ISRAEL LANCHO - Matador de toros

«La temporada de la que me siento más orgulloso»

0
439

Israel Lancho repasa su temporada 2011, a la vez que reflexiona sobre su tauromaquia y su manera de enfrontilar su vida. La visión más personal y ponderada de un torero distinto en todos los sentidos. (GALERÍA GRÁFICA EN EL INTERIOR)

Antonio Girol.-

La Sierra de Alor nos recibe con un mar de nubes que cubre con su bruma cada rincón de su edénica orografía. Lugar por el que Israel Lancho se maneja como en su casa. Hasta allí hemos querido acudir para acompañar al torero pacense en una entrevista en que repasamos no solo su temporada, sino su forma de enfrentarse al mundo, o lo que es lo mismo: su filosofía de la vida. La de un joven hecho a sí mismo, que lucha día a día como si fuese un guerrero de la antigüedad en busca de su mito…

– Israel, termina 2011, un año en el que has vivido triunfos y sinsabores, como no puede ser de otro modo en el mundo del toro. ¿Has notado cómo evolucionabas a lo largo del año?  Si ha sido así, ¿a qué crees que se ha podido deber ese cambio?

– Mi evolución es continua aunque lenta, pero no paro de buscar y buscar para mejorar y ganar profundidad en el trazo. Y respondiendo a la segunda pregunta, creo que una de las cosas que me hacen mejorar es no pensar en el destino y en cambio disfrutar del camino.

– La soledad es tal vez la mejor compañera del torero, y la más fiel. Imagino que paseando junto a ella por este paraje en el que nos encontramos (Sierra de Alor), habrás tenido momentos de debilidad, en los que uno se pregunta si merece la pena tanto sacrificio. Cuando acechan esos momentos de dudas,  ¿en qué te gusta refugiarte para volver a salir a flote?

 

Contestando envueltos en la niebla de la sierra. (FOTO: Dàrio Alves)

– La soledad es la mejor compañera si aprendes a convivir con ella, yo incluso la busco muy a menudo. Se da el caso que llego a encontrarla en medio de un caos o un gentío. Cuando más la necesito y la hallo es en el callejón entre toro y toro, me meto en una burbuja y no permito que nadie entre. Digamos que ahí mando yo, es mi momento.

Estoy seguro que si la tauromaquia fuese una tradición oriental, o mismamente venida de las praderas del oeste, aparte de habérnosla importado, habrían escrito multitud de libros sobre cómo es la filosofía del torero. Sin embargo, aquí nos la cogemos con papel de fumar y minusvaloramos el esfuerzo que supone concienciar la mente para crear arte ante un animal fiero. Es mi opinión, no sé si tú la compartes…

– Pienso que no podemos pretender ser más papistas que el papa. No es cuestión de que te gusten, o no los toros; se trata más bien del respeto. Hay una escala de valores y prioridades, y para mi, primero está la vida del hombre antes que la de cualquier animal, a los que siempre hay que respetar y darles el lugar que les corresponden y merecen. Fíjate que hoy día, por ejemplo, casi no quedan mulos o burros, cuando hasta hace poco eran la principal mano de obra para el hombre del campo. Seguramente a estos animales si les hubiesen preguntado habrían dicho que no les gustaba labrar miles de hectáreas, sin embargo era necesario. Luego los sustituyeron por máquinas, ¿y qué ha pasado? Están en claro peligro de extinción. Algo así pasaría con los toros si no existiesen las corridas. No serían necesarios, y nadie los criaría. ¿Conocen eso los antitaurinos? Sinceramente, lo dudo. Y que conste que respeto sus opiniones sin fundamentos.

Amanece una nueva temporada para Lancho. (FOTO: Dàrio Alves)

La temporada de 2011 ha sido corta en festejos, pero intensa en emociones. Podríamos decir que las  ha habido de todo tipo, empezando por tu actuación en Badajoz con tu padre prácticamente de cuerpo presente; o el zambombazo, en todos los sentidos, de tu actuación en Tafalla. Si te parece podemos empezar por Badajoz, y tú nos vas comentando tus recuerdos y cuáles han sido tus impresiones de la temporada.

 

– La cita de Badajoz no la pude disfrutar por lo que llevaba pasado con el fallecimiento de mi padre. No me salía celebrar el triunfo sabiendo que me faltaba alguien tan importante en el tendido. Era una sensación extraña, pero a su vez me tranquilizaba saber que él hubiese disfrutando si me hubiese visto. Era cuestión de asumir la pérdida y pensar que Dios quiso que así fuese.

– Después vino Tafalla y todo lo que supuso esa tarde…

– Cierto, no volví a vestirme de luces hasta mediados de agosto en Tafalla. Fue una tarde complicada por el percance que sufrí en el primer toro. Literalmente el ejemplar de Prieto de la Cal me partió la cara, y continué en el ruedo porque el dolor reside en la mente y se le puede ganar la pelea. Y así lo hice matando a mis dos toros. Hasta tal punto vencí que cuando entré en la enfermería caí rendido, pero tranquilo porque había crecido como persona.

– Fue un hecho heroico que un pueblo tan ‘duro’ como el navarro ha sabido reconocerte.

– Así es, hace un mes aproximadamente me concedían una mención especial en la entrega de los premios que anualmente concede el Club Taurino de Tafalla, lo que se tradujo en el ‘Premio al Pundonor’, que así se llama. Te puedo asegurar que ha sido una inyección de moral inmensa, y cada día antes de salir a entrenar me gusta mirarlo.

– Ese gesto tuvo además la recompensa de que te incluyesen en Mérida.

– Gustavo Postigo, empresario de Mérida, me vino a ver tras lo de Tafalla y me dijo que iba a abrir el cartel para que en lugar de una terna fuésemos cuatro toreros. En Mérida volví a lanzar la moneda y disfruté, a pesar de que la tarde no fue especialmente lucida y encima me llevé otra cornada, en esta ocasión en la pierna derecha.

– Si tuvieses que poner un titular a la temporada…

– Diría que es una temporada de la que me siento muy orgulloso.

– Hace unos días publicábamos en Badajoz Taurina que vas hacer temporada en Perú, cuéntanos un poco cómo ha surgido esa idea y en qué va a consistir.

– Bueno, esta es una pregunta que quien mejor la podría contestar es Fernando Cantos, mi apoderado. La idea es intercalar la temporada española con la peruana. Tengo la sensación de que va a ser una temporada buena, aunque eso dependerá de mí. Comienzo el próximo 3 de febrero en Sócota, con toros de Roberto Puga, y ojalá que las cosas rueden bien y la afición peruana descubra una tauromaquia que creo será de su gusto.

Reflexiones entre brumas. (FOTO: Dàrio Alves)

Eres una persona que tiene muchas inquietudes, una de ella es el mundo de la moda y la televisión, ¿crees que en un mundo tan cerrado como el taurino esto te puede crear cierta animadversión entre los más puristas?

Siempre he pensado, y creído, que a los aficionados, sean más o menos puristas, eso no les importa si luego das la talla en la plaza. También tienen que entender que hay que ir con los tiempos y creo que no le hago daño a nadie con desfilar en Cibeles, algo que no está al alcance de cualquiera; o si acudo a defender a un amigo a un plató de televisión, que además de amigo personal es una grandiosa figura del toreo

– Gracias Israel por dedicarnos este rato y atender a Badajoz Taurina.

– Gracias a vosotros por dejar que me exprese tal como soy  y así se me conozca mejor.

LA TEMPORADA DE LANCHO EN IMÁGENES. FOTOS: GALLARDO.

Badajoz. Feria de San Juan, 23 de junio de 2011. Toros de Luis Albarrán. Dos orejas en su primero.

Por estatuarios en Badajoz. Gesto de valor en su primero. Vuelta triunfal sabiendo que tu más fiel seguidor no está en el tendido.

Tafalla. 19 de agosto de 2011. Toros de Prieto de la Cal. Vuelta y ovación. Ganador del Trofeo al Pundonor del Club Taurino de Tafalla, por matar a sus dos toros con la cara partida.

Con la cara partida en Tafalla. Merecedor de un premio a su pundonor torero. (FOTO: CEDIDA)

Mérida. Sábado, 3 de septiembre de 2011. Toros de Arcadio Albarrán. Oreja y ovación.

Gaoneras en Mérida. Muy mayestático en el inicio de faena. Tauromaquia imperecedera...