P. DE MARAVILLAS - 10 segundos para soñar

Es un pequeño paso para el hombre y un gran paso…

0
947

Es un pequeño paso para el hombre y un gran paso… para el torero. Así, con unas palabras similares a las que en su día pronunciase Neil Armstrong tras pisar la Luna, podría definirse lo que ha supuesto para Posada de Maravillas poder volver a sentir el tacto de su muleta en la yema de los dedos de su mano derecha. La misma que se laceró el pasado julio en Pamplona y que le ha supuesto un calvario del que ahora, durante diez segundos, ha sentido ese fogonazo antesala de la resurrección.