VILLANUEVA DEL FRESNO - Final Certamen Patronato

No es un punto final, es un punto y seguido

0
921

Interesante final en la que los tres novilleros salen en hombros y dejan grata impresión y credenciales de futuro. José Garrido se erige en vencedor por medio punto sobre Fernando Flores.  (GALERÍA GRÁFICA EN EL INTERIOR)

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado erales de Toros de Talavante, desiguales de presentación y juego. Destacaron cuarto y sexto que recibieron la vuelta al ruedo póstuma.

ESPADAS:
-José Garrido (palo de rosa y oro), oreja y dos orejas.
-Fernando Flores (vainilla y oro), ovación con saludo y dos orejas.
-Luis Manuel Terrón (blanco y plata), dos orejas y vuelta al ruedo.
INCIDENCIAS: Final del Certamen de Novilladas sin caballos del Patronato de Tauromaquia en colaboración con Canal Extremadura TV. Resultó vencedor con 19 puntos José Garrido. Segundo, con 18,5 puntos Fernando Flores. Y tercero, con 12,5 Luis Manuel Terrón.

Primero, segundo y tercer finalista. (FOTO: Gallardo)

CLICK PARA IR A LAS SECCIONES
OPINIÓN: El día de las notas (Antonio Girol)
GALERÍA GRÁFICA de Gallardo
GALERÍA CUADRILLAS de Gallardo
LAS OTRAS IMÁGENES de Gallardo

Antonio Girol.-

Se palpaba buen ambiente en los alrededores de la plaza. Autobuses aparcados. Colas en la taquilla. Gente joven acicalada por doquier. Especialmente guapas las mujeres, muchas de ellas portando ramos de flores. Y en el interior, en el patio de caballos, ese runrún de las citas importantes. Porque sin dudas era tarde de mucha responsabilidad. No en vano se dilucidaba en el ruedo el ganador del I Certamen de Noveles organizado por el Patronato de Tauromaquia en colaboración con Canal Extremadura Tv.

A las seis y media en punto partían plaza José Garrido, Luis Manuel Terrón y Fernando Flores, plenos de ilusiones, en busca del preciado entorchado, que dos horas más tarde levantaría jubiloso Garrido en reñida disputa con Flores. Únicamente medio punto los había separado en el dictamen del jurado. Sin embargo, las sensaciones que los tres han dado en la plaza no difieren en puntuación alguna. Todos han ganado, de una u otra forma. Para todos ha sido un triunfo esta final, en la que han demostrado ser  presente y futuro de nuestra tauromaquia. Terrón, Flores y Garrido con sus profesores de escuela. (FOTO:Gallardo)

La novillada que desde ‘Los Arrifes’ mandase Alejandro Talavante resultó desigual tanto en la presentación como en el juego. En primer lugar salió un novillo chico y que tuvo encima el hándicap de la escasez de raza y fuerza al que saludó por verónicas Garrido y quitó por tafalleras Terrón, siendo replicado por gaoneras.

No le gustó al de Badajoz el eral y se le notó en el semblante. Encima encontró en el presidente un escollo al no permitir cambiar el tercio con dos pares, aunque bien es cierto que solo había tres banderillas en el lomo del becerro.  Brindó al público y comenzó la faena de muleta con el pase cambiado por la espalda.

Muy rebrincado, el animal soltaba la cara al final de los muletazos que le administraba con paciencia Garrido en un intento por templar las descompuestas embestidas. Poco a poco fue consiguiendo extraer pases de mérito, sobre todo por el izquierdo, con cuya mano pulseó bien los naturales que administró.  Conforme el novillo fue perdiendo gas el torero acortó distancias para tirar de repertorio en el que los circulares invertidos consiguieron el efecto perseguido en los tendidos. Mató de entera de efecto fulminante y fue premiado con una oreja.

Mejor con más volumen.-

Garrido por naturales en el cuarto. (FOTO:Gallardo)

El castaño que hizo cuarto tenía más volumen y mejores hechuras. Y como era de esperar eso se tradujo en mejor juego. Lo saludó el novillero pacense con un farol de rodillas en el tercio seguido de un buen puñado de delantales que remató con una bonita media.

Quitó por gaoneras Terrón y le replicó Garrido por chicuelinas.  Tras el tercio de banderillas, se dirigió al burladero de médicos para brindar al doctor Luis Carlos Franco, y se hincó de rodillas para comenzar la faena de muleta de esa guisa, en la que instrumentó varios pases, sin embargo el de más mérito vino cuando se irguió y remató la tanda con un cambio de manos de mucha torería.

Entendió perfectamente al novillo desde el principio y fue haciéndolo a base de darle las distancias apropiadas y los tiempos que el animal requería a la hora de ir templando las embestidas por uno y otro pitón, perfectamente rematadas con los de pecho.

Curiosamente la mejor tanda vino por el izquierdo, casi en el tercio, en una serie de naturales cadenciosos y rítmicos. Y digo curiosamente porque en la primera tanda por ese pitón al eral le costó coger los vuelos de la muleta, sin embargo a base de saber medir bien las distancias y de colocación consiguió su matador que terminase por entregarse y deslizarse.  Epilogó por bernadinas tras un apuro que le pudo haber costado una voltereta y mató de estocada al encuentro en el rincón. Fue premiado con dos orejas y al novillo con la vuelta al ruedo.

Flores puntúa alto.-

Medio punto ha separado a Flores de Garrido en el escrutinio final. No debe sentirse triste el de Salvatierra sino todo lo contrario, porque ha demostrado una dimensión que le hará ser tenido muy en cuenta en la temporada venidera. Maneja muy bien el capote el joven alfarero, como ha quedado demostrado en sus dos saludos.  Especialmente en las verónicas salpimentadas de chicuelinas con que recibió al último bajo los acordes del pasodoble a San Ginés de la Jara.

Al tercero de lidia ordinaria también lo había saludado con cadencia sin embargo lo más destacado vino con la muleta. Supo entender muy bien a su antagonista al que siempre le presentó la franela a media altura y le dio las distancias y los tiempos que el eral requería.

Protestaba por el izquierdo aun así consiguió extraerle una tanda de mucho mérito llevándole muy embarcado. Siguió con la diestra y sobrevinieron dos desarmes propiciados por los cabezazos que lanzaba su oponente en los finales de embestidas.

Fernando Flores a la verónica en su primero. (FOTO: Gallardo)

Terminó metido en los terrenos del novillo, poniendo punto y final a su labor a base de arrucinas, en homenaje a Talavante a quien había brindado la faena. Erró con la espada en un feo mete y saca  para después dejar casi entera que precisó de golpe de verduguillo. El presidente contabilizó el fallo y le privó de trofeos viéndose obligado a saludar una ovación desde el tercio una vez hubo finalizado la bronca que el público tributó al palco.

El sexto resultó ser el mejor del encierro. Un animal codicioso, bravo y exigente, ante el que Fernando Flores estuvo muy firme, aunque a veces algo atropellado, cosa normal al poseer poco oficio y tener el eral mucho que torear. Pero en el cómputo general se puede decir que supo solventar notablemente la papeleta.

Tuvo que emplearse de inicio con su antagonista en doblones por bajo tras la mala lidia que había sufrido en banderillas. Exigente – como ha quedado dicho – el novillo pedía el carnet y Fernando le supo entender a base de no dudarle y estar muy firme. Mejor por el lado izquierdo, supo enganchar las embestidas y tirar de la res por debajo de la pala del pitón. Hubo ocasiones en que le costó encontrar el ritmo adecuado pero cuando lo consiguió pudo torear para él, gustándose en muchos compases, y gustando sobre todo a la hora de los remates.

Quiso aportar notas de distinción a su tauromaquia y primeramente enjaretó una tanda con la diestra sin ayuda para poner fin al muleteo con una serie de luquesinas. Dejó una estocada casi entera que le valió junto con su actuación el premio de dos orejas. A su antagonista se le homenajeó póstumamente con la vuelta al ruedo.

Esperanzador futuro.-

El tercero en discordia ha resultado ser Luis Manuel Terrón. Sin embargo la posición final no es demérito del higuereño a quien se le vislumbra un futuro muy prometedor. Si bien es verdad que tendrá que corregir algún que otro fallo como el de pasarse de tiempo en las faenas. Nada importante teniendo en cuenta lo joven que es y el camino que tiene por delante. Lo que no tiene que aprender es a quedarse quieto porque ese don es innato y se llama valor. Como un junco, con las zapatillas tapadas por su montera, enjaretó cuatro ayudados por alto que remató con gracia por bajo en el inicio del último tercio.

Tiene una virtud Terrón y es la de querer siempre hacer las cosas con criterio y con gusto. A veces le saldrán mejor o peor, pero ese camino le hará llegar lejos.

Inicio de faena de Terrón al jabonero segundo. (FOTO:Gallardo)

Embestía el jabonero mejor por el derecho y por ese pitón le propuso faena Luis Manuel a base de pulsear las embestidas buscando embarcar siempre a la res por debajo de la pala del pitón, consiguiéndolo en los redondos que instrumentó.

Por el izquierdo dejaba el de Talavante la cara más suelta e incluso desarmó a su lidiador en una ocasión. Sin embargo, a base de sitio, y de dejarle siempre la pañosa en la cara fue capaz de extraerle una buena serie de naturales.

 

Luego se enredó en alargar innecesariamente una faena que estaba más que hecha y terminó amontonándose en pases sin orden ni concierto. Pero lo dicho, ese defecto es del todo subsanable. Mató de casi entera en lo alto y le fueron concedidas dos orejas.

El quinto tenía muchas teclas que tocar. Exigía un torero que supiese pensar rápido en su cara, y encontró a Terrón que supo entenderlo bien. Al cual había saludado a portagayola y brindado a su hermano menor. Ya de inicio el animal había manseado a la salida de los capotazos, yéndose suelto y con la cara por arriba.

A media altura, sin exigirle mucho de primeras, lo fue sometiendo hasta conseguir una buena tanda con la diestra. Dándole ventajas fue sobando las embestidas para amasar una serie, en el tercio, de mucho mérito por el izquierdo; en donde destacaron algunos naturales dados totalmente enfrontilado que evocaron la figura de Manolo Vázquez. Tauromaquia de otro tiempo pero imperecedera en las jóvenes muñecas de Luis Manuel Terrón. Sin duda ha sabido buscar la fuente adecuada para saciar su sed de aprendizaje.

En esta ocasión no alargó tanto la faena. Pinchó dos veces antes de atronar al eral de casi entera. No hubo recompensa desde el palco por el error a espadas y, tras la bronca, dio la vuelta al ruedo.


OPINIÓN

El día de las notas

Antonio Girol.-

Seguro que los que ya vamos peinando canas recuerdan aquel boletín de notas, en cartulina blanca o sepia, con el que cada final de curso nos presentábamos en nuestros hogares y que resumían el devenir del curso escolar con las calificaciones impresas a mano, en la actualidad sustituido por un folio pautado por ordenador sin la menor solera.

Precisamente hoy era día de notas, en este caso notas taurinas, que debían recoger Garrido, Terrón y Flores, en el albero de Villanueva del Fresno. Los tres habían sido los alumnos más aventajados en las evaluaciones que, junto a sus compañeros de terna, habían ido pasando en las distintas reválidas de estas últimas cuatro semanas.

Y tras el examen final, el sobresaliente ha recaído en el alumno José Garrido, como podría haberlo hecho en Fernando Flores o Luis Manuel Terrón, señal inequívoca de que los tres están sobradamente preparados.

Pero a su vez también era día para otro tipo de notas. En aquellas a las que yo hacía alusión al inicio de estas letras, al menos, en los primeros cursos de la extinta E.G.B. (Educación General Básica, antecesora de la actual Primaria) se evaluaba al alumnado con dos tipos: N.M. (Necesita Mejorar) que solía escribirse en rojo; y P.A. (Progresa Adecuadamente), en este caso en tinta azul o negra.


«…aplaudo la iniciativa porque sé que era un proyecto que llevaba tiempo macerándose en el Patronato y que no resultaba fácil echar para adelante, que sin lugar a dudas irá mejorando conforme se vaya asentando en el tiempo…»


Me van a permitir que evalúe desde mi óptica de aficionado cómo he visto este certamen. En primer lugar, aplaudo la iniciativa porque sé que era un proyecto que llevaba tiempo macerándose en el Patronato y que no resultaba fácil echar para adelante, que sin lugar a dudas irá mejorando conforme se vaya asentando en el tiempo. Por eso, de cara a futuras ediciones estaría bien ir encajando algunas piezas que en esta primera edición han podido chirriar en ciertos momentos.

Así, sería interesante que hubiese un único criterio presidencial. Es decir, que todas las tardes presidiese una misma persona. De esa forma se evaluaría por igual a todos los chavales, imperando la más escrupulosa objetividad. Aunque bien es cierto que luego es el jurado quien decide los puestos en la final, de esta manera se evitan malentendidos producto de la laxitud de ciertos usías a la hora de conceder orejas más o menos pedidas desde el paisanaje que encierra este tipo de eventos.

Bastante aconsejable que se subiese un punto la presentación del ganado. Demostrado ha quedado que los novillos que mejor juego han dado han sido los de mayor volumen y mejores hechuras. Mismamente en la novillada de la final pudimos comprobar que los tres más hechos permitieron mayor lucimiento que los más terciados. Además de que dan más valor y categoría a lo que se hace en el ruedo

«…Demostrado ha quedado que los novillos que mejor juego han dado han sido los de mayor volumen y mejores hechuras. Mismamente en la novillada de la final pudimos comprobar que los tres más hechos permitieron mayor lucimiento que los más terciados…»


 

Como tampoco estaría de más que el canal autonómico se aclarase de una vez por todas con las horas, no privando a los aficionados de la retransmisión del último novillo, como ha ocurrido en dos de las cinco tardes con evidente malestar sobre todo más allá de nuestras fronteras al haber perjudicado claramente a los novilleros venidos desde otros puntos de la geografía a los que se ha tratado con especial e impropia desconsideración. Poniendo a su vez en una difícil tesitura a los profesionales que dan la cara ante las cámaras sin culpa alguna por tan caótica, por no llamarla chapucera, emisión por parte del ente televisivo.

Son pequeñas errores, por llamarlos de alguna forma, del todo subsanables en futuras ediciones, que harán que en las notas venideras se cambien el N.M. actual por el P.A. que a buen seguro hará de este certamen una referencia obligada en el circuito de las escuelas y sobre todo entre los aficionados.

Hechas estas apreciaciones, del todo desinteresadas, vuelvo a reiterar mi agradecimiento como aficionado tanto al Patronato como a Canal Extremadura por dedicar tiempo y dinero en fomentar la fiesta de toros desde su base haciendo posible un proyecto que tiene todos los visos de, nunca mejor dicho, crear escuela.


GALERÍA GRÁFICA (GALLARDO)

José Garrido.

José Garrido.

José Garrido.

José Garrido.

José Garrido.

José Garrido.

José Garrido. José Garrido. José Garrido.
José Garrido. Luis Manuel Terrón.

Luis Manuel Terrón.

Luis Manuel Terrón. Luis Manuel Terrón. Luis Manuel Terrón.
Luis Manuel Terrón. Luis Manuel Terrón. Luis Manuel Terrón.
Luis Manuel Terrón con aroma a Manolo Vázquez. Luis Manuel Terrón. Fernando Flores.
Fernando Flores. Fernando Flores. Fernando Flores.

Fernando Flores.

Fernando Flores.

Fernando Flores.

Fernando Flores. Fernando Flores. Fernando Flores.
Garrido, primer clasificado con 19 puntos. Fernando Flores, segundo clasificado con 18,5 puntos. Luis Manuel Terrón, tercer clasificado con 12,50 puntos.
La terna a hombros.

GALERÍA DE CUADRILLAS (GALLARDO)

Roberto Gallardo. José Núñez 'El Pilo' Antonio Vázquez
Pablo Mérida.

Manu Izquierdo.

El Bache

Manuel Larios. Manolo Pozueco. Javier Valdeoro.
Luis Robles.

OTRAS IMÁGENES (GALLARDO)

Maestros y alumnos antes del paseíllo. Enrique Delgado, Jaime Albarrán y Antonio Ferrera. El Jurado tomando notas cara a su deliberación.
Tarde de mujeres guapas...

...de todas las edades.

Como Nuria, María e Isa, entre otras.

El triunvirato del arte: Nandi, Juan y Manolo emitiendo desde Villanueva.

Un sombrero de postín, como su dueña. Talavante aún no es alcalde, pero todo se andará...

¡Guapa!

¡Por todo lo bueno que siempre haces por esta fiesta!

La afición de Rosi no conoce fronteras, de Navalmoral a Villanueva, ahí es nada.

 

La alguacililla con más estilo de este lado de Alqueva.

 

Si está usted interesado en algunas de las fotografías de estas galerías no dude en ponerse en contacto con nuestro fotógrafo a través del mail gallardo@badajoztaurina.com