BALANCE de la jornada

Talavante embelesa a la afición limeña

0
1218

Alejandro Talavante desata la locura en la plaza de Acho a base de improvisar una faena de corte mexicano que engrandece aún más su figura en esa América taurina que le idolatra como propio.

Redacción.-

El balance de las actuaciones de festejos en plazas pacenses o de toreros de nuestra tierra que han realizado el paseíllo hoy, domingo  4 de diciembre, ha sido el siguiente:

CORRIDA DE TOROS:

  • Lima (Perú).- Toros de San Sebastián de las Palmas. El Fandi, ovación y dos orejas; Alejandro Talavante, dos orejas y ovación tras aviso; Daniel Luque, oreja con petición de la segunda y ovación.

Según crónica de Mónica Alaejos para mundotoro.com sobre la actuación de Alejandro Talavante en la plaza de toros de Acho: «La memoria de Talavante es mexicana, tiene ese acento mitad romántico mitad ironía que de dulce suena muy dulce pero de enfado… sal corriendo lejos lo antes que puedas. Qué bien le sienta México a este torero. Su memoria lo sabe y a través de ella nos regaló esta tarde una faena con ese sabor añejo de la muleta arrastrada y el torero abandonado. Talavante se peleó con su memoria mexicana jugando a la improvisación en cada tanda.»

«En un inicio de faena al compás por abajo y a pies juntos. Después y ya en los medios llevó al toro largo y hondo, cambiándole el viaje por la espalda en varias ocasiones, roto del todo. Por el pitón izquierdo el de San Sebastian de las Palmas se quedaba más corto pero conduciéndolo muy templado Talavante lo convenció de que lo que mejor podía hacer en beneficio de la memoria de los presentes, era embestir. Atornillado en el suelo, con las zapatillas clavadas en la arena anduvo en la cara del toro, creando, improvisando, sorprendiéndonos a todos, a sí mismo y a su memoria, que se volvió loca tratando de tomar nota de una obra plena de inspiración.»

«El segundo de su lote fue un toro más alto y más feote de hechuras, soso y parado. Aquí si la memoria mexicana de Talavante sacó su parte española para, a base de toques secos, ayudar al torero a afianzar las embestidas, a base de tandas cortas de transición por el pitón derecho pulirle las arrancadas sin ritmo y a base de una mano izquierda templada ayudarle a colocar mejor la cara en los finales.

Con las dos orejas de su primero. (FOTO: Guillermo Rivas-Aficionperu.com)

Memoria, esfuerzo y técnica, lástima que la espada no colaborase a un final feliz.»