ZAFRA - Corrida de toros

La capacidad de las figuras

0
900
La terna a hombros
La terna a hombros

La puerta grande de Zafra se abrió para recibir a Enrique Ponce, Julián López ‘El Juli’ y Ginés Marín que se repartieron siete orejas en la primera de feria de astados de Zalduendo y salieron a hombros del coso segedano que registró una entrada poco acorde al cartel anunciado.


ZAFRA – Corrida de toros

TOROS: Se han lidiado toros de Zalduendo, desiguales de presentación y juego. El 4º ovacionado al arrastre.

TOREROS:
Enrique Ponce (de purísima y oro), oreja y oreja con fuerte petición de la segunda.
Julián López ‘El Juli’ (de añil y azabache), oreja y dos orejas.
Ginés Marín (de sangre de toro y oro), oreja y oreja.

INCIDENCIAS: Algo más de media entrada en tarde de temperatura calurosa.


Ramiro Moreno.-

       La primera de Zafra se saldó con los tres espadas a hombros tras desorejar un encierro de Zalduendo que de haber caído en manos menos expertas, o si lo prefieren menos cualificadas, se habrían marchado al desolladero con más orejas de las que dejaron en los esportones de Enrique Ponce, El Juli y Ginés Marín.

       A Enrique Ponce el primero le apretó en el recibo. El de Chiva le ganó la acción lanceando hacia los medios. Con suavidad inició la faena de muleta sobre la diestra. En la tercera tanda ligó los muletazos y remató con un pase de pecho interminable que hizo que la banda atacase con el pasodoble. Con ayudados por abajo remató su actuación. Mató de algo más de media estocada efectiva que le valió una oreja.

       Al cuarto lo recibió rodilla en tierra para, posteriormente, lancear a la verónica. La faena de muleta la inició por abajo y el toro dio una tremenda costalada. Ponce, con la suavidad que le caracteriza, cuidó al astado en las primeras tandas llevando la franela a media altura. Después vendrían cambios de mano y muletazos templados en una faena con el sello de su tauromaquia magistral. Remató con “poncinas” que levantaron al público. Faena larga. Le fue concedida una oreja y se le pidió con fuerza la segunda. El de Zalduendo fue ovacionado al arrastre.

       Poca fuerza tuvo el segundo, al que El Juli quitó del caballo por chicuelinas. Lo cuidó mucho el torero de Velilla que empezó la faena con derechazos para que el toro se afianzara y posteriormente ligar tandas de más transmisión. Siguió la faena con muletazos muy templados de mano baja al natural. Terminó con circulares sin enmendar la planta. Oreja.

       El Juli remató la tarde con un doble trofeo del quinto. Realizó una faena de mucho gusto al que quitó por lopecinas. Encajado de riñones el diestro exprimió a su antagonista por ambos pitones con la raza que le caracteriza en la faena de muleta. Le pidieron las dos orejas que le fueron concedidas aunque la segunda se la tuvieron que traer del desolladero al sacar el presidente el pañuelo cuando ya arrastraban a la res.

       El tercero fue protestado porque dio la sensación de no ver bien. Lo mantuvo el usía y Ginés Marín comenzó su labor de muleta de rodillas toreando en redondo y rematando con un pase de pecho mirando al tendido. Puso el torero la chispa que le faltó a su oponente con tandas por ambos pitones. Remató con manoletinas. Oreja.

       El sexto fue brindado por Ginés Marín a su mozo y a su ayuda. Después, a pies juntos, inició la faena para luego sacar al de Zalduendo a los medios con trincherazos y pases del desprecio. Continuó por la derecha con tandas ligadas y rematadas con largos pases de pecho. Sin la ayuda ligó naturales y derechazos pasándose la muleta por la espalda y sin moverse. Puso epílogo con ajustadísimas manoletinas. La espada le privó de mayor premio. Oreja.

GALERÍA GRÁFICA FOTOS: GALLARDO

OTRAS IMÁGENES FOTOS: GALLARDO