«No hay palabras…»

0
600

Dicen que es de bien nacido ser agradecido. En la novillada del pasado lunes, Rafael Cerro se acercó a las tablas, pidió el micrófono de Canal + Toros y con un lacónico, a la par de emotivo: «No hay palabras. Maestro, le quiero mucho», brindó la muerte del primer novillo a su apoderado y mentor José Ortega Cano, que en esos momentos se debatía entre la vida y la muerte en un hospital sevillano. He aquí el momento del brindis.

Rafael Cerro brindando a Ortega Cano a traves del Plus. (FOTO: J.M.Cantero)