La escuela de Badajoz en Torregrande

Grandeza en el nombre y en el gesto

0
1032

La generosidad de José María Marrón es idéntica al apelativo de su hierro, es decir, grande. Como demostró una vez más al convocar a la Escuela Taurina de Badajoz para que acudiese a su casa con un grupo de alumnos para tentar en su recoleta placita de piedras. Tan centenarias como las que diseminadas por el Baldío sirven de cobijo a las reses que el ganadero pacense cría en su finca del término municipal de Bodonal de la Sierra y que llevan el hierro de Torregrande por las plazas de cualquier rincón de España.