ZAFRA - Segunda de feria

Luces y sombras

0
1284
La terna a hombros
La terna a hombros

Diez orejas pasearon entre Andy Cartagena, Diego Ventura y Joao Moura (hijo) de los toros de Murube y Luis Terrón que saliron por chiqueros, en una corrida de rejones en la que hubo luces pero también sombras protagonizadas por acciones poco afortunadas.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Murube (1º, 3º y 5º) y Luis Terrón (2º,4º y 6º), bien presentados y de buen juego en conjunto
 
REJONEADORES:
–  Andy Cartagena, dos orejas y oreja
Diego Ventura , dos orejas y dos orejas

– Joao Moura (hijo), oreja y dos orejas

INCIDENCIAS: Tarde de temperatura agradable. Algo más de media plaza de aforo.
 

Desafortunada acción de Diego Ventura dando un molinete con el rejón de muerte clavado en el toro (FOTO:Gallardo)

CLICK PARA IR A LAS SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA

Gallardo

OTRAS IMÁGENES

Gallardo

 

Antonio Girol.-

No me gusta cuando algunos aficionados llaman a las corridas de rejones con el desafortunado apelativo de “número del caballito”. Pero es cierto, que en ocasiones son los propios rejoneadores los que con sus acciones y actitudes en el ruedo dan pábulo a semejantes epítetos. No sé a usted que está leyendo esta crónica, pero a mí me cuesta imaginar a un torero, por más tremendista o populista que sea, que mientras el tiro de mulillas engancha al astado que acaba de atronar se dedicase a dar pases de salón en el medio del ruedo para así caldear más a la concurrencia. O a una primera figura del escalafón liarse a dar molinetes a un toro una vez enterrado el estoque en el morrillo.

Curiosamente estas dos acciones las hemos vivido esta tarde en Zafra. La primera, en la figura de Andy Cartagena. El cual no dudó en hacer acrobacias con su caballo Pintas mientras los mulilleros esperaban al veredicto final del palco para arrastrar al toro. Todo ello con el beneplácito de un público enfervorizado que cada día está más claro que no van a ver una corrida en el sentido estricto del término sino una sucesión de ejercicios de doma. Y la segunda, con Diego Ventura, tan gran rejoneador como a veces desafortunado en las formas. En este caso dando muletazos y molinetes cuando su antagonista tenía el rejón de muerte enterrado en el morrillo. Muletazos en los que se ayudaba con el estoque de cruceta. Para finalmente pedir que le diesen la espada y estoquear al de Murube. Insisto, con el rejón dentro. Muy feo e irrespetuoso el gesto con el toro que, aunque a veces no lo parezca, también en las corridas de rejones debe ser el eje de la fiesta.

Viendo estas actitudes y el aplauso con el que son recibidas por el respetable (perdón, por el público), es normal que haya quienes quiten valor a lo que sucede en el ruedo y lo cataloguen con frases tan poco afortunadas como las que refería al inicio de estas letras.

Hecha esta introducción vayamos a lo sucedido en el ruedo. Aunque en el cartel venía anunciada una corrida de Murube, el orden de lidia reseñaba que se liarían tres de ese hierro y otros tres de Luis Terrón. A cada rejoneador le tocó por tanto uno de cada casa. Andy Cartagena, en sus dos actuaciones tiró más de recursos que de rejoneo fundamental. A su primero, del hierro de Murube que salía distraído de las suertes, lo enceló con Cupido y sus hipnóticos balanceos. Luego, con Pintas, antes de que lo obligase a arrodillarse y sentarse en el albero a la espera de la concesión de las orejas, colocó un par a dos manos y un ramillete de cortas y rosas.

En el cuarto, en este caso de Luis Terrón, se equivocó al poner dos rejones de castigo. O tal vez no si lo que buscaba era mostrar más la doma de sus caballos que el clavar banderillas. El caso es que el toro, bastante mansito, se aplomó muy pronto y el de Benidorm tiró de recursos buscando el aplauso del público preparando mucho las suertes con adornos como el piafé o las piruetas tras clavar. Continuó buscando el efectismo, en esta ocasión con Humano y sus levantadas. Finalizó a lomos de Inocente y de nuevo ‘regaló’ otra exhibición ecuestre mientras esperaba el veredicto del señor Lucia.

Diego Ventura cada vez rejonea con más templanza y pureza. Algo que particularmente agradezco porque de esa manera demuestra aún más lo gran rejoneador que es. Tenía su primero un gran tranco y lo aprovechó perfectamente el de La Puebla con Nazarí, templando las embestidas dejando llegar mucho al toro a su cabalgadura para llevarle cosido al caballo a dos pistas Con Ritz buscó la comunión con el público a base de espectaculares quiebros con mucha verdad en la reunión. Cortó dos orejas de mucho peso.

En el quinto mostró las virtudes de Añejo parando en círculos al murubeño en los medios. A lomos de Sueño galopó con cadencia y así templó a su antagonista en un tercio de banderillas donde destacó especialmente con Chalana, un caballo que llega mucho a los toros y por ende al público, sobre todo en las piruetas que ejecuta con precisión milimétrica tras clavar los palos. Lástima que tan gran actuación, en la que primó la pureza, fuese emborronada con el final tan poco ortodoxo que narré al inicio de estas letras.

Acudía Joao Moura (hijo) a Zafra con su cuadra mermada por el grave accidente sufrido en días pasados en la A5 a la altura de la provincia de Toledo, que provocó la muerte de dos de sus caballos. A su primero, del hierro de Murube, le paró en seco con un recorte a lomos de Canario. Lo mejor de su actuación llegaría sobre Colombo con el que quebró con mucha emoción en banderillas. Caldeó el ambiente con las cortas, pero mató muy trasero y tuvo que usar el verduguillo

Caviar, que hace honor a su nombre por su calidad, fue el caballo elegido para iniciar el tercio de banderillas en el toro que cerraba el festejo. Con él rejoneó a dos pistas y dejó los mejores pasajes de su actuación. Continuó con el alazán Deco que ejecuta las suertes con mucha limpieza y remató su labor a lomos de Dallas con las cortas y el rejón de muerte. Demostrando así que, a pesar de las sensibles bajas sufridas en el accidente, afortunadamente su cuadra atesora recursos suficientes para el presente y el futuro.


GALERÍA GRÁFICA (GALLARDO)

La terna en el paseíllo

Andy Cartagena y Cuco

Andy Cartagena y Cupido

Andy Cartagena y Pintas

Andy Cartagena y Pintas

Diego Ventura y Lambrusco

Diego Ventura y Nazarí Diego Ventura y Nazarí Diego Ventura y Ritz
Diego Ventura y Ritz Diego Ventura y Remate

Joao Moura hijo y Canario

Joao Moura hijo y Colombo Joao Moura hijo y Colombo Joao Moura hijo y Deco
Joao Moura hijo y Dallas La terna a hombros

OTRAS IMÁGENES (GALLARDO)

Cristina Sánchez junto al equipo médico habitual Leonardo Hernández y su pareja. El mantel puesto para la merienda y estas venga con los pokemons
No se puede ir más y mejor conjuntada Pintas, un caballo que no necesita extras para lucir Se acaba la temporada europea y empieza la americana

Belén Marín y el cámara Tonino en el tajo

A tu lado me siento segura

El rejoneador Ricardo Murillo siguiendo el festejo desde el tendido

Rejonazo y estocada de propina

El hijo de Diego Ventura aplaudiendo a su padre en la vuelta al ruedo

¡Viva las mujeres guapas que van a los toros!

Si usted desea comprar algunas de las fotografías de estas galerías no dude en ponerse en contacto con nuestro fotógrafo a través del mail gallardo@badajoztaurina.com