BADAJOZ / 3ª Feria de San Juan

Una tarde para el recuerdo

0
1266

Sensacional tarde de toros la que hemos vivido hoy en el coso de la Avda. de Pardaleras, en la que los seis actuantes han cortado doce orejas, y lo más importante, han refrendado la excelente labor llevada a cabo por la Escuela y el Patronato de Tauromaquia.

LA FICHA

ERALES: Se han lidiado erales de la ganadería de Herederos de Bernardino Píriz. Bien presentados, con el denominador común de la bravura y el picante. Al sexto se le dio la vuelta al ruedo.
  
NOVILLEROS: -Carlos María , dos orejas.
-Joaquín Ribeiro ‘Cuqui’ , dos orejas.
-Rafael Cerro, dos orejas.
-José M. Garrido, dos orejas.
-Rubén Lobato, dos orejas.
-Posada de Maravillas, dos orejas.
  
INCIDENCIAS: Un cuarto de plaza.


 

Carlos María brinda a sus compañeros. (FOTO: Gallardo)

 GALERÍA GRÁFICA
AL QUITE
Ellos se lo han perdido
GALERÍA DE CUADRILLAS
OTRAS IMÁGENES


Antonio Girol.-

Con una sonrisa de oreja a oreja, en contraposición a lo vivido en las dos anteriores tardes, salían los aficionados de la plaza al término del festejo de hoy. Caras risueñas, palmadas en la espalda..en definitiva, felicidad. No era para menos después de lo que habíamos presenciado en el coso de Pardaleras. Seis faenas distintas, cada una con su personalidad y su duende. Seis faenas de distinto corte, interpretadas por seis alumnos de esa prolífica escuela de tauromaquia que regenta el Patronato de la Diputación de Badajoz.

Las despobladas gradas recibieron a los actuantes que partían plaza a los sones de ‘La Entrada’, del maestro Esquembre. Poco público, sin embargo, muy joven, algo que especialmente me llena de satisfacción. Lástima que esta novillada no haya sido programada dentro del abono. Pero vayamos por parte. En primer lugar hablemos de los erales de Bernardino Píriz. Sensacionales, con motor y picante, en la línea de la casa. Lástima que este año no tuviese cuatreños para traer a San Juan.

CARLOS MARÍA

Abría plaza Carlos María. El pequeño novillero del barrio de San Roque sufría, de inicio, un susto al resbalar cuando se abría de capote para recibir a su oponente. Quitó Cuqui por verónicas muy ceñidas. Carlos se fue a por la muleta y la montera para brindar, en un bonito gesto, a sus compañeros de cartel. Uno a uno les fue abrazando y me supongo que les deseó suerte. Si así fue, acertó de pleno.

Tiene Carlos María un concepto de toreo muy enrazado, con mucho carácter a la hora de citar. Las dos primeras series fueron de tanteo, hasta tomarle la distancia oportuna. Por eso, en la tercera, y las otras que les siguieron, se pudo ver un toreo de trazo más largo, bajando la mano y embragetándose en cada serie. Con la zurda no pudo hilvanar una serie ligada porque el eral hacía hilo, por lo que volvió a la mano derecha para seguir toreando en redondo. Cobró una estocada al segundo intento y paseó las dos primeras orejas de la tarde.

 

Carlos María estirándose con el primero. (FOTO: Gallardo )

JOAQUÍN RIBEIRO ‘CUQUI’

Le tocaba el turno a Joaquín Ribeiro ‘Cuqui’, que recibió de hinojos a su antagonista dando una larga cambiada, para seguidamente dar varias verónicas, ajustadas, y con gusto. Entró en quites Rafael Cerro, y nada más citar para dar la primera chicuelina fue volteado de manera fea, siendo aún más fea la caída. Sin embargo, ni se miró, tomó de nuevo el percal e instrumentó una serie de enfibradas verónicas. ‘Cuqui’ es torero banderillero y colocó tres pares de mucho mérito, donde destacó el último colocado al quiebro.

Cuqui lanceando con gusto a la verónica. (FOTO: Gallardo)  

La faena de muleta la inició doblándose con su oponente. Para acto seguido, una vez sometido el ejemplar de Píriz, estirarse con la diestra en muletazos largos, en los que la bamba de la muleta barría la arena de la plaza. Probó la embestida con la zurda  y extrajo varios naturales de buena factura.  El bravo ejemplar fue ovacionado al arrastre y las dos orejas fueron a parar a manos de este portugués afincando en Badajoz  que con su toreo y sus formas honra la memoria de tantos diestros importantes de su patria, tales como Manolo Dos Santos,  José Julio, Amadeo dos Anjos  y tantos otros.

RAFAEL CERRO

En tercer lugar actuó Rafael Cerro, una de las mayores promesas de la Escuela como lo demuestran los triunfos internacionales cosechados recientemente.  Interpreta Rafael el toreo de capote con gusto, cadencia y templanza. Así fueron las verónicas que enjaretó al eral que le tocó en suerte.  Al que quitó José Manuel Garrido “Gallero” por delantales y orticinas. Recibiendo réplica de Cerro por chicuelinas.

Brinda a Luis Reina y Antonio Jiménez ‘Antoñete’, sus profesores. Tal vez en manos de un novillero menos experimentado el de Píriz hubiese mostrado más el defecto que poseía de tirar un molesto cabezazo al final del viaje. Sin embargo, Rafael ha sabido entenderlo a la perfección, y a base de temple, de llevarlo muy tapado y, sobre todo, de darle la distancia justa que el animal requería, lo ha acabado metiendo en el canasto y corrigiendo el defecto, para componer una faena excepcional. El de Saucedilla posee un don especial para el toreo que reside en su cabeza. Por eso supo ver perfectamente que el pitón aprovechable era el izquierdo, y sobre él cinceló los mejores pasajes de la tarde, a base de naturales de buen trazo,  jugando bien los tiempos. Cerró la faena con unas ajustadas bernadinas y tras pasaportar al eral obtuvo también la recompensa de las dos orejas.

  Rafael Cerro llevando muy toreado a su novillo. (FOTO: Gallardo)

JOSÉ MANUEL GARRIDO ‘GALLERO’

José Manuel Garrido ‘Gallero’ también interpretó perfectamente el toreo a la verónica, saliéndose con el percal hasta los medios. A este eral le hizo el quite Rubén Lobato, por verónicas. ‘Gallero’ supo ver con facilidad que el izquierdo era el pitón y rápidamente se echó la muleta a esa mano.

Templado muletazo de 'Gallero'. (FOTO: Gallardo)  

Al cambiar a la derecha intentó alargar la embestida y encuentró el inconveniente de una de las banderillas que incluso llegó a golpearle un par de veces. en el rostro Tras dos series en las que no dio la distancia apropiada y por ello el novillo le protestó, consiguió los mejores pasajes de su faena a base de ampliar esa distancia, con lo cual pudo ligar varios derechazos muy jaleados por el respetable. Se gustó en el cierre de faena y cobró una estocada ligeramente atravesada que necesitó de algunos golpes de verduguillo mientras escuchaba un recado presidencial.  También fue premiado con las dos orejas.

RUBÉN LOBATO

A Rubén Lobato le tocaba el quinto de la tarde. Y el joven novillero salió decidido a calentar aún más a un público, que a estas alturas de festejo, ya echaba chispas. Recibió a su novillo con dos largas cambiadas en el tercio y un ramillete de verónicas rematadas con la media.  El turno de quites fue para Posada de Maravillas que interpretó el toreo a la verónica y encontró la réplica de las chicuelinas en el capote de Lobato.

Tomó los palos y colocó tres pares. El segundo con el sello de Antonio Ferrera, a quién brindó la muerte de su eral. Es cierto que a Rubén le falta rodaje pero suple su bisoñez con unas ganas de ser torero que harán que se acorte el camino que le resta para completar su aprendizaje. Cimentó la faena por la izquierda, consiguiendo naturales, ayudándose del estoque simulado para hacer más largo el recorrido del animal, que desarrolló un punto de brusquedad conforme avanzó la lidia.  Dio varias molinetes antes de irse, con la zocata, como un cañón tras la espada, la cual dejó enterrada hasta los gavilanes. Le pidieron las orejas y paseó las dos, acompañado de sus primas.

  Rubén Lobato al natural. (FOTO: Gallardo)

POSADA DE MARAVILLAS

Cerraba la tarde el menor de los Posada. Torero de dinastía y que honra a su madre utilizando su nombre en los carteles. Posada de Maravillas ha hecho honor a ese nombre materno. Primero con el capote al lancear con despaciosidad y cadencia por verónicas rematadas con una media de cartel de toros.  Entró en quites Carlos María y Posada le replicó con otra tanda de verónicas, esta vez rematadas con la revolera a indicación de Fernando González que le auxiliaba como subalterno. Y después con la muleta, tras brindar su faena al ganadero Miguel Moreno. Inició  el trasteo con ayudados por alto, saliéndose hasta más allá de la segunda raya, hoy borrada al no haber picadores.

Si alguien que haya visto esta tarde al menor de los Posada le han contado que ésta era la tercera vez que se prendía la castañeta, se habrá hecho cruces al ver cómo le funciona la cabeza. Ha sabido perder un paso, en las primeras series, para ganar las embestidas con motor que tenía el ejemplar de Píriz, y así poder ligar uno tras otro los muletazos.  Esa ha sido la tónica de su faena, haber sabido entender perfectamente el empuje que tenía su antagonista y aprovecharlo para interpretar una faena donde los genes de los Posada han estado presentes en cada muletazo, en cada remate con el de pecho, en la figura erguida y la barbilla enterrada en el pecho… Y que ha rematado con un sensacional espadazo que ha derribado al novillote y le ha puesto las dos orejas en sus manos.

 

Posada de Maravillas en un derechazo profundo. (FOTO: Gallardo)

Merecían los seis actuantes una crónica como es debida y no una mera reseña con los apéndices cortados; de ahí este pequeño homenaje a ellos y a sus profesores y mentores.


AL QUITE

Ellos se lo han perdido

Antonio Girol.-

Muchas eran las localidades de la plaza que hoy no tenían inquilinos. Y muchos serán los que a estas horas andarán mesándose los cabellos por haber desertado de una fiesta que requiere, más que ninguna otra, del apoyo del aficionado. Imagino que la mayoría habrá optado por seguir por televisión el encuentro de la selección española contra la hondureña. Peor para ellos.. Pues los dos goles de Villa los podrán ver repetidos hasta la saciedad en telediarios, programas especiales y hasta en…Sálvame comentados por la princesa del pueblo, que ya se sabe que por los colores de la roja,  MA-TA. Sin embargo, las dos orejas de Carlos María, ‘Cuqui’, Rafael Cerro, Garrido, Lobato y Posada de Maravillas, no tendrán oportunidad de volver a verlas, y sólo les quedará la quemazón de escuchar a los que asistieron al festejo, o de leer crónicas como la que antecede a este comentario editorial.

Quiero destacar la satisfacción que me ha provocado ver los tendidos poblados de rostros jóvenes. Junto a ellos estaban aficionados cabales, de los que no se pierden ningún festejo, como es el caso de Fernando Valbuena Arbaiza, quien en el pregón que dictase hace unos días, dando la bienvenida a esta feria taurina, pedía rostros jóvenes en los escaños de las plazas. A buen seguro que aquéllos que hoy han acudido se habrán aficionado aún más.

Porque la novillada de esta tarde es de las que hacen afición. Buen ganado, criado a pocos kilómetros de la plaza,  en las Noras, la finca de la familia Píriz, con picante y bravura como debe ser el toro de lidia, y con su puntito de complicación para que el novillero de turno tenga que emplearse y demostrar su valía y capacidad.

Valía y capacidad que han demostrado con creces los seis actuantes en la que ha sido una novillada que serán recordada durante años. Que viene a demostrar que el camino seguido por la Diputación a la hora de crear el Patronato de Tauromaquia ,y que éste sea el garante de esa escuela de tauromaquia que tantos y buenos toreros está dando a la fiesta de toros, fue todo un acierto que hay que agradecer a todos esos grandes aficionados pacenses que pusieron su granito de arena para construir esta “casa” de poderosos cimientos.

Así que los que prefirieron a Villa y sus compañeros, perdieron; aunque la selección ganase. Y los que elegimos toros, siempre toros, ganamos por goleada. Nada menos que doce a dos.


GALERÍA GRÁFICA DE GALLARDO

Carlos María estuvo muy entregado toda la tarde. (FOTOS: Gallardo)

Gustándose en los de pecho. (FOTO: Gallardo)

Toreando tanto al natural...(FOTO: Gallardo)

...como con la diestra. (FOTOS: Gallardo) Llevando siempre a su novillo muy toreado. (FOTOS:Gallardo) Y haciendo alarde de valor sereno. (FOTO: Gallardo)
Cuqui manejó el capote con gusto. (FOTO:Gallardo) Clavó los palos en todo lo alto. (FOTO: Gallardo) Inicio de faena inteligente y armónico. (FOTO: Gallardo)
Los derechazos tuvieron poder. (FOTO: Gallardo) La muleta planchada y la cintura rota. (FOTO: Gallardo) Al natural también se gustó. (FOTO: Gallardo)
Y remató con un volapié de libro. (FOTOS: Gallardo) Cerro sufrió una tremenda voltereta. (FOTO: Gallardo) Ni se miró y acto seguido lanceó a la verónica. (FOTOS: Gallardo)

Brindis a sus profesores. (FOTO: Gallardo)

Maneja la izquierda que da gusto verle. (FOTO: Gallardo) Otro buen natural. (FOTOS: Gallardo)
Mando en el pase de pecho. (FOTO: Gallardo) Jose Garrido se encomienda al de arriba. (FOTO: Gallardo) Torero inicio de faena. (FOTOS: Gallardo)
Natural con gusto. (FOTO: Gallardo) La figura encajada en este largo derechazo. (FOTOS: Gallardo) Acompañando la embestida. (FOTO: Gallardo)
La izquierda fue la mano de la tarde. (FOTO: Gallardo) Rubén Lobato recibiendo a su eral. (FOTO:Gallardo) Apoyándose en los palos, como los grandes. (FOTO: Gallardo)
Anduvo acertado con la diestra. (FOTO: Gallardo) Demostró que maneja bien la mano de los cortijos. (FOTO: Gallardo) Y con esa mano dejó un volapié histórico. (FOTO: Gallardo)
El aroma capotero de los Posada perdura en el tiempo. (FOTO: Gallardo) ¡Cartel de toros! (FOTO: Gallardo) Estético y apropiado inicio de faena. (FOTO: Gallardo)

Mandando en el derechazo. (FOTOS: Gallardo)

Sentido muletazo dejándose llevar. (FOTO: Gallardo)

Como mandan los cánones: de pitón a rabo. (FOTO: Gallardo)

  Vuelta al ruedo al sexto. Triunfo ganadero. (FOTO: Gallardo)  


CUADRILLAS

Fernando González enseñando a embestir al eral. (FOTO: Gallardo) Cuadrando en la cara. (FOTO: Gallardo) Ismael Jiménez en la brega. (FOTO: Gallardo)
Jesús Márquez asomándose al balcón. (FOTO:Gallardo) Jesús Talaván colocando en suerte al eral. (FOTO: Gallardo) Pepe Elbal a punto de clavar. (FOTO: Gallardo)

OTRAS IMÁGENES

Arcadio Albarrán y su hijo Jaime pendientes de la lidia. (FOTO: Gallardo)

La familia González Palacino con los hermanos Ferrera (FOTO: Gallardo)

Hay sombreros, almohadillas y...abanicos. (FOTO: Gallardo)

Juan Bazaga y su compañera de Extremadura Tv, con el gorro de la feria del toro. (FOTO: Gallardo) La banda interpretó bien los solos. (FOTO: Gallardo) Israel Lacho y su pareja también estaban solos. (FOTO: Gallardo)
La sabia nueva. (FOTO: Gallardo) Julio Parejo no olvida sus raices. (FOTO: Gallardo) Tres maestros: Castañares, Juan Ángel y Fernando Masedo Torres. (FOTO: Gallardo)
José María Marrón, ganadero de Torregrande, demostrando su tremenda afición. (FOTO: Gallardo) Badajoz, tierra de mujeres guapas. (FOTO: Gallardo) Borja Ruiz y Joao, dos hombres de caballo en una novillada sin ellos. (FOTO: Gallardo)
Tati no pierde detalle de su hermano. Miguel Moreno y Moreno de Terry siempre con Lo Nuestro. (FOTO: Gallardo) Estefanía Zarallo, Rocío y Teresa Ruz, tres magníficas profesionales y encima guapas. ¡Ole! (FOTO: Gallardo) Miguelín Murillo, León y señora. Y el novillero Alberto Blanco. (FOTOS: Gallardo)

Los Piriz orgullosos del juego de su ganado. (FOTO: Gallardo)

Maria del Mar Santos felizmente recuperada de su percance. (FOTO: Gallardo) El novillero Miguel Luna y el garrochista Julio Terrón (FOTO: Gallardo)
Ladislao Navarro y Cutiño hijo, comentando el festejo. (FOTO: Gallardo) El padre y hermano de Rafael Cerro junto a Lolín y El Bache. (FOTO: Gallardo) Tomás Campos, Miguel Ángel Silva y Manuel Larios, todos de la Escuela, bien acompañados. (FOTO: Gallardo)
COMPARTIR
Artículo anteriorTarde de sueños
Artículo siguienteEl Barroco