ALEJANDRO TALAVANTE - Torero

«Para Mérida los médicos me han dicho que está casi imposible.»

0
1009

El final de agosto ha sido de los más trágicos que se recuerdan. El último día del mes le tocó a Alejandro Talavante pagar su tributo de sangre al Dios del toreo. Hablamos con Talavante que nos contó lo que sigue.

Antonio Girol.-

Nos recibe Alejandro en la habitación de la clínica badajocense donde se recupera de la cornada que un toro de Garcigrande le propinase en el gemelo el pasado día 31 de agosto en la plaza de Palencia.

A pesar de las molestias típicas de este tipo de percances, el torero no duda en ningún momento en recibirnos y dedicar unos minutos para hablar de la cornada y de sus próximos compromisos.

– Alejandro, ¿qué tal te encuentras?

– Bien dentro de lo que cabe. Con los dolores lógicos de la cornada, pero bien en líneas generales. La cornada ha sido en un sitio muy molesto, sobre todo a la hora de poder impulsarme, que no me manda fuerzas. Y supongo que me molestará un poco más cuando empiece la rehabilitación, que todavía no he comenzado.

Conviene recordar que la cornada está localizada en el gemelo, concretamente en su cara interna, habiendo provocado importantes destrozos musculares.

– ¿Qué plazo te marcan los médicos?

– De momento es muy pronto para hablar de plazos ya que no he podido aún ni apoyar el pie en el suelo porque la herida está aún drenando y supurando sangre. Lógicamente al estar tan tierna habrá que marcarse un plazo más lejano en el tiempo

– Entonces Mérida casi descartado, ¿no?

– Para Mérida los médicos me han dicho que está casi imposible. Me duele en el alma no poder estar porque tenía muchas ilusiones depositadas en esa corrida, por ser en nuestra tierra y me apetecía mucho hacer el paseíllo ante una afición tan fantástica como la de Mérida.


«Para Mérida los médicos me han dicho que está casi imposible. Me duele en el alma no poder estar porque tenía muchas ilusiones depositadas en esa corrida»


– La cornada te ha sobrevenido en un momento dulce y en una faena que había sido de mucha rotundidad.

– Sí, la verdad es que la tarde fue muy importante y estaba muy a gusto. Lo importante es que te cojan siempre entregado para que el dolor sea más suave y sirva de bálsamo para la herida.

– Alejandro, nos alegra que la recuperación esté yendo por buen camino y te deseamos una pronta recuperación para que podamos continuar deleitándonos con tu toreo.

– Muchísimas gracias a vosotros  y un saludo a todos.