JOAQUÍN DOMÍNGUEZ - Empresario taurino

«No hay más secreto que el trabajo»

0
1311
Joaquín Domínguez en el coso de Badajoz. (FOTO:Gª de Elexalde)
Joaquín Domínguez en el coso de Badajoz. (FOTO:Gª de Elexalde)

Cuando están a punto de sonar los clarines y timbales de plazas como Almendralejo, Don Benito o Villanueva del Fresno nos recibe Joaquín Domínguez, empresario de estos tres cosos pacenses con quien conversamos para todos ustedes.

Antonio Girol.-

De la dupla empresarial Cutiño-Domínguez nuestro protagonista es el más reservado en cuanto a apariciones en los medios, producto de esa barrera de seriedad, que no hace justicia a su persona, y que usa como escudo con el que salvaguardar su intimidad. Cuando le tratas, observas que no es más que la consecuencia que acompaña a los tímidos, y que al romper en confianza temina soltándose como un gran conversador y una persona que merece la pena pararse a escuchar con antención, porque habla desde la experiencia que le otorga haberse hecho a sí mismo. Por eso, nos hemos acercado hasta la plaza de toros de Badajoz, su plaza, para charlar con él , justo cuando está a las puertas de festejos tan importantes como los de Almendralejo, Don Benito o Villanueva del Fresno, tres eventos en los que tiene depositado su trabajo y su ilusión.

– Joaquín, se suele decir que con esfuerzo y dedicación se supera cualquier escollo y se logran todos los objetivos, ¿es ese el gran secreto de vuestra empresa?

– Así es, nosotros trabajamos los 365 días del año en cuerpo y alma por nuestra empresa, e incluso muchos días le echamos las 24 horas. Por ejemplo, hoy hemos estado todo el día en Don Benito, ahora me he venido para Badajoz para atenderte a ti. De aquí me marcho para Olivenza a reseñar los toros de Píriz para la corrida de Villanueva del Fresno. Ayer, que pusimos las entradas a la venta, estuvimos todo el día también en Don Benito. Y antes de ayer lo mismo en Almendralejo donde daremos los toros este fin de semana. Como puedes observar esto se traduce en un único lema: dedicación exclusiva, que es sinónimo de trabajo.

– Pero para que este trabajo de frutos que sean apetecibles hay que sumarle algo más, ¿no?

– Ese trabajo lleva cosido el hecho de montar unos carteles rematados, que sean del gusto del aficionado y lo suficientemente atractivos para llevar gente a la plaza. Pero una cosa está clara, sin trabajo, sin ese afán y esa dedicación, no podríamos montar esos carteles. Por tanto, hay un nexo de unión entre una cosa y la otra.

  Antonio Girol y Joaquín Domínguez en el curso de la entrevista. (FOTO: Gª. de Elexalde)

– ¿Cómo estáis viviendo el tema de la crisis?

– Nuestra experiencia, cosechada después de tantos años dedicándonos a este negocio, nos dice que la mejor forma de luchar contra la crisis es montando los mejores carteles posibles, para que el aficionado no  tenga ningún resquicio, o ninguna puerta, por la que decir me quedo en casa y no voy a los toros.  

«La mejor forma de luchar contra la crisis es montando los mejores carteles posibles, para que el aficionado no  tenga ningún resquicio, o ninguna puerta, por la que decir me quedo en casa y no voy a los toros»


– Estamos hablando de carteles, pero montar un cartel con tres figuras del toreo como el del próximo sábado en Almendralejo o el de Don Benito,  resultará difícil, ¿no?

– A la confianza que las instituciones y propiedades de plaza depositan en esta empresa hay que sumar la confianza de los profesionales hacia nosotros, porque son ya muchos años haciendo muy bien las cosas, y eso se traducen en lo que te comento.  Y confianza a su vez de los aficionados, que saben cómo trabajamos y de nuestra seriedad. Porque al fin y al cabo nosotros trabajamos por ellos, para esos aficionados que son, junto con las instituciones, quiénes mantienen la fiesta.

Junto a su socio José Cutiño en la presentación de la feria de Zafra 2010. (FOTO:Gallardo)  

– ¿Cuántos años llevas de socio con Cutiño?

– Veintitantos. Esta temporada hace veintisiete que empecé como empresario, con 21 años de edad. Fíjate que cuando nos conocimos él estaba limpiando capotes y yo pegando carteles. Con lo cual hemos vivido todo esto desde abajo, y ahora estamos recogiendo los frutos de ese esfuerzo. Pero si algo hemos aprendido en  todo este tiempo es que no podemos bajar la guardia, y que debemos continuar luchando y trabajando, haciéndonos quinientos o seiscientos kilómetros todos los días, porque la única receta posible para mantenerte en esta profesión es el trabajo y la constancia. No hay más.

– Viendo el impacto que tiene Extremadura en el mundo del toro, no sólo ya en el ámbito ganadero como ha sido siempre tradición, imagino que como empresario extremeño te sentirás también orgulloso y un poco partícipe de ese éxito.

– Hombre, no cabe duda de que como empresario me siento orgulloso, por ejemplo, de ser el empresario de la plaza de mi ciudad. Pero fuera parte de esa satisfacción, me siento igual de orgulloso de ser empresario de aquellas otras plazas extremeñas, tanto las de ciudades más grandes como las de los pueblos más pequeños.

– ¿ Hay quien piensa que no a todas las plazas le dais la misma importancia?


«…Quien piense eso está equivocado y no nos conoce. De lo contrario es impensable que lo diga…»


  – Quien piense eso está equivocado y no nos conoce. De lo contrario es impensable que lo diga. A mí, y a Pepe igualmente, nos merecen el mismo respeto el aficionado de Badajoz, Almendralejo u Olivenza, que el de Talarrubias, Puebla de Alcocer, Aceuchal o Calamonte, por cirtar algunos ejemplos. A todos los sitios vamos con la misma fórmula de trabajo: ir  veinte veces si es necesario, reunirnos con los aficionados de allí o con los profesionales si los hay.  Porque esa es la única manera que conocemos, y en la que creemos, para darle seriedad a lo que organizamos.

En tu caso, además sueles implicarte para que en invierno se siga hablando de toros.

– Sí, así es. Ahora mismo con las subvenciones que dan las instituciones con el Patronato de Tauromaquia a la cabeza, muchas peñas organizan actividades culturales y en mi caso, todos aquellos ayuntamientos o peñas taurinas que me piden que les eche una mano, no dudo un instante en hacerlo.  Y les ayudo en lo que buenamente puedo y sé, les pongo en contacto con ganaderías, con toreros…O los Talleres de Tauromaquia de la Escuela Taurina.

  En las oficinas de la plaza de Badajoz, cuartel general de la empresa. (FOTO:Gª de Elexalde)

– Cuando os ponéis a montar un cartel, ¿qué parámetros seguís para cada sitio?

– Afortunadamente, y dada la dilatada experiencia, hoy podemos decir que le tenemos cogido prácticamente el pulso a todas nuestras plazas. Sabemos qué es lo que cada afición quiere y qué es lo que cabe en cada sitio. Te pongo un ejemplo, en Zafra sabemos que por proximidad el torero sin duda con más tirón es Talavante, y hacemos lo imposible para que esté Talavante. El objetivo es no escatimar esfuerzo ni en presupuesto con las figuras, ni en ganado.  Y esa es la base del éxito.

– ¿Os ha sorprendido el ‘boom’ de Don Benito?

– Esperábamos que iba haber una gran acogida, ya que por el volumen de llamadas que teníamos en los teléfonos de reserva preveíamos que podría darse esta circunstancia. Dicho esto, lo que sí nos ha sorprendido ha sido lo rápido que se agotó el papel. Eso sí que ha sido una sorpresa muy agradable.  Ahora sólo falta poner la guinda de que el festejo sea un éxito.  

«…Lo que sí nos ha sorprendido ha sido lo rápido que se agotó el papel. Eso sí que ha sido una sorpresa muy agradable.  Ahora sólo falta poner la guinda de que el festejo sea un éxito…»


– Este hecho tiene una traducción muy simple, el pueblo y la comarca necesitaban una plaza de toros…

– Da esa impresión. Y lo que nosotros deseamos es que Don Benito se convierta en la plaza de referencia en las Vegas Altas del Guadiana. Además vamos a poner un sello de calidad para que vayan las figuras.

Joaquín en su plaza, la de su ciudad: Badajoz. (FOTO: Gª. de Elexalde)  

– Fuera de Extremadura la gente se pregunta cómo lo hacéis para que acudan las figuras a todas vuestras plazas.

– Como te he dicho antes, no hay más secreto que el trabajo. Aparte de la confianza que depositan en nosotros las instituciones. La verdad es que los inicios fueron duros porque hubo que convencer mucho a los profesionales para que acudiesen a Olivenza, que fue nuestra palanca una vez que las figuras de entonces aceptaron el reto en unos casos de programar allí sus reapariciones, y en otros de comenzar sus temporadas en esa feria.  Aquello despertó la curiosidad de los medios de comunicación, y así poco a poco, gracias a la seriedad y el trabajo, se ha consolidado en lo que hoy es: una feria muy importante en el calendario taurino.

– ¿Una feria como la de Olivenza ya consolidada relaja al empresario?

– En absoluto. Es una vela que ha de seguir con la llama prendida y a la que todos los años hay que alimentar para que siga encendida, y  que los aficionados de todo el mundo que acuden ese fin de semana de marzo hasta Olivenza continúen haciéndolo.

– ¿Os queda alguna plaza en Extremadura que os gustaría sumar a vuestra nómina?

– Nosotros vamos poco a poco. Quizás nos quede la asignatura pendiente de la provincia de Cáceres. Concretamente hay una plaza como la de Plasencia, que abarca una comarca en la que hay muchísima afición, y que nos apetecería algún día ponerle nuestro sello.

– A lo largo de tu trayectoria has tocado también el campo del apoderamiento.

– A  mí es un campo que no me despierta mucho apasionamiento. Cierto que me gusta ayudar a los chavales y siempre que he podido así lo he hecho. Fíjate que yo conocí a Antonio Ferrera con ocho o nueve años y toreó en muchas plazas mías de becerrista, lo mismo que Perera, Talavante o Solís, y el resto de chavales que han pasado por la escuela, a los que les he echado una mano en la medida de mis posibilidades, como les sigo echando una mano a los que están actualmente. Pero en el tema del apoderamiento al único novillero que cogí y le llevé de becerrista a matador de toros fue a Javier Solís, que por circunstancias de lo difícil que es este mundo no ha tenido la suerte que merece, aunque estoy seguro que acabará cambiando la moneda porque la tiene en la mano. La prueba está en que fue figura de los novilleros de su época y toreó en todas las plazas del mundo.   Observando cómo entrenan los alumnos de la Escuela antes de hacer la entrevista. (FOTO:Gª. de Elexalde)

– Vamos, que a ti lo que te gusta es ser empresario por encima de todo…

– Efectivamente. Creo que es lo mío, y además me hace especial ilusión llegar a un pueblo y que los chavales digan ya está aquí el que da los toros.

– Ya está aquí el de los toros dirán el próximo día 23 en Villanueva del Fresno.

– Sí, a buen seguro que lo dirán. La verdad es que es un cartel que surge de ese romanticismo que es el toreo y que te comentaba cuando charlábamos mientras veíamos entrenar a los niños de la Escuela. Además de que la plaza de Villanueva del Fresno es una plaza muy especial para mí, porque fue donde mi hermano comenzó a dar toros. Y además el Ayuntamiento ha hecho un tremendo esfuerzo rehabilitándola. Ya el año pasado me encargué de montar los festejos de la reinauguración. Ahora surgió la posibilidad de montar una corrida y creí que era un buen momento para echarle una mano a dos toreros de nuestra región como son Javier y Julio.

– Es un cartel de los de riesgo…sobre todo en taquilla porque tal vez falta ese tirón que aportan las figuras.


«…Villanueva del Fresno es una plaza muy especial para mí, porque fue donde mi hermano comenzó a dar toros…»


  – Por eso te comentaba lo del romanticismo. Además de que con los dos toreros me une una buena amistad, y siempre que pueda en el caso de Javier Solís le ayudaré en lo que esté en mi mano. Por eso he pensado que en este inicio de temporada era el momento óptimo de hacer este tipo de cartel. En una fecha como el sábado de gloria en que no hay toros en ningún otro sitio y con el atractivo de una alternativa, como la de Nuno Casquinha, en una población fronteriza como Villanueva.

 

– Has hecho referencia  a tu hermano al hablar de Villanueva, imagino que viendo el lugar que ocupa actualmente Extremadura en el mundo del toro, en más de una ocasión te asaltará el recuerdo de que él fue un avanzado en el empresariado taurino de la región y, a su vez, de lo feliz que se sentiría si pudiera verlo.

– Claro. No podemos olvidar que estos frutos que hoy estamos recogiendo son herencia del trabajo de personas como mi hermano. Date cuenta que yo estaba recién licenciado de la mili, te estoy hablando de 1984, cuando él tuvo el accidente y falleció. Para mí supone un orgullo haber sabido continuar su labor.

– ¿De dónde os vino la afición?

– En mi casa la referencia era mi padre, pero él era un aficionado como lo puede ser cualquier persona de los que visitan cada día tu portal. Nos llevaba a los toros aquí en Badajoz y después a Zafra a la corrida de rejones. O sea, que  nosotros no teníamos un familiar que anduviese en esto de la empresa taurina.

– ¿Y cómo surgió entonces la llamita en tu hermano?

– Mi hermano tenía una pasión desmedida por los caballos, hasta tal punto que para ver rejonear a sus dos caballos, empezó a hacerles festejos a Manuel Ortigosa que era el caballista que él tenía para montar sus caballos. Así comenzó a montarles corridas de rejones a Ortigosa y Ricardo Murillo. Y así empezamos. Por desgracia falleció un año y medio después de haber creado la empresa, y a mí me tocó continuar con aquella locura de la que sabía poca cosa, porque mi cometido hasta entonces había sido pegar carteles y montar plazas portátiles con estas dos manos.

Gesto serio recordando a su hermano. (FOTO: Gª. de Elexalde)

 

– Y viendo hasta dónde has llegado a buen seguro que desde el cielo se sentirá orgulloso.

– Sinceramente me siento orgulloso de lo conseguido porque no he hecho más que continuar la herencia que me dejó mi hermano. Y estoy seguro que de haber continuado con vida, habría sido un empresario sensacional porque reunía todos los condicionantes. Tenía afición, iniciativa, ideas, era muy abierto, poseía un enorme don de gente, era lo que se dice un fuera de serie.

– Muchas gracias Joaquín por antendernos en una semana especialmente difícil de trabajo.

– Gracias a ti por el apoyo que das a los toros en nuestra provincia.