ANTONIO FERRERA - Matador de toros

«Cada día amo más a esta profesión»

0
934

Cuando faltan poco más de 48 horas para que cruce en solitario la arena del coso de Pardaleras para enfrentarse a seis victorinos, hemos querido saber cómo está viviendo estos días previos Antonio Ferrera acompañándole en su último entrenamiento y luego charlando con él.

 

Antonio Girol.-

Hay fechas que marcan la vida de un torero. La del próximo domingo, sin duda, será especial en la trayectoria de Antonio Ferrera como matador de toros, puesto que en el año en que se cumplen quince de su alternativa, se encerrará con seis toros de la divisa de Victorino Martín para conmemorar la efeméride ante sus paisanos.

Los días previos a esta cita están siendo especialmente intensos para un torero cuyo grado de madurez se aprecia cada vez más en su tauromaquia y en su forma de afrontar la vida. Hemos querido acompañarle en el último de los entrenamientos que ha efectuado de cara a la cita del día de San Juan. En la ganadería de Ortigao Costa, casi en la raya entre España y Portugal, lidió tres astados por la mañana y ocho por la tarde, con la mira puesta en la gesta que le espera a la vuelta de la esquina…

– Antonio, ¿cómo surgió esa idea de matar seis de Victorino en la plaza de toros de Badajoz?

– Hombre, no es una idea.  Más bien es algo que rondaba en mi interior desde hace tiempo.  Quería hacer algo especial, pero por circunstancias este tipo de gestos tienen que salir desde muy dentro por tu estado personal, por tu estado delante del toro, y a ello se juntaba la circunstancia de que son dos años sin estar en mi plaza, en Badajoz, y el alma me ha pedido  llevar a cabo este reto.

Antonio, una vez despachado los ocho astados de por la tarde, explicando sus sensaciones. (FOTO: AJG)

– ¿Se vive de forma distinta estos días previos?

– Yo intento vivir el día a día como casi siempre desde la exigencia que siempre incorporo a mi preparación, pero no cabe duda de que es una corrida con unas connotaciones bastante especiales, primeramente por la exigencia física, que va a ser brutal, por torear seis toros y por el tipo de toro que es, el cual exige mucho psicológica y físicamente.

– ¿Cómo es la preparación?

– Es de dos tipos: la física, a la que hacía alusión; y la mental, ya que el esfuerzo va a ser muy grande y psicológicamente hay que estar muy preparado. Y al mismo tiempo intento vivirlo con la ilusión de que toda la gente que esté ese día en la plaza se le quede esa tarde en su alma grabada.

– ¿Tan distinto es este toro a cualquier otro?

– Sin lugar a dudas. Fíjate hasta qué punto que hace unos días en una sobremesa con unos compañeros coincidíamos en reconocer que el toro de Victorino es un volver a empezar, que siempre te va hacer preguntas que ni te imaginas que podía hacerte, y eso hace que lo que va a pasar el próximo domingo cobre aún más importancia.

– ¿En quién o en qué se piensa en estos días que faltan?

– Son días en que se mezclan muchas sensaciones. Date cuenta que yo cuando hace quince años tomé la alternativa en Olivenza con una corrida de Victorino en ningún momento pensé que iba a tener la capacidad como torero y como persona de hacer un reto de este tipo…

– …Pero tu carrera ha estado siempre jalonada de retos que has ido solventando uno a uno con paso firme…

– …Efectivamente, mi carrera ha tenido esa particularidad de que he ido superando momentos y circunstancias conforme se producían. Pero volviendo a lo que me preguntabas antes, en estos días previos te acuerdas de todos esos momentos, de esas etapas. Al igual que rememoras hechos de la niñez como cuando era pequeño y en mi casa veía, por televisión, esas gestas de toreros como Roberto Domínguez o El Niño de la Capea con estos mismos toros, y ahora verme con mi mente y mi ilusión en hacer algo similar a lo que entonces ellos hicieron es otro motivo más para ilusionarme.

«…esas gestas de toreros como Roberto Domínguez o El Niño de la Capea con estos mismos toros, y ahora verme con mi mente y mi ilusión en hacer algo similar a lo que entonces ellos hicieron es otro motivo más para ilusionarme»


– Es una tarde bastante especial además por otros motivos ya que, aparte de esos dos años que llevabas si estar anunciado en San Juan, se une el hecho de que hace 11 años que no lidia Victorino en Badajoz, y curiosamente tú también estuviste esa tarde en el cartel.

– Tenía claro que si hacia este tipo de gesta en Extremadura tenía que ser con Victorino, porque es una ganadería que para mí ha sido fundamental en mi carrera y que además tiene ese plus para el aficionado por el tipo de encaste y de toro que es. Además de que es una ganadería que ha sido muy importante para nuestra tierra y que ha hecho levantar plazas y ferias como Olivenza o mismamente el indulto de uno de sus toros en Badajoz.

– Se dan por tanto muchos condicionantes de importancia para esa tarde del 24 de junio…

– Así es, incluido uno que es más desconocido como es el que un 24 de junio fue la primera vez  que me puse delante de una becerrita, al lado de mi casa en una fiesta de mi tío.

– ¿Sueñas con ella?

– Es una tarde que está muy presente. Y la estoy viviendo desde hace mucho tiempo, pero sin frivolidades, sin pensar en el resultado o cómo me gustaría que fuese. Pero sí buscando sensaciones para que la gente que acuda la recuerden como propia.

– Tú que empezaste tan jovencito, ¿cómo has vivido esa evolución?

– Empecé en esto de querer ser torero con nueve años y conforme han ido pasando el tiempo tengo una cosa más clara y es que cada día amo más a esta profesión, y sé valorar y respetar el camino que he transitado hasta ahora. Sinceramente me siento un privilegiado y me siento feliz por todo lo que me ha dado mi profesión como persona ayudándome a avanzar como ser humano. Y luego como torero también he sabido crecer en el día a día.

– Quizás porque empezaste muy niño y eso siempre sensibiliza al público o porque la gente te ve muy cercano ya que estás siempre dispuesto para acudir a los sitios donde se te llama para dar una charla, sea por una cosa o por otra la sensación que a mí me queda es que eres quizás el torero más querido en toda la región.

Antonio, serio y responsabilizado ante la gesta que le espera. (FOTO: AJG) – Primeramente yo creo que la afición extremeña respeta y quiero mucho a todos sus toreros. Y más ahora que hay un elenco de matadores, novilleros, banderilleros, picadores que hacen que el extremeño se sienta identificado con ellos y, como te he dicho, los respete y los quiera. Igual que te digo esto, también te digo que yo siento que los que han hecho a Antonio Ferrera, los que ha aupado a Antonio Ferrera muchas tardes para que diese su alma en la plaza han sido su gente desde que tenía 9 años.

– ¿Te emociona recibir tanto cariño cuando acudes a una peña o te paran por la calle para saludarte?

Mucho. Y a la vez me responsabiliza también mucho, porque cuando la gente te admira y a la vez te tiene cariño y afecto, no hay mayor don que se pueda recibir. Por eso te digo que me siento un privilegiado en ese sentido y al mismo tiempo muy responsabilizado para estar a la altura.

– Yo creo, desde mi modesta opinión, que con independencia del resultado al aficionado que se congregue en la plaza de Badajoz esas sensaciones se le van a quedar grabadas porque si algo te caracteriza, más allá de la raza que posees, es tu compromiso que siempre ha estado presente en tu vida y en tu tauromaquia.

– Sí, es una filosofía de vida. E imagino que como cualquier persona que ama su profesión el primer valor que hay que imprimir es el de la responsabilidad. Y desde que tengo uso de razón como torero cada vez que me he puesto un vestido siempre he tenido presente la responsabilidad con la gente que ha ido a verme, y conmigo mismo. Después las circunstancias habrán hecho que las cosas saliesen mejores o peores, con más o menos suerte, pero de lo que no ha quedado duda es de ese compromiso, porque siempre he sido leal conmigo mismo a la hora de vestirme de torero y eso lo transmites en la plaza  y te permite darte credibilidad para afrontar retos en tu vida y en tu profesión, permitiéndote limpiarte como persona para comprometerte a la hora de enfrentarte a tus miedos.

– Los que te hemos visto nacer como torero, primero como becerrista por tantos pueblos de la provincia y ya luego como novillero y matador, hemos  ido viendo tu evolución hasta el momento actual en el que, al menos así lo siento, estás en tu justo punto de madurez tanto como torero como persona.

– Cuando uno tiene la necesidad en algún momento de su vida de pararse y repasar qué lleva hecho hasta ese instante, y detenerse a desgranar todas las circunstancias que han pasado en tu vida. ¡Todas! Y echarlas encima de la mesa  para verlas desde una visión genérica con el fin de que te hagan crecer, y eso al final te hace saber qué es lo que de verdad quieres y cómo transmitirlo. Sinceramente pienso que soy igual que he sido siempre, pero ahora lo transmito mejor, y creo sinceramente que siempre he sido una persona templada pero lo que proyectaba podía hacer que la gente me entendiese de otra manera. Pero ahora tal vez, por ese punto de madurez que dan los años, canalizo mejor mi forma de amar a mi profesión.

– En toda esta evolución algo habrá tenido que ver la literatura, porque sé que has descubierto la lectura y estás enganchado a ella, ¿en qué andas ahora ocupado leyendo?

– Bueno, la verdad es que leo bastante. Y como bien has dicho es una afición que me ha nacido no hace mucho porque tal vez pensaba que yo no iba a ser un buen lector, pero mira por donde estaba equivocado y he descubierto un mundo mágico. Además leo muy variado y eso me ayuda muchísimo sobre todo a abrir la mente y a conocerme a mí mismo y a equilibrarme.

Esforzado en la preparación de la encerrona del próximo domingo. (FOTO: AJG)

– Te deseo toda la suerte del mundo en esa cita tan importante del próximo domingo, una cita que estoy convencido de que te va a enriquecer a ti como torero y a nosotros como aficionados.

– Muchas gracias tocayo, ojalá salga todo como soñamos uno y otro.