VILLANUEVA F - Novillada con picadores

Tarde para pianistas

0
1173

Solo el mal uso de la espada impidió que Luis Manuel Terrón tocase pelo y pudiese acompañar a Ginés Marín y Jesús Díez en la salida a hombros del coso de Villanueva del Fresno

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de Carriquiri,desiguales de presentación y juego.

ESPADAS:
–  Luis Manuel Terrón ( sangre de toro y oro), ovación y ovación
Ginés Marín ( gris perla y plata), oreja y dos orejas

– Jesús Díez ( rosa palo y oro con cabos negros), oreja y dos orejas

INCIDENCIAS: Tres cuartos de aforo. Temperatura fresca. En las cuadrillas destacaron el picador Guillermo Marín y los banderilleros Ismael Jiménez, Javier Ambel y Pedro Vicente Roldán 

Ginés Marín y Jesús Díez saliendo a hombros en la noche cerrada de Villanueva del Fresno (FOTO: Jose Campos)

CLICK PARA IR A LAS SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA

Jose Campos

Ramiro Moreno Pascual.-

Una frase que utilizan últimamente los profesionales del toreo es ‘este novillo tiene muchas teclas que tocar’, referida a aquellos que necesitan de una gran colocación, preparación y oficio. Precisamente eso es lo que ha necesitado la exigente novillada de Carriquiri.

En primer lugar salió un novillo colorado al que Luis Manuel Terrón lo lanceó sacándole hacia los medios para rematar con media verónica. Con la muleta, Terrón demostró estar preparado y con las ideas claras. Comenzó por abajo para continuar con la derecha en tandas basadas en el temple. Al final de la faena, exigió más al novillo con muletazos que llegaron más a los tendidos. El mal uso del acero impidió que obtuviera mayor premio a las palmas con la que fue correspondido tras el arrastre de su antagonista.

En segundo lugar salió otro novillo colorado, muy bajito, al que Ginés Marín lo recibió con algunos lances sueltos, pero sin obtener lucimiento. Llevó garboso al astado al caballo donde recibió un buen puyazo. Comenzó Marín el trasteo por abajo con gusto. En el comienzo de la faena lo hizo todo a favor del animal que se lo agradeció en las embestidas por el pitón derecho. Al natural no se acopló igual. Volvió a la mano derecha para, dejándole la muleta en la cara, conseguir las tandas con más transmisión. Un remate pasándose el novillo por la espalda le sirvió para calentar el ambiente en tarde fresca. Había pinchado antes de dejar una estocada entera que necesitó de un golpe de descabello, fue premiado con una oreja.

El tercero, al igual que sus hermanos, y haciendo honor a su encaste núñez  tuvo una salida fría que impidió que Jesús Diez pudiese lucirse en el saludo de capote. Lo llevó al picador, y el presidente cambió el tercio sin haber salido el novillo de su encuentro con el varilarguero (al igual que hiciera en el primero de la tarde) El llerenense hizo oídos sordos y llevo por segunda vez al novillo al caballo. Brindo al matador de toros Javier Solís. Faena basada en la mano derecha, con  muletazos de buen trazo y largos pases de pecho. Por el lado izquierdo el animal no tenía el mismo recorrido. Volvió a la derecha para terminar con circulares invertidos y desplantes. Quietud al final de faena. Tras un pinchazo hondo y estocada caída de fulminante efecto fue premiado con una oreja.

En el cuarto se vio el mejor toreo de capa de toda la tarde, con un precioso y templado recibo por parte de Terrón. El novillo fue tres veces a caballo saliendo suelto. Dos de ellas al caballo que guardaba puerta y otra al que le correspondía en suerte, a pesar de ello no llegó a recibir el castigo necesario. Toreó Luis Manuel con gusto y suavidad por ambos pitones. Manoletinas y circulares sirvieron como preludio a una suerte suprema que es el talón de Aquiles de este torero. Ni las muchas palmas de ánimo que recibió Terrón cuando por fin atronó el de Carriquiri les sirvieron para mitigar el dolor que sentía. El de Higuera de Vargas es consciente de la importancia que tienen las orejas para conseguir más ajustes. Pero de seguir toreando como hoy, si mejora con la espada, no van a tardar en llegarle esos contratos que merece.

«…de seguir toreando como hoy, si mejora con la espada, no van a tardar en llegarle esos contratos que merece…»


 

Recibió Marín con la rodilla genuflexa al quinto de la tarde para posteriormente continuar con unas verónicas de mano baja. Jesús Diez, realizó un quite en su turno que no llegó a ser lucido y que, al engancharle el capote en un pase le luxó el hombro derecho teniendo que pasar a la enfermería. Comenzó Marín con muletazos de tanteo sacándose el novillo hacia los medios. El número de festejos toreados, a parte de su torería, le ha valido para demostrar lo preparado que está y la seguridad que tiene delante de la cara de sus oponentes. Conocedor de terrenos y tiempos, puso la pausa en su cabeza que sus muñecas no podían tener en ese momento, unas veces por la brusquedad de su oponente y otra por el viento (enemigo para todos esta tarde). Fue cogiéndole el sitio y el ritmo al de Carriquiri para al final de faena, apretarle y sacarle todo el jugo que tenía en sus venas. Media estocada en buen sitio le valió para pasear dos trofeos.

Pudo salir Díez a torear el sexto, que a la postre fue el novillo que mas trasmitió por ser el más enrazado de todo el encierro. Prácticamente sin luz recibió lo saludó rodilla en tierra con el capote para rematar con un ramillete de verónicas. Basó la mayor parte de la faene en la derecha y consiguió tandas de mucho merito ya que esa raza del novillo exigía seguridad y mando, cosa que consiguió el novillero. Mató de estocada hasta la empuñadura que tiró al ejemplar de Carriquiri sin puntilla. Dos orejas fueron a parar a sus manos que además le valían para acompañar a Ginés Marín en la salida en hombros.


GALERÍA GRÁFICA (JOSE CAMPOS)

Luis Manuel Terrón

Jesús Díez

Ginés Marín

Luis Manuel Terrón

Luis Manuel Terrón

Luis Manuel Terrón

Luis Manuel Terrón Luis Manuel Terrón Ginés Marín
Ginés Marín Ginés Marín

Ginés Marín

Ginés Marín Jesús Díez Jesús Díez
Jesús Díez Jesús Díez Jesús Díez