¡Suerte, Paquito!

0
914

«…Ante él se abre la alternativa más esperada, la que más veces habrá soñado en esas horas de vigilia en que duermen los gallos y los hombres cavilan. La alternativa que le permita mejorar su vida…»

Antonio Girol.-

A los que alguna vez albergamos la esperanza de trenzar paseíllo, liados en oro, y sin embargo no tuvimos la suerte de ser tocados por la varita del valor, la Diosa, de cuando en cuando, nos pone en el camino de poder sentir esos miedos mezclados, a partes iguales, con ilusión.  Para que así sepamos qué se siente en la oquedad que da paso a ese mar, de luces y colores, que se presenta más allá del portón de cuadrillas.

En ese lugar, rodeado de desconocidos familiarmente conocidos, que transmiten, o al menos así lo intentan, valor desde el ánimo de sus miradas y el tacto de sus manos, se encuentra en este preciso momento Paquito Ruiz. A punto de que su hombre de confianza le líe el capote que lleva bordado la imagen de ‘La Virgen de la Piedad’, a la espera de que un pañuelo blanco salude al viento la nota de un clarín que llama a los valientes a la arena…

…Ya está envuelto en la seda para echar andar tras las huellas frescas de los caballos de los alguaciles, y notar en los ojos la penetrante luz del sol que ciega la mirada. Para, a los sones de Plaza de la Maestranza, del maestro Vela, comenzar a caminar buscando el canje de los sueños por la realidad envuelta en el celofán que le llevará a lidiar al toro más importante de su vida.

Ante él se abre la alternativa más esperada, la que más veces habrá soñado en esas horas de vigilia en que duermen los gallos y los hombres cavilan. La alternativa que le permita mejorar su vida.

A los que alguna vez albergamos la esperanza de vestir de luces, la Diosa, de vez en cuando, nos permite advertir en la yema de los dedos la caricia del roce del percal, meciéndose a la verónica, a través de aquellas circunstancias y hechos que nos hagan, al menos por un día, sentirnos toreros. Percibir el acre olor del miedo y experimentar la dulce miel del triunfo.

Esa oportunidad está frente a ti, esperándote en la soledad del matador que espera el milagro del triunfo buscado con ahínco y esfuerzo. ¡Suerte, Paquito!  En mi nombre y en el de mi equipo.


Paquito Ruiz es el Director de la Revista AFICIÓN, cuyo número 12 ha visto recientemente la luz. En breve lidiará el toro más importante  en Cacheiras (A Coruña), a donde se desplazará para buscar un esperanzador tratamiento que mejore su calidad de vida.