MARQUÉS VILLALBA DE LOS LLANOS/Tentadero

Bravura a campo abierto

0
1557

La mejor manera de medir la bravura de una res es tentándola a campo abierto, sin puertas ni tablas que sujeten al valor. Es la pureza extrema: hombre, caballo y toro unidos en la dehesa por el hilo de la bravura. Como en este reportaje en La Cercada, la finca de Miguel Moreno Zapata.

Antonio Girol.-

Alborea la mañana en ‘La Cercada’ cuando el trino de los pájaros se confunde con el rotor de los motores de los coches que se acercan hasta el corredero. Desde los remolques las cabalgaduras observan a los novillos, que plácidamente descansan en manada junto a una parada de pacientes bueyes. Poco a poco, sin prisas, garrochistas y acompañantes, perfectamente ataviados para la ocasión, van llegando y reciben el recio saludo campero de Miguel Moreno al que acompaña D. Gregorio Moreno Pidal, su padre y máxima institución del rejoneo extremeño.

Dejado atrás los saludos es la hora de probar la bravura a campo abierto. Es la hora de probar a los caballos y de probar a los jinetes. Segundos antes, una oración sale del grupo rumbo a un cielo despejado que se recorta en purísima con el oro de los rayos de sol que, aún tímidos, asoman tras los cerros.

Al otro lado del corredero la manada aguarda para que uno a uno vayan saliendo los novillos del hierro de El Marqués de Villalba de los Llanos a favor de querencia, en busca de esa aguas lacustres que como en un espejo reflejan encinas preñadas de incipientes bellotas. Y tras de ellos, dos hombres y dos caballos, a galope, para demostrar que la bravura es el único misterio insoslayable que nos queda…

Así es una tienta en ‘La Cercada’, en casa de Miguel Moreno Zapata; pero mejor que estas torpes palabras es apreciar la grandiosidad de las fotos de Gallardo.

El hierro a fuego de Marqués de Villalba de los Llanos. (FOTO:Gallardo)

 

BRAVURA A CAMPO ABIERTO. FOTOS: GALLARDO.

En formación antes de dar comienzo a la faena campera. El ganadero Miguel Moreno en perfecto estado de revista. La manada es trasladada hasta el lugar desde donde correrán.
Las primeras colleras se encaminan a sus puestos. El primero en acosar es Miguel Moreno amparado por  Antonio Torrado Palomo. Jesús Ballesteros y la atenta mirada de su amparador Pablo Morón.
Francisco Castillo a punto de derribar al novillo tras ser amparado por Fco. Javier Santos. Lugar exacto donde hay  que apoyar la garrocha para tumbar... Como en esta echada de Javier Terrón, acompañado de José M. Garrido.
Una vez provocada la caída, toca medir la bravura en el peto. Gregorio Moreno Pidal, historia viva del toreo a caballo. Nueva carrera en esta ocasión le toca a la pareja formada por Antonio Gomez Nuñez amparado por Luis Muñoz Bigeriego.
Borja Ruiz llama al novillo para que se arranque de largo. Toca sacar al toro del peto, con tiento lo hace Luis Muñoz. Al igual que el ganadero Miguel Moreno con su hijo en la grupa.
Miguel Moreno comentando los avatares del tentadero. ...junto a su hijo Santiago Moreno Barranco. Antonio Gomez ( Junior ), Francisco Javier Santos y Javier Gonzalez Barguero, charla de garrochistas.
Turno para José Álvarez 'Pecho', amparado por Antonio Torrado Palomo Antonio Gómez y Luis Muñoz tiran del novillo hacia la querencia. Jesus Terrón y Manolo Cenicero imantando la embestida en sus grupas.
Tío y sobrino, generación de buenos garrochistas y toreros. Jesús Terrón perfectamente ataviado. El colorao se arranca con fijeza al caballo de Borja Ruiz.
Y José Juan Gil tira de él con trote torero. Otro novillo es tentado en su bravura. Miguel Moreno lo encela en su cabalgadura para sacarlo de la suerte.
Paco Castillo y Fco. Javier Santos anduvieron certeros en su turno. Jesús Ballesteros y Pablo Morón comentan su intervención. Javier Terrón y José M. Garrido en una bonita estampa.
Javier González Borguero y Juan José Porras se las vieron con un novillo con hechuras Jesús Terrón y Manolo Cenicero que lo amparaba, tumbando a la res. El colino de Jesús Terrón en actitud muy campera.
El piquero Borja Ruiz aguardando su turno. Afilando la puya con manos expertas. Los garrochistas al abrigo de una frondosa encina.

…Y tocó el turno de quemar a las reses con la muleta.

Javier Ambel hace acto de presencia, acompañado de su hermana y su novia... Ambel Posada se luce a la verónica a campo abierto. Sobre la mano derecha templó la embestida.
Por el izquierdo Santiago lo supo entender. Hasta conseguir excelentes naturales. Citó de lejos y el novillo respondió con fijeza.
Y le bajó la mano para someterlo. Luego llegaría el turno de Posada de Maravilla. El menor de la saga se gustó con la derecha.
Alargó la embestida por el izquierdo al natural. Muy firme citó de lejos para embarcar la embestida. Rematando la serie con el de pecho de pitón a rabo.
Toro y caballo, unidos en la dehesa.

Epílogo…

Toca refrescarse después de un día de campo... O jugar con el agua si eres más revoltoso... Para poner rumbo al hogar en fraternal compaña.