JAIME MARTÍNEZ - Novillero con picadores

«Me gusta marcarme retos y ver hasta dónde soy capaz de llegar»

0
473

Al novillero Jaime Martínez se le presentó la oportunidad de emigrar, taurinamente hablando, y su sangre de conquistador jerezano no le permitió pensárselo dos veces. De ahí que cogiese el primer vuelo y se plantase en México. Hoy nos narra cómo le ha ido y qué espera de su próxima aventura.

Antonio Girol.-

Emulando a tantos jóvenes que en los últimos tiempos han tenido que coger la maleta y emigrar a diferentes rincones del mundo para poder desarrollar sus carreras, Jaime Martínez hizo lo propio el pasado enero rumbo a México.

De conquistador extremeño a conquistador extremeño. La familia del ganadero Heriberto Rodríguez le acogía en su casa sin prometerle más que cobijo, sustento y vacas para tentar. Si quería torear tendría que ganárselo en la plaza y así lo hizo. Sin más nombre y apellido que el que da la espada y la muleta fue sumando fechas hasta terminar actuando en siete festejos, en algunos de ellos ajustado con primeras figuras de la torería mexicana. Ahora ha vuelto a su Jerez de los Caballeros natal para pasar la Navidad en compañía de sus familiares, pero en breve retornará otra vez al país azteca. Pero en esta ocasión con la experiencia en el equipaje y el compromiso de apoderamiento de ‘El Zapata’, con quien se ha marcado la meta de crecer como torero en una temporada que espera crucial para su trayectoria. Hemos querido saber de propia voz cómo ha sido esa primera aventura y qué espera de la segunda…

No en vano, por la sangre de este jerezano corre la misma que por la de Vasco Núñez y tantos otros conquistadores extremeños.

– Jaime, ¿cómo surge la idea de irte a México y por qué?

– La pasada Navidad conversando  con un amigo de Jerez de los Caballeros – al que hacía un montón de tiempo que no veía porque vive en Madrid – me comentó que en su trabajo había un chico mexicano que su familia tenía una ganadería de bravo, al cual había hablado de mí. Entonces me dijo que si yo estaría interesado en irme para allá a probar suerte. No me lo pensé dos veces y le dije que sí. Volvió una semana más tarde y me contó que había planteado el tema a su compañero, y que éste a su vez se lo había dicho a su padre; el cual no tenían inconveniente en acogerme en su rancho. Marché para Madrid a conocer a este chico y posteriormente me embarqué para México.

-O sea que te fuiste como quien dice, a la aventura…

– Así es. Me bajé del avión sin conocer personalmente al ganadero con quien me iba, a quien por mera intuición saludé en el aeropuerto. Acto seguido nos montamos en su coche y me llevó a un hotel y al día siguiente fuimos a su rancho.Allí empecé a tentar y en uno de esos tentaderos me conoció Curro Ortiz – empresario de la plaza de Apan – que empezó a apoderarme, y afortunadamente he podido torear en siete festejos entre corridas mixtas y novilladas.

Recibiendo instrucciones de su mentor mexicano. (FOTO:CEDIDA)

– La verdad que contado así resulta impactante porque ellos te acogen en su casa sin más referencia que la que les da su hijo que te había visto una vez en Madrid, ¿no?

– Efectivamente. Pero los mexicanos son así. Suelen ser gente muy servicial a la par que muy educados y respetuosos, que es algo que me encanta de su carácter. No puedo más que estar agradecidos a ellos y en especial a Heriberto Rodríguez y su familia por su acogida.

– Supongo que a pesar de que la hospitalidad con la que te acogió la familia Rodríguez el cambio tuvo que ser importante para un chaval de un pueblo como Jerez que de la noche a la mañana se ve en un país que no conoce de nada.

– Si te soy sincero me veía como cuentan que iban antes los jóvenes a la mili (risas) Sin embargo, yo iba a torear que era para lo que me había cruzado el Atlántico con el esfuerzo que mis padres tuvieron que hacer para ayudarme para pagar el pasaje. Y encima estaba disfrutando porque a mí me gusta marcarme retos y ver hasta dónde soy capaz de llegar.

Ataviado con sombrero texano ayudando en labores de herrado. (FOTO: CEDIDA)

– Porque la familia que te tenía acogido te daba hospedaje y comida y tú a cambio le ayudabas en las labores ganaderas, ¿no?

– Sí claro. Yo les echaba una mano en lo que precisasen en su rancho. Lo mismo cuidaba las vacas que metía paja en los establos, por decirte algo así significativo.

– ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de México?

– Sin duda las faenas camperas. Se hace todo a mano, con lazo. La vestimenta de los charros…

– Cuando uno os escucha, me refiero a los toreros, sean de la época que sean, todos habláis maravillas de México. Es como si os enamoraseis de esa tierra nada más pisarla.

– La verdad es que sí. Y tiene mucho que ver la hospitalidad con la que te tratan, y el cariño que dispensan a los toreros. Todo el mundo te abre las puertas de su casa y te ofrece lo mejor de ellas.

– En estos once meses que has pasado en tierras aztecas digamos que han sido de rodaje con vistas hacerte un nombre taurinamente hablando. ¿Piensas volverte? Y si es así, ¿qué esperas de esta segunda aventura?

– Sí me vuelvo. Concretamente volaré rumbo a México el próximo 10 de enero. Bueno, hasta ahora me ha servido como bien dices para darme a conocer. He toreado siete tardes entre novilladas y festejos mixtos compartiendo cartel con figuras de la talla de Arturo Macías o  Uriel Moreno ‘El Zapata’. Y me ha servido para que el padre de  Uriel me vaya a apoderar de cara a 2013.

– Eso ya son palabras mayores porque ‘El Zapata’ es un torero consagrado en su tierra y que se haya fijado en ti es un buen síntoma de que lo sembrado empieza a dar sus frutos…

– Así es, ahora toca hacer una temporada más intensa allí de la mano de ‘El Zapata’ y su padre e intentar poder venir a Madrid a presentarme, que es el objetivo que me marco junto con actuar en La México y poder tomar la alternativa.


«…toca hacer una temporada más intensa allí de la mano de ‘El Zapata’ e intentar poder venir a Madrid a presentarme..


– Casi un año allí y no se te ha pegado ningún americanismo. Vamos, que parece hubieses estado en Valuengo en lugar de en Apan… (risas) ¿Tienes la sensación que dado el problema al que os enfrentáis los novilleros con caballos actualmente en España no os queda más remedio que emigrar?

– Pienso que sí. Al menos  a mí sí me está ocurriendo. Como te he comentado me gustaría poder venir a Madrid este año, con rodaje, a presentarme, porque mi intención es tomar la alternativa durante 2013.

-¿La alternativa te la marcas para tomarla allí o aquí?

– Me es igual. Dónde sea, Antonio, pero que sea posible. Si la tengo que tomar en México estaré encantado. Y si me la dan en España, pues también. Todo depende de mí. Si triunfo con fuerza en uno u otro lado del Atlántico o en los dos a la vez, será más fácil tomarla. Por eso digo que depende de mí.

– Tú que estás viviendo allí y testas a diario al aficionado mexicano, ¿por qué crees que impacta tanto el toreo español?

Muletazo a un novillo en la plaza de Pachuca. (FOTO: CEDIDA)

– Supongo que por nuestra concepción que es distinta a la de ellos. Aunque la verdad que a nosotros también nos impacta su tauromaquia, porque es muy rica y variada.

– ¿Cómo es el entrenamiento allí?


«…señalan en la arena unas rayas, que llaman caminos y enumeran, y dependiendo del número que te canten sabes qué debes hacer con la muleta en ese instante…»


– Pues es completamente distinto. A ver que me explique qué no quiero malos entendidos. Dedicas una hora con la muleta, otra hora con el capote, después te haces un toro. Hasta ahí como en todos sitios. Lo que le hace distinto son las formas de ‘El Zapata’, así nos enseña los caminos, los tiempos…cosas nuevas que yo no había imaginado en mi cabeza. Fíjate que señalan en la arena unas rayas, que llaman caminos y enumeran, y dependiendo del número que te canten sabes qué debes hacer con la muleta en ese instante. Son formas distintas de entender la tauromaquia y que creo son muy productivas. Luego tienes que hacer diez quites distintos con el capote cada día. Si a eso le unes las sentencias del ‘El Pana’ que nos suele acompañar, figúrate…

– Todo un personaje, ¿no? Me refiero a ‘El Pana’.

– Impresionante. Todo lo que te cuente es poco. Mira, fui un día a tentar con él. Yo de tapia junto a otros chavales. Y a una vaca que se había rajado pedí permiso al ganadero para salir y me dijo que no. A esto que ‘El Pana’ sale del burladero y se dirige al palco: “ganadero, ganadero, por favor, que viene de Badajoz, que viene de muy lejos, de España, ganadero, y se está buscando la vida para torear aquí. Déjele por favor que pegue solo tres, eh, solo tres…” Y gracias a su intercesión me dejó el ganadero pegarle esos tres muletazos, ni uno más porque la vaca se había rajado y era imposible.

Con la mirada puesta en su próxima aventura.(FOTO:CEDIDA)

– En esta nueva aventura, ahora con ‘El Zapata’, ¿seguirás viviendo en Apan?

– No, me voy a Apizaco, que es un pueblo que está a una hora de Apan. Concretamente en otro estado.

– Eso supone que dejas a la familia Rodríguez.

– Bueno, la dejo y no la dejo. Porque la familia Rodríguez es mi familia mexicana y los fines de semana iré a verles y a estar con ellos.

– Te veo ilusionado, y me alegro porque la última entrevista que te hice para BADAJOZ TAURINA – antes de la novillada que toreaste en tu pueblo –  te noté descorazonado.
– Es que es frustrante ver cómo entrenas cada día y nadie te echa cuenta. Llamas a unos y a otros y todos te ignoran…

Y eso por mucha moral que tengas te la termina minando. Y cuando tú sabes que tienes cualidades y ves que no te permiten expresarlas, pues es para ponerse triste. No nos damos cuenta que estamos cavando la tumba del toreo con la cada vez más frecuente falta de oportunidades a los novilleros, que somos la cantera de la tauromaquia. Y aquí parece que dé todo igual, solo centrándose las empresas en el presente y sin mirar al futuro. Algo habrá que hacer porque de seguir así las cosas se van a poner cada vez más feas. Afortunadamente el tema de los sin caballos, gracias a las Escuelas Taurinas, es un oasis, pero luego viene el salto al otro escalafón y ahí ya no hay más que desierto.

– ¿Cómo es la situación en México? ¿Es más sencillo a la hora de montarse novilladas?

– Esto es como todo. Si anuncias a tres chavales que no los conoce nadie, pues la gente no va. Pero si usas la imaginación la gente acude. Allí se estila mucho las corridas mixtas y al albur de un torero famoso la gente va a la plaza.

– ¿Qué le pides a 2013?

– Tener salud, sobre todo. Y después que me sonría la suerte en mis próximos compromisos para poder recoger en triunfos el esfuerzo que supone estar tan lejos de los tuyos.

Atendiendo a las preguntas para la entrevista.

– Muchas gracias Jaime, y suerte…

– Gracias a ti por la oportunidad que me has brindado de poder contar a nuestros paisanos mi aventura mexicana. Suerte también para BADAJOZ TAURINA, con el deseo de que sigáis informando de nuestra tauromaquia al mundo.


LA TEMPORADA DE JAIME MARTÍNEZ EN NÚMEROS

FESTEJOS TOTALES: 7

RESES LIDIADAS: 11

OREJAS CORTADAS: 6

RABOS: 1

FECHA PLAZA GANADERÍA TROFEOS
28/01 Tepeapulco, Hidalgo Torreón de Cañas Ov
09/04 Apan, Hidalgo Torreón de Cañas/Montecristo OO/Ov
xx/xx Huamantla, Tlaxcala La Joya VR
02/06 Boca del Río, Veracruz Reyes Huertas Ov/O
16/06 Pachuca, Hidalgo

Montecristo

O/OOR*
15/09 Tecámac Heriberto Rodríguez VR
13/10 Pachuca, Hidalgo H. Rodríguez / La Concepción Ov/VR
* Indulto.