BALANCE de la jornada

Ambel Posada triunfa en Esparragalejo. Cerro oreja en Barcelona. Se divierten en Campanario y Bodonal

0
1183

Ambel Posada corta cuatro orejas en Esparragalejo demostrando un excelente estado de forma. Rafael Cerro obtiene una oreja en Barcelona y en Campanario y Bodonal se divierten en las becerradas programadas.
Redacción.-

 

El balance de las actuaciones de festejos en plazas pacenses o de toreros de nuestra tierra que han realizado el paseíllo hoy, domingo 1 de mayo, ha sido el siguiente:

CORRIDA DE TOROS:

  • Esparragalejo (Badajoz).- Seis toros de Jódar y Ruchena, Los rejoneadores José Miguel Callejón, oreja y Luis Valdenebro, ovación. A pie,  Julio Pedro Saavedra, oreja y ovación. Ambel Posada, cuatro orejas con fuerte petición de rabo en ambos toros.

NOVILLADA CON PICADORES:

  • Barcelona.- Media entrada. Novillos de Valdefresno, bien presentados. Jesús Fernandez, oreja y oreja. David Galván, vuelta tras petición y oreja. Rafael Cerro, oreja y ovación tras tres avisos.

NOVILLADAS SIN PICADORES:

  • Campanario (Badajoz).- Erales del Marqués de Villalba de los Llanos, de buen juego, destacó el segundo, extraordinario, que fue premiado con la vuelta al ruedo. Carlos María, palmas. Javier Moreno, dos orejas y rabo. Miguel Ángel Silva, dos orejas. Alejandro Fermín, oreja.
  • Bodonal de la Sierra (Badajoz).- Erales de Torregrande, destacó el excelente sexto. David Sevilla (Escuela de Valencia), saludo y pitos. José Manuel Garrido (Escuela de Badajoz), dos orejas y ovación. Fernando Rey (Escuela de Málaga), oreja y fuerte ovación.

Según crónica de Francisco Santana para Badajoz Taurina, sobre la actuación de José Manuel Garrido esta tarde en Bodonal de la Sierra: «El único representante de la Escuela del Patronato de la Diputación de Badajoz, comenzó la lidia de su primero con una tanda de verónicas, que remató con una media muy ceñida. Replicó Fernando Rey por lopecinas, muy aplaudido. En banderillas pudimos ver a un recuperado Jesús Márquez, después de la gravísima cogida en La Maestranza el pasado año. Tras una intensa faena de muleta, paseó dos orejas».

«La faena al segundo fue bastante deslucida principalmente porque el cielo se abrió y las gentes empezaron a desfilar de la plaza buscando buen recaudo. Recibió una fuerte ovación en reconocimiento a su entrega en un ruedo ya hecho un gran barrizal».