Carlos Domínguez e Ismael Jiménez en el Carnaval del Toro

0
2296

Tras la final del pasado sábado los dos alumnos de la Escuela Taurina de Badajoz estarán entre los cinco novilleros que tomen parte en las novilladas del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo. Antes, el jueves, sabrán si uno de ellos es declarado ganador del prestigioso Bolsín.

Antonio Girol.-

     “Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”. Vince Lombardi está catalogado como el mejor entrenador de fútbol americano de la historia. Hasta el punto de que el trofeo que se entrega al campeón de la Super Bowl lleva su nombre. Lombardi, aparte de ganarlo todo con los Green Bay Packers dejó un montón de frases para la posteridad, una de ellas es la que encabeza estas letras.

     En la Escuela Taurina de Badajoz seguro que pocos, tal vez ninguno, si acaso quizás Pedro Ledesma con quien he compartido alguna charla sobre NBA, sabe quién fue Lombardi y qué supuso para un deporte que requiere tantas dosis de disciplina como el fútbol americano. Pero en cambio sí saben que ese esfuerzo combinado de cada individuo de los que forman la escuela, empezando por sus gestores siguiendo por los maestros hasta desembocar en los alumnos, hace posible los logros de la organización. Porque ese es el secreto de su gran éxito.

     Por eso, cuando en un bolsín del prestigio y ascendencia del de Ciudad Rodrigo, en su tentadero final compiten dos alumnos de Badajoz contra otros ocho de diferentes puntos del orbe taurino no es ya ni siquiera sorpresa que ambos se clasifiquen para las novilladas del Carnaval mirobrigense que tendrán lugar el domingo y lunes próximo. Festejos en los que participarán cinco novilleros y dos de ellos (Carlos Domínguez e Ismael Jiménez) llevarán el nombre de la Escuela Taurina de Badajoz escrito en sus trastos.

     Días antes, el jueves 23, se sabrá el nombre del ganador del bolsín. Nadie se extrañará si uno de ellos se alza con el premio porque el trabajo duro es el precio del éxito. Pero, en el caso de que no fuese así y el entorchado terminase en manos de otro chaval, no hay motivos para el desánimo porque Lombardi también nos dejó la siguiente enseñanza: “El mayor logro no está en no caer nunca, sino en levantarse después de caerte”

IMÁGENES DEL TENTADERO FINAL EN CIUDAD RODRIGO. Fotos: Borja D.