DON BENITO - Corrida del Aniversario

A hombros de costaleros

0
1089

Morante de la Puebla, ‘El Juli’ y Alejandro Talavante, acompañados del mayoral de Garcigrande, abandonan el Domingo de Ramos en hombros la plaza de Don Benito (GALERÍA GRÁFICA EN EL INTERIOR)

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Garcigrande, correctos de presentación y juego.

ESPADAS: -Morante de la Puebla ( rosa y oro), oreja y oreja.

-El Juli ( grana y oro ),dos orejas y dos orejas.
-Alejandro Talavante ( verde prado y oro), dos orejas y dos orejas .

INCIDENCIAS: Corrida conmemorativa del aniversario de la inauguración del coso dombenitense. Tarde nublada con lluvia intensa durante la lidia del cuarto y el quinto. Prácticamente lleno en los tendidos.


Todos a hombros en el acto final de la corrida de Don Benito. (FOTO: Gallardo)

CLICK PARA IR A LAS SECCIONES
AL QUITE: Domingo de Palmas…
GALERÍA GRÁFICA
GALERÍA CUADRILLAS
LAS OTRAS IMÁGENES

 

Antonio Girol.-

Amenazaba lluvia. El cielo salpicado de nubes cárdenas incitaba a mirarlas de soslayo; y que las gentes al verse, y tras el saludo de rigor, se interesasen por el estado del tiempo en aquellas localidades desde donde arribaban a la plaza. “En Badajoz ha caído una tromba sobre las tres”. “Pues a nosotros  nos ha llovido a la altura de Medellín…” eran algunos de los comentarios más repetidos durante la espera del comienzo.

Con esa incertidumbre rompían plaza las tres cuadrillas bajo los sones de ‘Tercio de Quites’ saludados por la clamorosa ovación de unos tendidos prácticamente llenos de un público festivo y bullanguero al que solo le faltó en algunas ocasiones pedir música en la suerte de varas.

Respetó el tiempo en los tres primeros. Sin embargo, con la salida al ruedo de ‘Camomila’, castaño chorreado, herrado con el 46 a fuego, comenzaron a caer gotitas que se transformaron en un aguacero en el momento en que Morante desgranaba derechazos desmayados en el centro del ruedo.

El primero se empleó empujando con saña en el peto en un puyazo largo. Lo tanteó José Antonio a media altura para comprobar qué fuerzas le quedaban tras el encuentro con el picador.  No terminó de romperse el toro a embestir en la muleta del sevillano que tuvo que perderle algunos pasos en las primeras tandas por el derecho al hacerle constantemente hilo. No cogió en ningún momento vuelo la faena ni por uno ni por otro pitón a pesar de la disposición del espada.

Remate de Morante al primero de su lote. (FOTO:Gallardo)

Si bien la estética de Morante y los detalles que dejaba en los cierres de serie aderezaban el conjunto del trasteo, que epilogó por ayudados a dos manos para dejar a su antagonista en suerte y cobrar una estocada que hizo rodar al astado sin puntilla. Fue premiado con una oreja y el toro despedido con división de opiniones.

Al mal tiempo, buena cara.-

El cuarto apretó para dentro en el segundo lance a la verónica. Manseó en banderillas y puso en un apuro a ‘El Lili’ en el par que cerraba el tercio. Algunos agoreros chasqueaban la lengua al ver el panorama y sobre todo al observar como cada vez se entoldaba más el cielo. Morante inició por ayudados a dos manos, muy suaves, dados casi sin molestar, para salirse con el toro hacia los medios donde, inteligentemente, sabía que el defecto que había acusado de inicio iba a ser menos elocuente. Y justo entonces arrancó a llover con fuerza.

Sin embargo el contratiempo no amilanó al de la Puebla, que, impertérrito, comenzó a desgranar derechazos desmayados, con la barbilla clavada en el pecho, y la cintura relajada que combatían las adversidades climatológicas haciendo que el público tuviese que detenerse a aplaudir con una mano metida en la manga del chubasquero y la otra a la intemperie. E incluso que los que huían buscando el refugio de los velones tuviesen que correr volviendo la vista atrás. Eso, solo lo consigue Morante y al que no le guste es que tiene un problema…yo diría que grave. Mató de estocada trasera y cobró otra merecida oreja, que declinó pasear debido al fuerte aguacero que asolaba en aquellos momentos.

'El Juli' en toda su dimensión. (FOTO:Gallardo)

Paliza desde el primer round.

‘El Juli’ tenía esta tarde una oportunidad pintiparada de asestar un golpe seco, en sentido figurado, a Manuel Martínez Erice, ‘Choperita’ en los papeles, apoderado de Talavante y a su vez co-empresario de Las Ventas, tras su ausencia de los carteles del serial madrileño. Y si algo caracteriza al de Velilla es que es un duro fajador al que a raza no hay quien le gane.

Al segundo de la tarde lo paró a pies juntos por verónicas que se deslizaban en sus muñecas con extrema suavidad. Le hizo un quite por chicuelinas, antesala del singular inicio de faena de muleta con un pase de las flores.

Tenía el de Garcigrande el defecto de quedarse corto y Julián se lo fue corrigiendo a base de consentirle en la primera serie de derechazos en los que aguantó el molesto calamocheo. Poco a poco fue ahormando la embestida del animal hasta terminar por ir corrigiéndole la tendencia a puntear la franela y así enjaretarle dos buenas tandas con la diestra y una aún mejor con la zurda. En las que puso en evidencia de nuevo su privilegiada cabeza al servicio del toreo. Por tres ocasiones enjaretó un redondo invertido que remató con guapeza en un gran pase de pecho. Dejó un gran volapié y paseó dos orejas.

Vencedor por K.O. al segundo asalto.-

Cuando el quinto hizo acto de presencia en el ruedo todavía arreciaba la lluvia. Dos veces clavó los pitones en la arena y se dio sendas costaladas, lo que hizo que se mermasen sus fuerzas. No era fácil el del hierro de Domingo Hernández, sin embargo las dificultades que entrañaba no fueron apreciadas por el público más preocupado de no mojarse que de prestar atención al comportamiento del animal. Al que entendió perfectamente Julián doblándose de inicio con él, sometiéndole por bajo y demostrándole quien mandaba en aquel enfrentamiento.

Tras presentar sus credenciales comenzó a hilvanar muletazos consiguiendo que el astado en cada tanda se rebosase más en la muleta, sobre todo por el pitón izquierdo por medio de una serie de naturales macizos y rotundos, que hicieron que incluso pareciese mejor el toro de lo que en realidad fue. Consecuencia inequívoca de la maestría de un torero en su plenitud, que recetó otra estocada y un nuevo golpe en ‘los morros’ de aquellos que han querido cobrarse la pieza mayor de una absurda lucha, privando con ello a sus aficiones de la máxima figura de la tauromaquia en estos tiempos.

Tocado por los dioses.-

Si hay ahora mismo un torero que es sinónimo de efervescencia sin duda es Alejandro Talavante por el entusiasmo que supone ir a verle a una plaza de toros. Entusiasmo por otro lado correspondido por su tauromaquia macerada en pulque, el elixir de los dioses aztecas.

A su primero lo saludó salpimentando las verónicas de recibo con chicuelinas rematadas con una soberbia media. El tercio de muleta lo inició enroscándose sobre su cintura al de ‘Garcigrande’ sin mover un ápice las zapatillas de la arena.

Talavante cimbrea la cintura para alargar el trazo. (FOTO:Gallardo)

Sabe Alejandro combinar el toreo fundamental con esas pinceladas mexicanas que hacen tan especial su tauromaquia actual y así lo dejó patente en la faena a este ejemplar, en el que imperó el toreo en redondo,  templado, alargando la embestida, con las arrucinas que, como fogonazos, intercalaba entre tanda y tanda.  Pero si algo caracteriza al de Badajoz es su portentosa mano izquierda, con la que enjareta los naturales de mayor profundidad de todo el escalafón de matadores, como una vez más ha quedado patente esta tarde en Don Benito. Epilogó por manoletinas, dadas sin dar, valga la redundancia, del todo el pecho. Marró con el estoque en la colocación, y aún así el público le pidió con fuerza las dos orejas que le fueron concedidas.

El sexto tenía menos presencia que sus hermanos. Lo entendió perfectamente Talavante que, primero a base de derechazos de cintura cimbreada, y después de naturales de trazo largo fue exprimiendo las embestidas de un toro que tenía muchas teclas que tocar. Sonaba los sones de ‘En er mundo’ como queriendo homenajear a un torero que ha fusionado en sus muñecas las tauromaquias del mundo, tanto la de uno como las de otro lado del Atlántico, cuando Alejandro achicó espacios y se jugó una cornada al levantarle el animal los pies del suelo. Sin arredrarse ni mirarse un momento enhebró unas cuantas bernadinas de mucha exposición antes de irse tras la espada y dejar una buena estocada en lo alto.  Al grito de torero, torero, dio la vuelta al ruedo paseando el par de apéndices que le fueron concedidas desde el palco.


OPINIÓN.-

«Domingo de Palmas o palmas para el Domingo.»

Francisco Santana.-

FOTO: Digitalextremadura.com

Se cumplía el primer aniversario de la inauguración de la plaza de Don Benito y para celebrar dicho evento, como no podía ser de otra manera, nada mejor que confeccionar un buen cartel como ya nos tiene acostumbrados la empresa Coso de Badajoz. Uno de esos ajustes que nada tienen  que envidiar a los que se verá el próximo Domingo de Resurrección en las principales plazas de primera.

Frente a frente tres de los que hoy día se puede decir que son el espejo en el que muchos jóvenes se quieren ver reflejados algún día. Tres toreros que si algo les sobra es arte y entrega.

Tres genios que cuando torean se olvidan del cuerpo, para torear con el alma como ya dijo en su día el inolvidable Pasmo de Triana.

Cómo sería que ni esa lluvia tan solicitada, necesaria y deseada, quiso perderse el festejo, haciendo acto de presencia durante la lidia del cuarto y quinto toro. Bienvenida sea.

Hasta la capital de las Vegas Altas se desplazaron aficionados de toda clase y condición, entre los cuales, y gracias a Dios, en un número insignificante se encontraban los típicos que por hacer un paralelismo con la fecha que nos ocupa parecía que habían cambiado las palmas del domingo de ramos por las palmas que se escuchan en un tablao flamenco. Esos que nada más coger la muleta el torero ya están dando voces al compás de esas palmadas tan inoportunas, y que producen ese soniquete tan molesto, para que los músicos vayan preparando los instrumentos, y de camino contagiar a los demás  las ganas de jarana. Qué decir tiene, que no estoy en contra de la música como vehículo que amenice la lidia, todo lo contrario; pero a su debido tiempo y cuando de verdad se den las condiciones para tal caso.

Afortunadamente la amplia mayoría del público que se daba cita en el coso dombenitense tuvo a gala esperar pacientemente a que Morante desbordase su arte en forma de toreo templado; o a contemplar una vez más la raza y  la maestría de ‘El Juli’, esa misma  que por desgracia no van a poder ver los aficionados tanto de Sevilla como de Madrid; y a emocionarse con el gran momento que atraviesa nuestro Alejandro Talavante y que se ver reflejado en cada tarde que hace el paseíllo.

Ojalá siervan estas líneas, a su vez, para rogarles a los impacientes (que por supuesto tienen todo su derecho a expresarse) un poco de seriedad y respeto para los que se juegan la vida, que tiempo habrá durante la lidia para que los de las fusas y corcheas hagan uso del repertorio que hayan ensayado en los días previos a la corrida.

* Francisco Santana es presidente de la Peña Taurina El Volapié de Cabeza la Vaca.

GALERÍA GRÁFICA (GALLARDO)

Morante de la Puebla.

El Juli

Paseíllo sin nubes de lluvia...

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla. Morante de la Puebla. Morante de la Puebla.
Morante de la Puebla. Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

El Juli El Juli El Juli
El Juli El Juli Alejandro Talavante.
Alejandro Talavante. Alejandro Talavante. Alejandro Talavante.
Alejandro Talavante. Alejandro Talavante. Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

El Juli

El Juli

El Juli El Juli El Juli

El Juli

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante con su ramo de Domingo.

El mayoral y los actuantes a hombros.


GALERÍA DE CUADRILLAS (GALLARDO)

Cristóbal Cruz. Diego Ortíz. Sánchez Araujo.
Emilio Fernández. El Niño de Leganés.

OTRAS IMÁGENES (GALLARDO)

Ambiente en las taquillas. Mari Carmen orgullosa de su caballo. Edu Montes y Juan Belmonte, de Toros para Todos.
Andrés Calamaro siempre apoyando a la fiesta.

La familia Talavante y el ganadero Gerardo Ortega.

Ya es primavera...en Don Benito.

Murillo Márquez y Manuela, su esposa.

¡Quién pillara unas pipas! Ponte que te saque una foto con mi iphone nuevo.

Francisco Javier Campos.

Se nota que este año ha habido más días de sol que de lluvia.

Ojos de acuarela para una tarde de tintes violáceos.

Donde se ponga una morena...

Enrique Peña, tapadito.

El ganadero tomando notas guarecido por una pancarta.

Ya lo dijo Bécquer: 'Por una mirada, un mundo...'

 

...'Por una sonrisa, un cielo'