OLIVENZA - 1ª de feria

Victoria ‘visitante’

0
1218

Álvaro Sanlúcar gana la partida y sale en solitario por la puerta grande de Olivenza tras cortar tres orejas de un encierro noble de José Luis Marca. Los dos tomases de Llerena solo pudieron pasear un trofeo.

LA FICHA

ASTADOS: Se han lidiado novillos de José Luis Marca, nobles en general y de juego desigual.

ESPADAS:
– Tomás Angulo (botella y oro), oreja y saludos desde el tercio.
– Tomás Campos (azul rey y oro), oreja y saludos desde el tercio.
– Álvaro Sanlúcar (rosa y oro), oreja y dos orejas.

INCIDENCIAS: Más de media entrada en tarde fría y nublada. Los tres actuantes debutaban con picadores. Al igual que el picador Manolo Quinta.  Presidió Antonio Moreno, veterano torero de plata emeritense.

Álvaro Sanlúcar, a hombros en Olivenza. (FOTOS: Gallardo)

CLICK PARA IR A LAS SIGUIENTES SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA
AL QUITE
En breve…
GALERÍA de CUADRILLAS
OTRAS IMÁGENES

Antonio Girol.-

Anochecía. Y por entre el encapotado cielo oliventino se asomaban con timidez algunas estrellas para contemplar la salida a hombros de Álvaro Sanlúcar. Había acudido el jerezano a la feria con la vitola de ‘visitante’ en un festejo en el que dos ‘locales’ jugaban sus bazas. Resultando a la postre triunfador de una novillada que había despertado un gran interés entre los aficionados.

No en vano debutaban los dos alumnos más aventajados del pasado curso taurino de la Escuela de Badajoz. Los dos chavales que más premios cosecharon en los certámenes a los que habían acudido. Y a su vez, dos de las máximas esperanzas futuras del toreo extremeño.

En los chiqueros esperaban seis novillos de José Luis Marca, muy en la línea de la casa, bastante manejables y nobles en conjunto.

Abría cartel el llerenense Tomás Angulo, debutante con los del castoreño como sus otros dos compañeros. En primer lugar le correspondió ‘Portugués’, herrado con el 44 y de pelo jabonero. Un novillo tan bueno como falto de fuerzas. A lo que hubo que sumar dos volteretas que hicieron mermar aún más sus energías. La primera de ellas sobrevino tras el recibo de capote.

Se marchó el de Marca al equino que guardaba la puerta y le administraron una vara. Anduvo listo ‘Suso’ sacándole de la jurisdicción del piquero andándole hacia atrás para no robarle un solo capotazo. Y tras quedar colocado en suerte le dieron el puyazo reglamentario.

Tomás Angulo citando de lejos a su primero. (FOTO: Gallardo)

No quedaron ahí los encuentros con el peto, ya que al intentar quitar Tomás Campos por gaoneras, el novillo volvió a irse al caballo y de nuevo le metieron las cuerdas. Salió el animal del encuentro y dio otra voltereta. La segunda.

Tras el brindis, Angulo dio inicio al trasteo de muleta con ayudados por alto de ejecución muy suave, saliéndose toro y torero hasta la segunda raya; en donde comenzó a dar distancia para traer al novillo enganchado a media altura en una faena en la que imperó la suavidad en todo momento. Por el izquierdo solo dio una tanda, que también llevó el galón de la delicadeza en la ejecución de los naturales, a fin de que la res no viese mermada más sus facultades.

Volvió a la diestra para enjaretar varios circulares invertidos con los que remató la serie antes de dejar enterrada la espada en el rincón. El público pidió un trofeo y el presidente Antonio Moreno, concedió el premio.

Al que hizo cuarto de lidia ordinaria poco le hizo con el capote. Intentó un quite por chicuelinas con más voluntad que buena ejecución por la brusquedad con la que el animal topaba en las telas. Este ejemplar los brindó por partida doble. Primero, al público. Para acto seguido marcharse a las tablas a brindar a ‘El Juli’.  Planteó la faena bajo el sello de citar en largo y así lo hizo en la primera tanda. Sin embargo, ya en la segunda el utrero, que había llegado desfondado al último tercio, entregó la cuchara y empezó a quedarse corto y ponerse a la defensiva; obligándole a dar medios pases. En un alarde de valor achicó espacios y se pegó un arrimón que a punto estuvo de costarle una voltereta. Epilogó faena por bernadinas y mató de estocada entera tras haber recibido un recado presidencial. El público de forma cariñosa le obligó a salir a saludar al tercio amagando el torero con dar la vuelta al ruedo.

El siguiente novillero en debutar sería Tomás Campos. Y lo hizo con ‘Pistacho’, número 10, de pelo negro y 430 kilos de peso.  El de Marca tuvo una salida algo brusca lo que impidió al llerenense poder lucirse con el capote. Quiénes sí se lucieron, y con creces, fueron José Manuel Montoliú y Manu Izquierdo, en banderillas, teniendo que desmonterarse.

Tomás Campos toreando en redondo. (FOTO:Gallardo)

Efectuado el brindis de rigor, sacó al novillo hasta los medios con mucha torería en el trasteo inicial.  No estuvo fino a la hora de plantear faena de inicio, ya que se equivocó al dar mucha distancia a un astado que requería ir siempre tapadito. Sin embargo demostró que le rige bien la cabeza porque en la siguiente tanda corrigió el planteamiento y ligó una serie por el derecho que consiguió calar en los tendidos. Lástima que por el izquierdo faltase esa ligazón, siempre necesaria para calar en el público. Y por eso volvió a la diestra para conseguir algunos pasajes de buena rúbrica con los de pecho, a un novillo que tenía muchas teclas que tocar y con el que hubo momentos de buen entendimiento. Agarró uan estocada entera y paseó un trofeo.

El jabonero sucio que hizo quinto fue de largo el novillo más feo del encierro por hechuras. Dejando inédito el toreo de capa del novillero de Llerena. Brindó a los maestros Antoñete, Luis Reina y Rivera Ordóñez; los dos primeros sus profesores en la Escuela de la que oficialmente se licenciaba esta tarde, y el tercero su gran valedor a partir de ahora.  Vio que el izquierdo era el pitón más boyante y por ese lado enjaretó una tanda en la que en algunos momentos pudo bajar la mano, a pesar del que el utrero no descolgó en ningún momento. Continúo por el derecho, mano con la cual sufrió un desarme que corto de raíz el vuelo que comenzaba a coger la faena. A pesar del empeño del torero no pudo recuperar el nivel de los primeros compases principalmente por la falta de entrega de un novillo que jamás se empleó y siempre llevaba la cara a media altura. Pinchó en varias ocasiones antes de dejar una estocada tendida que precisó del verduguillo. Al igual que su paisano, el público le obligó a salir a saludar al tercio tras el arrastre.

‘Cantador’ se llamaba el tercero, herrado a fuego con el 36 y de 430 kilos de peso, algo gachito de encornadura y de capa negra. Lo recibió Álvaro Sanlúcar con un ramillete de verónicas de mecida ejecución. Las mejores de toda la tarde. También este ejemplar enterró los pitones en la arena para dar una voltereta como hiciese el primero. Le enjaretó Angulo un vistoso quite por tafalleras.

Brindó al respetable y se echó la muleta a la derecha. Tiene el jerezano un corte de toreo que llega mucho al público por su ejecución siempre buscando descargar el muletazo por debajo de la pala del pitón.

Doblón torero de Álvaro Sanlúcar. (FOTO:Gallardo)

De esa forma instrumentó una serie de naturales en los que enganchaba con precisión al ejemplar de Marca, lo llevaba prendido de la muleta para soltarlo con un giro perfecto de muñeca. Idéntica tesitura ofreció por el derecho, encontrando una ligazón que no terminó de hallar por el izquierdo, lo cual hizo que su toreo en redondo llegase con más eco a los tendidos.  Mató de entera caída y consiguió el mismo premio que sus compañeros de debut.

El otro jabonero del encierro salió en sexto lugar. No estuvo tan lucido Sanlúcar en el recibo de capote como con el anterior. Tampoco estaba sobrado de fuerzas y el torero lo entendió perfectamente cogiéndole el ritmo a base de templarle mucho la embestida.  Se fue apagando el animal y eso no fue óbice para que el de Jerez declinase en su faena, sino al contrario ya que basó su toreo en saber acompañar con ritmo las cada vez más cortas embestidas, que fue acariciando con su muleta. Se tiró en lo alto y fue volteado a la misma vez que dejaba una estocada entera que le valió la segunda oreja.


AL QUITE

Antonio Girol.-

En breve.

 

GALERÍA GRÁFICA de GALLARDO

Tomás Angulo.

Tomás Angulo.

Tomás Angulo.

Tomás Angulo.

Tomás Angulo.

Tomás Angulo.

Tomás Angulo. Tomás Angulo. Tomás Campos.
Tomás Campos. Tomás Campos.

Tomás Campos.

Tomás Campos. Tomás Campos. Tomás Campos.
Tomás Campos. Álvaro Sanlúcar. Álvaro Sanlúcar.
Álvaro Sanlúcar. Álvaro Sanlúcar. Álvaro Sanlúcar.
Tomás Angulo. Tomás Angulo. Tomás Campos.

Tomás Campos.

Álvaro Sanlúcar.

Álvaro Sanlúcar.

Álvaro Sanlúcar.

Álvaro Sanlúcar.

Álvaro Sanlúcar.

 

 


GALERÍA DE CUADRILLAS. FOTOS: GALLARDO.

Manolo Quinta, hijo. Otro debutante más. Jesús Márquez. Jesús Márquez.
José Manuel Montoliú.

Manu Izquierdo.

Mumbrú.
Antonio Lavado. Barquinha. Manuel Larios.

OTRAS IMÁGENES. FOTOS: GALLARDO.

El delegado Antonio Mesa y Anabel Moreno, presidenta de Sevilla. Reina y Antoñete orgullosos de sus alumnos. Firmando a favor de la fiesta. No se olviden de pasar por ese stand.
Álvaro Acevedo, Sixto Naranjo y García Barquero, trío de ases.

Rivera Ordóñez y su apuesta por Tomás Campos.

Valentín Cortés, alcalde de Llerena, con sus toreros.

Vamos allá...

Por tí, Lili Marleen! Ángulo brindando a J.Enrique Moreno.

Herrera, Carlos. Comunicador de ustedes.

Indiferentes ante semejantes bellezas...Inexplicable

José María Hermosa comandando a la tropa barcarroteña.

¡Qué monas van estas chicas siempre!

¿Sabes aquél que iban un francés, un inglés y un español...?

D. José Luis, ¿está usted ahí?

Los padres de Campos, depositarios de su brindis de debutante.

Berho, Ojeda y la futura mamá Carmen Arrobas.

Sin pestañear.

El maestro Curro Durán y su hijo.

Olivenza abre la temporada de bellezas en los tendidos

Juan Bazaga y Manolo Bejarano también debutaban en la tele pública extremeña.

Medio brindis para el público y otro medio para 'El Juli'

¡Vaya tardecita que llevas con el móvil, hijo!

Gratitud triple.

Chaqueta a juego con los ojos, eso es ir conjuntada a los toros Ese pitón izquierdo evocó malos recuerdos...afortunadamente no pasó nada. Romero de Torres seguro que la hubiese retratado.