Escuela Taurina. Tanto el nombre de la provincia como el de la propia ciudad de Badajoz son mucho más conocidos en España y en el mundo gracias a nuestra escuela. Pero además de grandes figuras del toreo, la escuela ha contribuido a que el sector turístico relacionado con el toro haya tenido un incremento muy importante de visitantes y, por tanto, de ingresos económicos; por ende, esos ingresos suponen que el número de puestos de trabajo se incremente y que la población se fije en el territorio. También es indiscutible que la Escuela ha aportado unos valores muy importantes a centenares de alumnos que ha pasado por ella.

       Desde su fundación en 1998 hasta ahora han pasado por la escuela más de 400 alumnos y han salido importantes figuras y grandes profesionales que, aunque no han llegado a alcanzar su sueño de ser matadores de toros, sí han alcanzado un altísimo nivel como toreros de plata, mozos de espadas, etc.

       Pero si de alguien ha sido el mérito de las cotas tan altas alcanzadas por la escuela y por sus alumnos, éstos han sido sus maestros. Luis Reina, Antoñete y El Cartujano han sido los auténticos artífices del buen nombre de esta institución a todos los niveles. Se han ganado el respeto del mundo del toro y se han consolidado como grandes enseñantes de esta difícil profesión. A ellos hay que atribuir esta concatenación de éxitos y esta eclosión de figuras del toreo con sus aciertos y sus errores, como todo el mundo, han sabido labrar una trayectoria impecable que ha llevado a nuestra escuela a lo más alto del escalafón docente de la tauromaquia. Muchos han sido los alumnos que han venido de fuera para completar su formación con estos maestros. Desde estas líneas quiero expresar mi reconocimiento y apoyo a todos ellos.

       Como todos los que tomamos decisiones que implican a más personas que a uno mismo, ellos están expuestos a la crítica más o menos reales, más o menos infundadas o interesadas, etc., pero de lo que sí estoy seguro es que siempre son tomadas desde el cariño y desde la responsabilidad. Por supuesto, manifestar mi repulsa a quienes, gratuitamente, acusan y forman el buen nombre de estos profesionales y de la propia institución. Es fácil, en muchas ocasiones, acusar a los demás de los errores propios o de los propios fracasos.

       20 años en el devenir del tiempo y de la historia es muy poco, prácticamente nada; pero en tampoco tiempo los frutos han sido buenos, de grandísima calidad. En tiempos difíciles, cuando el mundo de la tauromaquia sufre continuos ataques y la palabra prohibir cobra una fuerza inusitada, solamente la unión de los taurinos es la respuesta posible para la supervivencia de la fiesta.

Mi felicitación y reconocimiento a quienes pensaron en la creación de la escuela de tauromaquia, a los magníficos profesionales que desarrollaron y continúan desarrollando su trabajo en esta institución, a los alumnos, en definitiva, a todos los que nos gusta el mundo de los toros. Desde la diputación Provincial continuaremos trabajando para mejorar y complementar la formación de nuestros alumnos con nuevas áreas de docencia; así, conseguiremos una formación mucho más completa. Creemos en este proyecto que inició su andadura hace ya 20 años y así continuaremos, apostando por él

*Lorenzo Molina Medina es Diputado Delegado del Patronato de Turismo y Tauromaquia. Diputación Provincial de Badajoz.