VILLANUEVA del Fresno - Corrida de toros

Garrido y Juanito triunfan en Villanueva del Fresno

0
887

La corrida en honor de San Ginés de la Jara se saldó con un espectáculo en el que los tres toreros no se dejaron ganar la pelea. Al final solo salieron en hombros José Garrido y Juanito porque Ginés se atascó con el acero en su primero y después le tocó el garbanzo negro del sorteó.


VILLANUEVA DEL FRESNO – Corrida de toros

TOROS: Se han lidiado toros de Voltalegre y José Luis Iniesta (6º), bien presentados y de juego desigual.

TOREROS:
José Garrido (de blanco y azabache), oreja y oreja con petición de la segunda.
Ginés Marín (de tabaco y oro), ovación con saludos y ovación con saludos.
Juan Silva ‘Juanito’ (de verde musgo y oro), dos orejas y ovación.

INCIDENCIAS: Tres cuartos de entrada. Saludaron en banderillas El Fini y Manuel Izquierdo en el segundo.


Ramiro Moreno.-

       Con la rodilla genuflexa recibió José Garrido a su primer oponente para posteriormente continuar por delantales rematando con una media y una revolera. No estaba sobrad de fuerzas el de Voltalegre. Garrido comenzó su labor de muleta alargando la embestida con pases en línea recta para ayudar al animal a aguantarse. Una vez conseguido se puso a torear en redondo. El temple y la suavidad fue el motor de su faena. Por el derecho reponía un poco el astado, pero a su vez eso hacía que tuviera más transmisión la actuación. Como con los molinetes de rodillas y los pases de pecho mirando el tendido. Por el izquierdo le dejaba más tiempo, pero salía más suelto. Mató de estocada defectuosa, pero efectiva, que le valió para tocar pelo.

      Al cuarto, sabiendo que Juanito ya había cortado dos orejas, lo saludó con una larga cambiada en el tercio y verónicas rematadas con una gran media a pies juntos.  Gustó mucho su quite por tijerillas. Tras brindar a los hermanos Ladislao y Alfredo Navarro se marchó a la cara del toro para hincarse de nuevo de rodillas en el inicio de muleta. Hubo un desarme y optó por sacarlo del terreno de tablas para torear por el pitón derecho perdiéndole un pasito y colocándose perfectamente para ligar tandas de mano baja y toreo largo. Final con gusto. Pinchó en un primer intento para dejar después una gran estocada.  Le pidieron con fuerza las dos orejas, pero solo le concedieron una.

      Ginés Marín recibió al primero de su lote a pies juntos intercalando con chicuelinas. Cuidó mucho al animal en el caballo. El Fini y Manuel Izquierdo completaron un gran tercio de banderillas que les obligó a saludar desde el tercio. Comenzó Ginés el último tercio rodilla en tierra para después salir con adornos de la cara del toro. Probó por la derecha dos tandas rematadas con pase de pecho mirando al tendido. Al natural, el de Voltalegre era más deslucido y Ginés optó por volver a la derecha. Exigió más al toro en la segunda fase de la faena. Una serie de manoletinas sirvieron para epílogo a la misma. Se atascó con el acero y eso impidió que el premio no fuese más que una ovación.

     El quinto, en contra de lo que dice el refrán taurino, ha sido el garbanzo negro. Un toro que no dio opciones a Ginés desde que se abrió de capa. Suelto, sin celo alguno. Marín lo intentó con mucha voluntad, pero tuvo que declinar y optó por abreviar con buen criterio.

      Juanito comenzó su labor por verónicas de mano baja que enhebró a chicuelinas ajustada y una revolera como remate. La faena de muleta la inició con tandas por la derecha, suaves y ligadas. Al natural el toro era más complicado y le cogió de forma muy fea golpeándolo en la cara y perdiendo por un momento el conocimiento. Casi sin fuerzas volvió a la cara del animal para por formar un alboroto por el derecho. Lo volvió a intentar por el pitón más complicado, el izquierdo, y finalizó con benardinas muy ajustadas. Cerró su actuación con ayudados por abajo. Tras un pinchazo arriba le propinó media estocada en buen sitio que resultó efectiva. Fue premiado con dos orejas y el astado fue despedido con palmas al arrastre.

      Al sexto, de José Luis Iniesta, lo recibió con una larga que pudo contarle otro susto, ya que el toro se le frenó en la cara. El quite por gaoneras resultó muy vistoso. Brindó el ultimo de la tarde al maesto Antonio Muñoz. Comenzó faena de muleta de rodillas en los medios con el pase cambiado por la espalda y después se puso a torear en redondo. En una faena muy exigente para el toro por lo mucho que bajó la mano y lo largo que resultaron los muletazos.  Abrochó su labor por benardinas ajustadas.  El fallo a espadas le hizo perder los trofeos.


GALERÍA GRÁFICA – FOTOS: JM BALLESTER

OTRAS IMÁGENES – FOTOS: JM BALLESTER