Agüita de la fuente el Berro

0
577
Rafael Cerro. (FOTO:Juan Pelegrín/Las-ventas.com)
Rafael Cerro. (FOTO:Juan Pelegrín/Las-ventas.com)

La lírica arrebatada de Fernando Naranjo Durán declama la actuación de Rafael Cerro en Madrid. El joven novillero, ex alumno de la Escuela Taurina de Badajoz inspiró al poeta de El Repilao que le brindó estos versos…

Fernando Naranjo Durán.-

Su virgen guadalupana

lo tiene que remediar,

y este manito pensar…

Su rosa de mejorana

no perfuma, ¿por temprana?

Dejad que la dore el tiempo,

y florezca sin tormento

su ilusión de ser torero.

Ser un Silveti ranchero

y rolar a cuatro vientos!


Este serio segoviano

alto como un pino verde

tras de la espada se pierde

como agua en cauce romano,

venerada por cristianos

en su Castilla más vieja..

Donde al toro se corteja

con toda la fe de Cristo

aplaudir no me resisto

de este Barrio ni una queja.


Sujetando a rompe-puertas

su capote de alhelí

arracimó garlochí

dejando las claves puestas

para inmediatas respuestas

a lo que gusten mandar!

Parar Templar y soñar

eternidad en el tiempo,

sereno temperamento

para mejor gobernar…


Genuflexo y firme encierra,

y en su franela se aloja,

pétalos de flores rojas

cual, una tarde en mi sierra

la sensación se conserva

a veces le puede al hierro

Hoy puntualísimo encierro,

ese sucio jabonero

con aires de añejo utrero

hizo soñar a este Cerro.


Cómo escribir el bostezo

de aquel Madrid tan sombrío

obviando su poderío

sin analizar su esfuerzo

Huérfano de todo atrezzo

va zurciendo lazo a lazo

templados, y firmes trazos

ese concepto esencial

en su hacer fundamental,

la hondura en sus muletazos…