Talavante, siete años de la Puerta del Príncipe

El natural eterno…

0
850

La imagen que sirve de frontispicio a estas letras ocurrió el 23 de abril de 2007. Por tanto, han pasado siete años con sus días y sus noches y ahí sigue el colorao ojo de perdiz de Joaquín Núñez del Cuvillo persiguiendo la estela encarnada que la bamba de la muleta de Alejandro Talavante dibuja al natural en el albero de Sevilla. Siete años resumidos en aquel cambio de mano de derecha a izquierda,  parsimonioso, antesala de un natural inacabado porque perdura en la memoria de quienes testificaron aquella faena que descerrajó la puerta que mira al río, la de los  príncipes de la Tauromaquia.