ALMENDRALEJO - Corrida de toros

Felicidad incompleta

0
1339

Javier Solís y Julio Parejo salen a hombros del coso de La Piedad de Almendralejo tras cortar dos orejas de toros de Hdros. de Bernardino Píriz. Santiago Ambel Posada enlotó los dos peores y no pudo tocar pelo. (GALERÍA GRÁFICA EN EL INTERIOR)

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Hdros. de Bernardino Píriz, de correcta presentanción, nobles, aunque un punto desrazados a excepción del sexto.

ESPADAS:
-Javier Solís (tabaco y oro), dos orejas y ovación.
-Ambel Posada (rosa y oro), palmas y ovación.
-Julio Parejo (blanco y oro), oreja y oreja.
INCIDENCIAS: Media plaza en tarde agradable.Corrida extraordinaria de La Piedad. Presidió Fernando Esperilla.

Solís y Parejo marchándose a hombros de la plaza. (FOTO: Gallardo)

CLICK PARA IR A LAS SECCIONES
OPINIÓN: En breve
GALERÍA GRÁFICA de Gallardo
GALERÍA CUADRILLAS de Gallardo
LAS OTRAS IMÁGENES de Gallardo

Antonio Girol.-

Hasta la coqueta plaza de ‘La Piedad’ acudían tres toreros con el esportón repleto de ilusiones y ganas. Y ese talante, esa actitud, se vio reflejado en el ruedo desde el mismo momento en que se abrió el portón de cuadrillas y Javier Solís, Santiago Ambel Posada y Julio Parejo trenzaron paseíllo en busca de sus capotes de brega. En los corrales les esperaba un encierro de Hdros. de Bernardino Píriz, nobles, pero faltos de fuerza y en algunos casos de raza. A excepción del sexto que tuvo clase.

Muchos meses, demasiados para lo buen torero que es, llevaba Javier Solís sin torear en público. Resulta chocante, por no emplear otro término más duro, que un chaval que cerró la pasada temporada en un momento de madurez y de forma extraordinario, siendo proclamado triunfador de la feria de Badajoz y que se pasó el invierno recogiendo premios vea caer ocho hojas en el calendario de 2012 sin vestirse de luces. Estas injusticias solo pasan en este mundo. Aun así, cuál no sería la ilusión y las ganas que traía que nada más salir al albero para partir plaza esbozó una sonrisa que no se le desdibujó en toda la tarde nada más que cuando falló con la espada en su segundo.

Y como si llevase treinta corridas en su haber, una vez más Javier Solís ha sabido resolver perfectamente la papeleta, haciendo incluso que sus dos toros pareciesen mucho mejor de lo que han sido.

Al primero, muy noble, con ritmo en las embestidas, pero escaso de fuelle, le toreó por verónicas casi sin ni dejarle rematar de salida. Ya de inicio se observó que el animal se quedaba muy corto en las telas, y ese defecto lo acusó también en la muleta. Faena que inició en línea recta y con suavidad para cuidar al de Píriz, que llegó a doblar las manos en una ocasión.

Probó por el izquierdo y no terminó de haber conjunción entre toro y torero por esa falta de fuerza a la que hacía referencia, por lo que decidió volver a la diestra.

Javier Solis muleteando a su primero. (FOTO: Gallardo)

Con esa mano consiguió los mejores momentos. Con tesón y mucho temple, dando tiempos, fue sacando muletazos muy encajados que calaron en los tendidos. Epilogó con una serie de ayudados muy toreros, antesala de un estoconazo en lo alto que tiró al toro sin puntilla. Fue premiado, justamente, con dos orejas.

El cuarto, el más cuajado del encierro, se quería ir de la suerte en cada uno de los capotazos con los que Solís le recibió de salida. A pesar de ello consiguió sujetarle y enjaretarle un par de verónicas de mucha enjundia.

Brindo Javier a Álvaro, un aficionado jovencito que había acudido a verle a la plaza acompañdo de sus papás. A poco que este negocio no cambie podrá decir que es un privilegiado, no ya porque le brindasen un toro sino por haber podido presenciar en directo al torero del pacense. Que demostró una gran dimensión ante un ejemplar al que le costaba ir hacia adelante, y al que había que hacerle las cosas con mucho criterio. Como así fue. A base de estar muy bien colocado, de atacar por medio de toques en el momento preciso, fue tapando Javier las carencias del animal hasta conseguir que se deslizara por su muleta. Fue una pena que matase tan mal porque ese fallo emborronó una gran labor, que de otro modo hubiese sido premiada con bastante más que la fuerte ovación que le tributó el público.

El gran damnificado.-

El gran damnificado que deja esta corrida extraordinaria de la festividad de La Virgen sin lugar a dudas ha sido Santiago Ambel Posada, que sorteó el peor lote.

En lo único que pudo lucirse Ambel Posada con su lote. (FOTO: Gallardo)

Su primero, reservón, falto de fuerzas y complicado, no le permitió más que la rúbrica siempre gratificante de sus remates por bajo en los finales de serie.

Había punteado el toro el percal del capote en los inicios, y ese defecto lo acusó durante toda la lidia tirando siempre un molesto tornillazo cada vez que pasaba. Tanto por uno como por otro pitón era imposible poder componer los muletazos. No era animal para una lidia moderna y Santiago se dedicó a andarle por la cara con mucha torería.

Por desgracia ese tipo de tauromaquia cada día se entiende menos y no encontró eco  alguno entre los tendidos, ni durante ni después del esfuerzo. Mató de casi entera tras pinchazo y golpe de verduguillo y escuchó palmas.

Viendo que sus compañeros habían tocado pelo salió a por todas en el quinto, al que saludó con un ramillete de verónicas con su sello personal. Apuntaba buenas cosas el toro, sin embargo al ir al caballo comenzó a defenderse dejando entrever lo que luego sacaría en la muleta.

Brindó Ambel a su hermana y su futuro cuñado, y no pudo regalarles una faena para el recuerdo. Seguro que para la cercana boda les podrá obsequiar con un regalo de mayor calidad.

Embistió el toro en la primera serie con cierta brusquedad y al verse sometido por Posada claudicó rápidamente volviéndose reservón y tardeando mucho en los inicios de muletazo, yendo cada vez más a menos y quedándose siempre en la cadera de su lidiador. Muy motivado, el torero hizo un tremendo esfuerzo por intentar que el animal fuese hacia adelante, resultando vano su empeño. Mató de golpe de cruceta tras pinchazo hondo y fue ovacionado.

Grata evolución.-

El otro triunfador del festejo ha sido Julio Parejo. Al que se le ha visto más maduro y más torero. Gustándose por momentos y en franca evolución de su carrera. Algo positivo si tenemos en cuenta lo poquísimo que torean estos espadas, al menos en público. Y cuyo rodaje se circunscribe al campo, ¡bendito siempre!

Tenía buen son de salida el tercero y Julio lo entendió muy bien con el capote, saliéndose con él hacia los medios.

Flexionando la rodilla comenzó su faena de muleta para después aplicar una gran dosis de suavidad en la primera tanda. Lo justo que necesitaba el de Píriz para no sentirse podido e ir a más. Muy seguro de sí mismo, Parejo fue sacando series de mucho temple, en las que pulseó perfectamente las embestidas de la res. Con ritmo y cadencia continuaron los derechazos que se mezclaron con las alegres notas del pasodoble ‘Amparito Roca’ como aderezo perfecto.

Lo probó por el izquierdo, y si bien por ese pitón también era noble y franco en sus acometidas, tenía menos recorrido, por lo que optó por seguir con el derecho. Poco a poco fue acortando distancias conforme el toro se iba apagando hasta finalizar en un valiente arrimón. Pinchó y aunque en el siguiente intento dejó una estocada entera, el error le privó de un premio mayor teniendo que conformarse con pasear una apéndice.

El sexto, de nombre ‘Mimbrero’, herrado con el 71 y melocotón de capa, fue el mejor de la tarde. Alegre en sus embestidas, desde el inicio, fue saludado a la verónica por Parejo.

Bien banderilleado por Jesús Márquez y Antonio Vázquez, que tuvieron que desmonterarse, el toro llegó con ritmo y recorrido al último tercio. Supo Julio darle los tiempos que el animal requería y fue enjaretando series en redondo de mucha transmisión, siempre por debajo de la pala del pitón y alargando las embestidas. Faena muy templada y de mucho vuelo que había brindado al alcalde de Almendralejo. Rematada con guapeza en los pases del desprecio mirando al tendido.  También erró de inicio con el acero para luego dejar una entera. Le fue otorgada otra oreja que le valía de justo premio para salir a hombros junto a su compañero Javier Solís.

Pase del desdén de Julio Parejo al último. (FOTO: Gallardo)

Ojalá no tengamos que esperar otro verano para volverles a ver en el ruedo porque por disposición, ganas, pero sobre todo por torería los tres merecen mejor suerte y más contratos. Que así sea.


OPINIÓN

En breve


GALERÍA GRÁFICA (GALLARDO)

Paseíllo.

Javier Solís.

Javier Solís.

Javier Solís.

Javier Solís.

Javier Solís.

Javier Solís. Ambel Posada. Ambel Posada.
Ambel Posada. Julio Parejo.

Javier Solís.

Javier Solís. Ambel Posada. Ambel Posada.
Ambel Posada. Ambel Posada. Julio Parejo.
Julio Parejo. Julio Parejo. Julio Parejo.
Julio Parejo. Julio Parejo. Julio Parejo.

 

A hombros.

 


GALERÍA DE CUADRILLAS (GALLARDO)

Templando puyas. Luis Blázquez Paco Chávez.
El Fini

Jesús Márquez.

Antonio Vázquez.

Fruti y Claudio, mozo de espadas y ayuda de Solís.  s

OTRAS IMÁGENES (GALLARDO)

La novia y la hermana de Julio Parejo. Paseo de enganches como entretenimiento previo. Paquito Ruiz muy entretenido.
La reina del pañuelo.

José Borrero acompañando a su amigo Solís.

La novia de Fini no quiso perdérselo.

María Palacios y una amiga, siempre apoyando a la fiesta.

Gafas de todos los modelos para una tarde de sol. Y de las normales, que le sientan de maravilla a esta aficionada.

Diego Romale, bodeguero mayor de las fiestas de La Piedad junto al concejal de asuntos taurinos.

El veterinario José León pendiente de la lidia.

La familia Parejo apoyando, pañuelo en mano, a su torero.

Guapa y elegante a partes iguales.

¿Jugamos al escondite?...

Solís brindando al joven Álvaro.

Ambel brindando a su hermana y su cuñado. Demetrio Broncano y su hijo, dos aficionados de postín. El alcalde de Almendralejo y señora.
Con el toro nunca podrán los negros nubarrones que se ciernen sobre su cabeza.

Si está usted interesado en algunas de las fotografías de estas galerías no dude en ponerse en contacto con nuestro fotógrafo a través del mail gallardo@badajoztaurina.com