Las otras efemérides del Coso de San Albín

El centenario más triste

0
1116

 

«Contrariado, cuando menos, se puede sentir el colectivo de aficionados y no aficionados emeritenses ante el exiguo interés mostrado por los gestores de ‘La Taurina Extremeña’  para conmemorar dignamente y exaltar con justicia los cien años de historia de la Plaza de Toros»

José Casillas Suárez.-

Inaugurada la Plaza de Toros del Cerro de San Albín, la tarde del 5 de Julio de 1914, al cumplirse el vigésimo quinto cumpleaños en 1939 nada se pudo celebrar en la infortunada situación bélica por la que atravesaba la población. Desde la superación de la guerra civil, tradicionalmente se han venido conmemorando efemérides de inauguración del coso cada cinco lustros, es decir, en los años 1964 y 1989.

En estos momentos que asistimos al centenario del coso de Mérida, es inevitable la nostalgia sentida al recordar con gratitud la figura irrepetible del hombre que en los años citados regía con excepcional capacidad los destinos de la plaza en su doble condición de empresario experimentado y vocacional aficionado: Raúl Recuero López (q.e.p.d.);  mi sencillo pero sentido homenaje a su memoria.

Para la temporada de 1964, que abre el 15 de Marzo ofreciendo una serie de seis novilladas picadas en las que en tres tardes coloca al emeritense de adopción José Puerto, en las que dejó una gratísima impresión en todas y cada una de sus actuaciones. Además de cuatro corridas de toros con carteles de primer nivel, reservando para el día 5 de Julio la primera corrida de ambiente goyesco que tiene lugar en San Albín, digno estreno en fecha tan destacada.

Clausura la temporada del cincuenta aniversario con una becerrada presentando a un Sebastián Palomo Linares en los albores de su brillante carrera a la fama, que es acompañado por otro emeritense de adopción, Blas Romero ‘Platanito’, ambos surgidos al tiempo de aquellos festejos nocturnos veraniegos llamados ‘novilladas de la oportunidad’ que organizara la empresa de la plaza carabanchelera de Vista Alegre.

Llegado el 75 aniversario, temporada 1989, ofrece cuatro corridas de toros. Abre el ciclo el día 18 de Marzo. José María Manzanares doctora al cacereño Emilio Rey en presencia de su paisano Juan Mora.

El 29 del emblemático mes de julio anuncia un festejo goyesco conmemorativo con toros del Conde la Corte.  Aún habrá que sumar dos corridas más durante la feria de Septiembre. Tampoco se olvidaría de las novilladas picadas: dos magníficas de a pie y otra de rejones. En total, siete festejos constituyeron la programación extraordinaria desarrollada durante la celebración de esta efeméride.


«11 festejos (4 corridas de toros, 6 novillas con picadores y una sin caballos) se dieron al cumplir medio siglo y 7 en el 75 aniversario (4 corridas de toros, 2 novilladas picadas y una de rejones . En su centenario, hasta la fecha ningún festejo ni firme anuncio de corrida alguna en fechas próximas»


Raúl Recuero López, había asumido el año 1956 la responsabilidad empresarial en la organización de festejos en la plaza de San Albín. La ejerció de manera continuada durante 35 años para cesar en  1990.

Desde entonces han intervenido en la organización de festejos seis empresas diferentes. Bien a título de personas físicas o sociedades, procediendo cada cual según su particular criterio y en legítima defensa del beneficio empresarial, generalmente no coincidente con el que  asiste al aficionado, que es de muy distinta índole.

La estadística que mantenemos actualizada nos indica que el año 2010 arranca con una alarmante caída de festejos celebrados en la plaza de San Albín: dos corridas ese año, y solo una en cada feria de los siguientes hasta 2013.

Contrariado, cuando menos, se puede sentir el colectivo de aficionados y no aficionados emeritenses ante el exiguo interés mostrado por los gestores de ‘La Taurina Extremeña’  para conmemorar dignamente y exaltar con justicia los cien años de historia de la Plaza de Toros de la capital de la Comunidad Autónoma de  Extremadura.

Hasta la fecha ningún festejo en lo que va de temporada ni firme anuncio de corrida alguna en fechas próximas. Solo el Excelentísimo Ayuntamiento de Mérida muestra sensibilidad para, suponemos que previa autorización de la propiedad del coso, llevar a cabo en su recinto un variado programa de actos, entre los que destaca la instalación de una bonita placa conmemorativa.

A su vez, es de agradecer al Patronato de Tauromaquia de la Diputación de Badajoz por su colaboración ofreciendo un festival o clase práctica a cargo de los alumnos que se forman en su ejemplar Escuela Taurina. Precisamente para este emblemático día 5 de Julio que tan hondo significado tiene para todos los emeritenses y de manera especial para los que nacimos y fuimos cautivados por la afición a la vera de ese entrañable círculo que hoy luce con menos intensidad su mayestática figura vestida de un pálido corinto y oro.