FERIA DE SAN JUAN / Novillada sin picadores

Este año tocaba pimienta

0
946

Ante una novillada más exigente que la del pasado año los novilleros sacan buenas notas, destacando Posada de Maravillas que evidencia unas formas a tener muy en cuenta.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado seis erales de Bernardino Píriz Carvalho, bien presentados y de juego desigual, destacando cuarto y quinto.

ESPADAS: – Carlos María (azul rey y oro), oreja

– Tomás Angulo (sangre de toro y oro), oreja.
– José M. Garrido (palo de rosa y oro), ovación.
– Paco Lama (blanco y oro con cabos negros), oreja.
– Posada de Maravillas (turquesa y azabache), oreja
– Luis M. Terrón (verde botella y oro), oreja

INCIDENCIAS: Tarde con algo de viento. Un cuarto de plaza. Debutó en la presidencia D. José Mª Gordillo.

Posada emocionado dando la vuelta al ruedo. (FOTO:Gallardo)

CLICK PARA IR A LAS SIGUIENTES SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA
AL QUITE
Savia nueva
GALERÍA de CUADRILLAS
OTRAS IMÁGENES

Antonio Girol.-

Un sabor dulce flotaba en el ambiente momentos antes de dar comienzo el paseíllo. Era el del recuerdo de la excelente novillada sin picadores que el pasado San Juan echasen los Hdros. de Bernardino Píriz, y que trajo consigo el triunfo de todos los actuantes aquella tarde, y por ende del ganadero.

Todo el mundo cruzaba los dedos para que los seis erales que esperaban en chiqueros diesen idéntico juego a sus hermanos del año anterior. Y con ese deseo partieron plaza Carlos María, Tomás Angulo, José Manuel Garrido, Paco Lama, Posada de Maravilla y Luis Manuel Terrón. Algunos de ellos habían vivido la grata experiencia de actuar en aquella novillada para el recuerdo, como era el caso de Carlos María, al que correspondió un novillo colorao, bonito de hechuras, que al verle embestir hizo que se evaporase cualquier atisbo del halo  mágico que pendía en la memoria de los aficionados…y a buen seguro que de los actuantes.

Carlos María.-

Lo recibió el del barrio de San Roque por verónicas, para seguidamente hacerle un quite Tomás Angulo por gaoneras, respondido por Carlos con chicuelinas.  Que se fue al centro del ruedo a brindar al cielo, y allí se quedó para instrumentar el pase cambiado por la espalda. Por el pitón derecho comenzó la faena y muy pronto tuvo que desistir de esa mano al quedarse el eral en las zapatillas del torero. Se echó la muleta a la izquierda y la faena gana en consistencia, siendo por ahí el animal más colaborador.

Carlos María muleteando al primero de la tarde. (FOTO:Gallardo)

Tras un par de tandas de naturales que no terminaban de calar en el gradería, El cantaor flamenco El Perrete se arrancó con un fandango que puso la chispa que no terminaba de prender con la faena. Mató de estocada entera que necesitó de dos golpes de verduguillo, y fue premiado con una oreja.

Tomás Angulo.-

Tomás Campos a portagayola. (FOTO: Gallardo)

Hasta la puerta de chiqueros se marchó Tomás Angulo arrastrando el capote  para hincarse de hinojos a esperar la salida de Iluso, que puso en apuros al llerenense cuando le dio la larga cambiada. Garrido entró en quites y ejecutó saltilleras, replicadas por Angulo con un ramillete de chicuelinas de mano baja, muy toreras. Tras un gran par de banderillas de Ismael Jiménez, tomó la montera y se marchó a brindar a Pedro Ledesma Flores, que recientemente ha cesado de su cargo como Diputado encargado del Patronato de Tauromaquia, en donde ha llevado a cabo una excelente labor que ojalá sepa continuar su sucesor en el cargo.

El de Llerena inició la faena más allá de la segunda raya de picar, que hoy se adivinaba al no estar pintada en la arena. Ayudados por alto para calibrar la embestida de un animal que si bien cogió bien las primeras tandas dadas midiendo bien las distancias, se puso reservón y comenzó a medir al torero, a base de parones y miradas que supo aguantar con mucha firmeza cuando éste acortó los terrenos, insistió en demasía el novillero hasta llevarse una voltereta sin consecuencias. Cerró por medio de manoletinas, y tras pinchazo en lo alto y entera fue premiado con una oreja.

José Manuel Garrido.-

José Manuel Garrido era otro de los novilleros que repetía del cartel de 2010. A buen seguro que a estas horas estará mitificando aún más el novillo de aquella tarde, tras comprobar en carne propia el juego del de este año.  Brindó a Rafael Cerro, hasta el pasado octubre compañero de tardes de entreno en este mismo ruedo. Y en la primera serie el novillo perdió las manos, evidenciando que tenía poca fuerza. Lo entendió bien Garrido que le propuso faena a media altura y así le extrajo varias tandas, si bien con la zocata no pudo lucirse por molestarle en demasía el viento.

Garrido descarándose ante su antagonista. (FOTO:Gallardo)

Quiso alargar la faena y el novillo, que se había puesto reservón al irse a los terrenos de tablas, terminó por echárselo a los lomos. Tras la voltereta dejó los mejores pasajes de su faena y  de los de más verdad en toda la tarde cuando sacó una serie de naturales,  totalmente enfrontilado, a pies juntos que evocaron la figura de Manolo Vázquez. Y que cerró con un vistoso farol. Falló con el de cruceta en reiteradas ocasiones perdiendo el trofeo que hubiera merecido de matar mejor. Saludó contrariado una ovación y se retiró al callejón.

Paco Lama.-

Lama dando distancias al buen eral de Píriz. (FOTO:Gallardo)

Si bien es cierto que los tres primeros novillos tuvieron su aquél, los tres restantes hicieron que la novillada terminase con buena nota media. El cuarto fue un ejemplar de mucha clase, que se arrancaba de lejos y al que el sevillano Paco Lama quiso mostrar citándole en la distancia. Aprovechó las primeras tandas, pero más preocupado en vender el producto que en seguir toreando terminó por ir bajando el diapasón de una faena en la que había ligado bien los muletazos. Mató de media atravesada y paseó una oreja.

Posada de Maravilla.-

Lo mejor de la tarde llevó la firma de Posada de Maravilla. El quinto, de nombre Naranjero, recordó por las ráfagas de buenas embestidas que regaló a la concurrencia a aquellos famosos fusiles que adoptasen el citado nombre durante la Guerra Civil.

Lo recibió Juan Luis de rodillas en el tercio en una larga cambiada que precedió a un ramillete de verónicas de armónica y encajada compostura, que remató con una media de mucho gusto. Se desquitaba así, ¡y de qué manera!, del mal quite que había hecho al anterior novillo.  Brinda a su primo el torero de plata Javier Ambel y si Garrido había recordado a Manolo Vázquez con sus naturales, Posada evocó el recuerdo de Pepe Luis citando con la muleta en la izquierda en el típico ‘cartucho del pescao frito’ en el centro del ruedo. Los naturales que siguieron tuvieron profundidad, largura y empaque, calando en el público que disfrutó con el toreo del menor de los Posada.

Posada de Maravillas dando todas la ventajas al novillo. (FOTO:Gallardo)

Que la cabeza le funciona a las mil maravillas es algo que se intuía viéndole en el campo y en la novillada de la feria de 2010, y que ha constatado esta tarde al enjaretar la faena dando los tiempos necesarios y las distancias precisas  para crear una obra llena de temple y mando.

Cerró las series por medio de ayudados de mucha estética rematados con una trincherilla de arte, para dejar la espada hasta la empuñadura, pero muy trasera, lo que hizo que el animal no doblase y tuviese que usar el descabello, teniéndose que conformar con una única oreja que paseó con los ojos brillantes de emoción.

Luis Manuel Terrón.-

Natural con empaque de Luis M. Terrón. (FOTO:Gallardo)

Cerraba cartel Luis Manuel Terrón, que había debutado en público el pasado 15 de mayo en La Puebla de Sancho Pérez, y lucía los alamares dorados por segunda vez en su corta trayectoria taurina. La bisoñez propia de tan corto bagaje le ha pasado factura unido a los problemas que le planteó un eral que tenía muchas teclas que tocar. Sin embargo algo ha quedado claro y es que Luis Manuel tiene mimbres para ser torero. Tanto con el capote con el que recibió a su antagonista a pies juntos.

Como con la muleta, en donde ha instrumentado muletazos de mucha hondura, con lentitud y gustándose a la hora de acompañar las embestidas. Sufrió varias volteretas que no arredraron para nada su espíritu y siempre volvió a la cara del toro con idéntica disposición y ganas. Mató de entera tras pinchazo previo y fue premiado con una oreja.


AL QUITE

Antonio Girol.-

Hace un año tras la novillada sin picadores de la feria de San Juan firmaba este artículo de opinión bajo la rúbrica “Ellos se lo han perdido”, en referencia a aquellos que prefirieron el partido inaugural de España en el mundial de Sudáfrica a ver a seis chavales que bordaron el toreo en el ruedo donde entrenan cada tarde.

En esta ocasión, ha faltado un puntito para que todos pudiésemos salir de la plaza dando naturales por la Avda. de Pardaleras,  y de paso un buen corte de mangas al puñado de ‘faltones’ (por llamarles de forma educada) que apostados en la acera de enfrente gritaban consignas anti, evidenciando idéntica falta de valores culturales y educativos como de higiene.

Podríamos decir que el año pasado tocó el dulce y este año la pimienta, porque el encierro de Píriz, no acabó de ser todo lo colaboradores que fueron sus hermanos del curso anterior. Está bien que salgan de vez en cuando también de este tipo para que obliguen a los chavales a resolver en la cara. Porque esta tarde ha habido novillos que tenían muchas teclas que tocar, ante los que había que estar muy puestos y muy firmes, y ante los que los alumnos de la Escuela de Badajoz, al igual que el sevillano que honró visita, han sabido entender, torear y darle la medida que pedían.

A quien lea estas letras sin haber estado en la plaza igual le sorprenda que sólo hayan cortado cinco orejas, en comparación con la docena de 2010, pero el motivo no ha sido la tauromaquia de cada novillero, sino la espada, que esta tarde no ha estado del lado de la suerte. De haber cogido el camino bueno, ahora mismo estaríamos hablando de otra historia.

Sin embargo lo importante no son los apéndices sino el meollo, y ahí sí que los seis novilleros han evidenciado una madurez impropia de su edad. Con lo cual se demuestra que hay cantera y buena…Como la hay de aficionados jóvenes, porque daba gusto ver hoy las gradas de la plaza en buena parte ocupadas por jóvenes que habían venido, pagando sus entradas, a ver a compañeros de clase, amigos, familiares, y que se han marchado con la sensación de que el toreo es una cosa muy difícil.  Y por ahí se empieza a gestar a los aficionados, a partir de que sean conscientes de la dificultad que entraña ser torero, con lo cual valoran aun más a una fiesta necesitada como pocas de savia nueva, en la plaza y en la grada.

GALERÍA GRÁFICA de GALLARDO

Presente y futuro de una Escuela única en el mundo.

Media recargada de Carlos María.

La moda del pase cambiado por la espalda.

Muy encajado de riñones.

Pulso en la embestida.

Derechazo de gran trazo.

Carlos María toreando al natural. Por ese pitón el novillo fue mejor y el torero se gustó. Tomás Angulo ciñéndose el capote de paseo.
Más portón de los sustos que nunca. Media muy torera.

Doblándose en el derechazo.

...Y también al natural. Echando los vuelos al hocico de la res. Muy firme toda la tarde.
Pase de pecho para rematar la serie. Descarándose ante el eral de Píriz. Garrido lanceando a la verónica.
Natural con los vuelos de la muleta. Llevando al de Píriz muy toreado. Inicio del pase circular invertido.
Derechazo al hilo de las tablas. Toreo en redondo de José Manuel Garrido. Naturales con aroma a Manolo Vázquez
¡Desplante torero! Ayudados para cerrar faena. Paco Lama dibujando la media.
Corriendo bien la mano con la diestra. Mostrando el buen tranco del novillo de Píriz. Al natural con fijeza del astado.
Atisbos de Espartaco en el gesto y en el trazo. Despacioso lance para marcharse andando. Firmeza en las zapatillas del sevillano.
Flores de Sevilla que vuelven a orillas del Guadalquivir. Posada dando una media de maravilla. Temple en los derechazos.
De pitón...se adivina que a rabo. Suavidad en el muletazo y estética en el cuerpo. Dando distancias para embarcar la embestida.
Al natural dejó momentos de gran recuerdo. ...Ligando tandas de naturales. ...Con los vuelos de la muleta dibujando arabescos.
Una faena cimentada en la mano de los triunfos. La emoción del premio que se esfuma... Luisma Terrón concentrado.
Verónica cadenciosa de Terrón. Derechazo buscando llevar al eral muy largo. Componiendo en el pase en redondo.
Firmeza y ganas en un novillero muy nuevo. Dejándose ver tras una serie de naturales. Con la zurda dejó buen sabor.

GALERÍA DE CUADRILLAS. FOTOS: GALLARDO.

Jesús Márquez recuperado para la fiesta, dejándose ver. Ismael Jiménez aguantando al novillo en el burladero. Asomándose al balcón.
Fernando González a punto de dejar su par.

Lolín asomándose al balcón.

Valdeoro en labores de hipnotizador...

OTRAS IMÁGENES. FOTOS: GALLARDO.

Ayer ajustándose el capote de seda, hoy el cabestrillo. Padre e hijo...el espíritu santo espera en chiqueros. El novillero El Pilo y Fernando Caballero en el patio de caballos.
Dos familias de solera ganadera: Albarranes y Moreno.

'El Perrete' cantando a Carlos María.

Ángel Cruz, el torilero, esperando el momento oportuno.

Ya empieza el desfile de mujeres guapas en la pasarela del tendido.

Pedro Ledesma merecedor del brindis de toda la afición por su labor. ¡Quítate que te piso!

Fernando González, al quite en Cope los martes y en la plaza siempre.

A un amigo. Rafael Cerro recibiendo el brindis. De amigo a amigo, devolviendo brindis en forma de quite a cuerpo limpio.
Don Apolonio vestido de verano... La novillera Estefanía Roblas muy pendiente. ¡Va por tí, primo!
La cocina de El Corte Inglés pasa por sus manos. La afición, un bien que se lega por los genes... Luis de Pauloba, maestro ayer, hoy y siempre.