BALANCE de la jornada

Miguel Ángel Perera prosigue su escalada de triunfos

0
1004

Miguel Ángel Perera corta tres orejas en Burgos y sale a hombros junto a El Juli. En la feria de Burgos. En ese mismo festejo Talavante es silenciado.
Redacción.-

 

El balance de las actuaciones de festejos en plazas pacenses o de toreros de nuestra tierra que han realizado el paseíllo hoy, viernes 1 de julio, ha sido el siguiente:

CORRIDA DE TOROS:

  • Burgos.- Última de abono y feria. Casi lleno. Tarde soleada y con la ausencia de viento, acompañante de los toreros en los últimos días. Astados de Ana Romero. El Juli, oreja y oreja. Perera, oreja y dos orejas. Talavante, silencio y silencio.

Según crónica de Leticia Ortíz para burladero.com sobre la actuación de Miguel Ángel Perera  y Alejandro Talavante esta tarde en Burgos: «Miguel Ángel Perera ha conseguido también un trofeo tras una faena excesivamente larga ante un noble segundo astado. El trasteo ha tenido intensidad por el pitón derecho mientras que por el izquierdo el torero ha estado muy despegado y sin acabar de romperse con el toro. Mató de estocada trasera y caída que sin embargo fue muy aplaudida por el público.».

«Talavante ha sido silenciado ante el más soso de los toros lidiados hasta ahora en el Plantío. El extremeño, decidido pero desangelado, no ha acabado de acoplarse con el de Ana Romero. Abusando del pico de su muleta, Talavante ha finalizado la faena con una gran estocada arriba.»

«Perera acompañará a Juli por la puerta grande del Plantío, tras desorejar al noble quinto toro de la tarde. El extremeno ha cuajado un trasteo vistoso y superficial que ha conectaco de inmediato con los tendidos del coso. A toda la faena le faltó emoción que es lo que se está echando de menos en la corrida de hoy. Perera mató de una estocada casi entera y el público entregado le pidió con fuerza las dos orejas que el presidente concedió.»

«Alejandro Talavante escuchó silencio en el último de la tarde ante el que cuajó una irregular faena. El extremeño vio muy pronto el buen pitón izquierdo del toro y se puso de inmediato a torear por naturales. Larga la faena, entre los muletazos hubo buenos, malos, regulares, y cuatro o cinco extraordinarios. Lo despachó pronto y cerró esta feria de Burgos.»