BALANCE de la jornada

Perera silenciado en Madrid. Talavante, oreja en Córdoba

0
1035

Alejandro Talavante corta una oreja de un ejemplar de La Palmosilla en Córdoba. En Madrid, en la corrida de La Prensa, Miguel Ángel Perera se marcha de vacío.
Redacción.-

 

El balance de las actuaciones de festejos en plazas pacenses o de toreros de nuestra tierra que han realizado el paseíllo hoy, miércoles 25 de mayo, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS:

  • Madrid (Las Ventas).- Corrida de la Prensa. Lleno y mucho calor. Seis toros de Alcurrucén, correctos de presentación y de juego dispar. Destacó el segundo, Arrestado de nombre, que tuvo entrega, ritmo, clase y largo viaje en la muleta, aunque manseara en los primeros tercios. También humilló y empujó el cuarto, un reparado de la vista que sin ese defecto también pudo ser de éxito. El resto, manejables en distintos grados. Sebastián Castella, oreja tras un aviso y silencio tras aviso. Miguel Ángel Perera, silencio en ambos. Joselito Adame – que confirmó alternativa – ovación con saludos y palmas de despedida.

Según crónica de Javier Hernández para burladero.com sobre la actuación de Miguel Ángel Perera esta tarde en Las Ventas: «Miguel Ángel Perera, amigo del infortunio en este ciclo, convicto de los insípidos y alistado entre los desapercibidos. Mala sombra la suya, por no tener un mínimo toro, por carecer de la chispita necesaria y por ganarse otro susto en una peligrosa zancadilla. Mala puntería la suya, con dos horribles espadas.«

  • Córdoba.- Toros de La Palmosilla. José Luis Moreno, oreja y dos orejas. Alejandro Talavante, silencio y oreja. Cayetano, silencio y silencio tras aviso.

Según crónica de Fidel Arroyo para burladero.com sobre la actuación de Alejandro Talavante esta tarde en Córdoba: «Una oreja cortó en el quinto Alejandro Talavante después de un trasteo muy intermitente, con demasiados altibajos, el toro de primeras se mostró algo brusco y el torero a base de porfiar consiguió medio meterlo en la canasta por el pitón izquierdo. La faena resultó larga y en ella el pacense intercaló algún buen natural con muchos enganchones y demasiadas probaturas. El público cordobés, muy benevolente hoy, quiso que paseara un trofeo».

«Con su primero poco pudo hacer Alejandro, fue un toro rajadito y sin fuerzas que perdió varias veces las manos durante la faena de muleta, estuvo bastante rato en la cara del toro, probando por uno y otro pitón, aunque debido a la flojera del toro poco sacó en claro».