CABEZA LA VACA/Corrida de Toros

Cuando la ilusión de un pueblo se viste de luces

0
929
Todos a hombros en la noche cabezalavaqueña. (FOTO:Gallardo)
Todos a hombros en la noche cabezalavaqueña. (FOTO:Gallardo)

La expectación desatada en Cabeza la Vaca tiene  la recompensa de la salida en hombros de todos los actuantes, que dieron lo mejor de su tauromaquia ante una corrida falta de raza del hierro de El Trébol.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado dos toros de Guillermo Acosta para rejones, de juego desigual. El primero parado y soso. El cuarto tuvo más motor. Y cuatro de El Trébol, correctamente presentados, el segundo descastado y con peligro. El tercero brusco e incierto. Quinto, colaborador. Sexto, manso y complicado.

ACTUANTES: – Rui Fernandes (rejoneador) ovación y dos orejas.

– Rivera Ordoñez ‘Paquirri’ (azul pavo y oro), pitos y dos orejas .
– Ambel Posada (azul rey y oro), oreja y oreja.

INCIDENCIAS: Lleno en los tendidos en tarde agradable. Debutó de Presidente Rafael Castro Zapata y de Asesor Artístico Raúl Vinagre.

CLICK PARA IR A LAS SIGUIENTES SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA
AL QUITE
Expectación glamurosa

OTRAS IMÁGENES

Antonio Girol.-

La ilusión que en Cabeza la Vaca había generado el cartel que la empresa Taurina de Buendía había programado para las fiestas patronales de San Benito Abad, se tradujo en una respuesta de público como hacía años que no se veía en los tendidos de su centenario ruedo.

Por cincuenta entradas de sol que quedaron en taquillas no se colgó el cartel de “no hay billetes”, en una tarde de expectación a la que el escaso juego de los toros de El Trébol pudo haber puesto acento en el viejo axioma, pero que afortunadamente la voluntad, las ganas y el esfuerzo de los toreros hicieron posible que, tras el ecuador, la tarde remontara y los tres actuantes abandonasen el ruedo en hombros de capitalistas mientras las gentes se marchaba a sus casas con los rostros encendidos de alegría.

Le costó calentar.-

Abría cartel el rejoneador portugués Rui Fernandes, que lidió dos astados de Guillermo Acosta, encaste Benítez Cubero. A su primero, de capa cárdena, lo paró en círculos montado en ‘Cristo’, un caballo de pura raza lusitana, con el clavó dos rejones de defectuosa colocación. Para el tercio de banderillas optó, en primer término, por ‘Quiebro’, un equino muy valiente, con el que puso en práctica su concepto de rejoneo en corto, sin dar carreras innecesarias, y batiendo siempre al pitón contrario. El de Acosta se fue apagando tras las primeras farpas y Fernandes tuvo que tirar de temple para encelarle y de costado cambiarle los terrenos. Siguió la lidia a lomos de ‘Balsasina’, con quién dejó una banderilla  muy aplaudida tanto por la colocación como por la ejecución de la batida. ‘Méxica’ fue la montura elegida para adornarse con las cortas antes de dejar un rejón caída que tuvo que necesitar de dos golpes de verduguillo. La afición le obligó a saludar una ovación  tras el arrastre de la res.

Rejoneo del caro.-

El cuarto dio más juego a pesar del poco celo que evidenció de salida, desentendiéndose del caballo y saliendo suelto y sin fijeza. Lo supo entender y encelar Rui Fernandes a base de llegarle mucho para dejarlo en suerte, y  a lomos de Xisto, tras un excepcional quiebro,  clavar un primer rejón de castigo en todo lo alto de perfecta ejecución. Puso otro hierro en el morrillo del astado antes de iniciar el segundo tercio montando a ‘Vivaldi’, con quién colocó dos banderillas y templó la embestida de costado. Ganó el toro en fijeza y se vino arriba posibilitando que el luso pusiese en práctica su mejor versión con ‘Ozono’, un gran caballo, tordo en fase blanca, con el que deleitó al público con una excelente doma. Sobresalió un par yendo de frente, dejándose ver mucho, ejercitando un cadencioso passage que levantó al público de sus asientos.

Rui Fernandes yendo siempre de frente. (FOTO:Gallardo)

Para seguir calentando al respetable tiró de ‘Único’, al que el nombre le viene como anillo al dedo, precioso ejemplar bayo unialbo, que interpreta el balanceo con suma elegancia. Volvió a recurrir a ‘Méxica’ para colocar las rosas y matar de rejón contrario, tras haber pinchado en primera instancia. Le pidieron con fuerza las dos orejas que le fueron concedidas por la presidencia.

Del guapo inicial al pitido final.-

Buena parte del público que abarrotaba los tendidos habían acudido al reclamo de Francisco Rivera Ordóñez ‘Paquirri’. Le tocó en sorteo un primer toro de su ganadería, muy bien presentado, de imponente lámina pero vacío de casta. Al que había que sumar en su debe las malas intenciones que llevaba dentro, y que demostró al arrancarle el capote a Paquirri en el primer lance de recibo, obligando a éste a tener que tomar el olivo.

'Paquirri' intentando torear al natual a su primero. (FOTO:Gallardo)

Esperaba el público que el diestro tomase los palos, sin embargo ordenó a su cuadrilla que fuesen ellos los encargados de llevar a efecto el segundo tercio y se oyeron pitos de protesta. Serían la antesala de los que más tarde volverían a sonar en la plaza cuando enterró la espada. Antes había intentado pasar al toro por ambos pitones. Sin embargo, la embestida brusca del animal hizo imposible cualquier intento de poder plantearle faena. Se cambió la muleta a  la izquierda y dejó una serie de naturales de uno en uno, que fueron la antesala de su marcha, cabizbajo, hacia las tablas para buscar la tizona.

Pinchó hasta en cuatro ocasiones antes de dejar el estoque enterrado más allá del rincón al que su abuelo diese nombre. Le despidieron con pitos que llevaban cosidos tanto el desencanto por la faena como la protesta por el mal juego de su pupilo.

No hay quinto malo…

Al quinto de lidia ordinaria, segundo de su lote, lo recibió con verónicas a pies juntos, para dejar al toro en suerte con un recorte muy torero. Tras el puyazo de rigor llegó el turno de banderillas, y ante el amago de que la cuadrilla iba a colocar nuevamente los garapullos el respetable volvió a hacer sonar el viento. Mandó el matador que se retirasen y cogió los palos ante el alboroto popular que trocaron en seguida los pitos por palmas. Bajo los acordes del pasodoble Francisco Alegre  colocó  tres pares dejándose ver, en el que destacó el tercero ejecutado al violín, que alegraron a los tendidos a los que brindó la muerte del astado.

Con una rodilla en tierra, por bajo, inició la faena de muleta en bonita estampa torera. Tras lo cual se llevó al toro hasta terrenos de sol en donde enjaretó una faena  en la que destacó una serie al natural, mirando al tendido. El animal fue perdiendo fuelle y Francisco acortó distancias, tiró de recursos y enloqueció a la solanera cuando se puso de hinojos para cerrar la serie con un desplante. Epilogó la faena con un colorido abaniqueo que precedió al gesto de colocarse la muleta sobre el hombro para salir andando con gallardía de la cara de su antagonista entre el clamor popular. Adornándose en un gesto de valor. (FOTO: Gallardo)

Agarró una estocada tendida pero de efecto inmediato que le reportó las dos orejas que necesitaba para abrir la Puerta Grande. Hubo petición de rabo que con buen criterio no concedió el palco, ya que a la faena le faltó vuelo para recibir tal premio.

La ilusión de Posada.-

Desde que partiera plaza en el paseíllo se notaron la ilusión y las ganas que tenía Ambel Posada de  torear en Cabeza la Vaca. Y quedó patente en el saludo a la verónica a su primero. Lances cadencioso, echando los vuelos al hocico, meciendo los brazos, para ir ganando terreno hasta llegar al centro del ruedo, donde abrochó la serie por medio de una colosal media.

Picó bien Francisco Martín y mejor quitó su matador por verónicas que volvió a rematar con otra media muy aplaudida. Tras cumplimentarse la suerte de banderillas, Santiago brindó al público y por medio de doblones sacó al toro hacia el tercio. El animal tenía motor, sin embargo era muy brusco e incierto, midiendo siempre las embestidas, sin estar nunca entregado en la muleta de un Ambel Posada que intentaba templar los arreones con mucha disposición e intentando siempre aplicar suavidad en las telas.

 

Ambel Posada genial con el capote durante todo el festejo. (FOTO:Gallardo)

En la tercera tanda tuvo que tragarse una colada que puso el ¡ay! en los tendidos, y sin arredrarse los más mínimo se enfibró y, en una distancia más corta, le arrancó varias tandas muy jaleadas por el público que supo ver las intenciones del toro y la predisposición, voluntad y ganas del pacense.Mató de entera tras pinchar arriba, y fue premiado con una meritoria oreja.

Rabia contenida.-

Gesto de rabia de Posada en el último. (FOTO:Gallardo) El sexto era el toro de hechuras más bonitas del encierro, un animal ‘construido’ para embestir y que sin embargo no permitió opción alguna por culpa de su mansedumbre. Lo había saludado Ambel con un ramillete de verónicas en las que el animal colocó bien la cara. Tras el puyazo del segedano Antonio Lavado el toro se puso reservón y costó un mundo banderillearlo. Era de esperar que ese comportamiento lo desarrollase durante la lidia, y así fue. Santiago tuvo que poner todo de su parte para poder sacarle algunos muletazos sueltos por ambos pitones, hasta que el astado canto la gallina y se marchó a los terrenos de chiqueros, en donde se aquerenció hasta el punto de no querer coger la franela por más intentos que hizo Posada de buscarle las vueltas.

Agarró una estocada tras pinchar en el primer intento, y el público agradecido por el esfuerzo le pidió con fuerzas la oreja que el Presidente acabó otorgándole,  y que le valió para salir junto a sus compañeros por la Puerta Grande.

Con la imagen, que certificaban las cámaras del canal autonómico extremeño, de los tres toreros en hombros marchándose de la plaza se ponía punto y final a una tarde que quedará marcada en el libro de historia de la tauromaquia cabezalavaqueña. Una tarde para el recuerdo, en la que la felicidad de los rostros de los aficionados ponía de manifiesto el acierto de la empresa Taurina de Buendía, que hoy debutaba en este ruedo, a la hora de montar un cartel que devuelve el caché que siempre tuvo esta plaza, y demostraba a su vez que en Cabeza la Vaca siempre ha habido y continúa habiendo afición a los toros. Una afición que ya espera con ilusión el próximo festejo…


AL QUITE

José Luis Venegas Regajo.-

EXPECTACIÓN GLAMUROSA.

¡Claqueta, cámaras, acción, grabando! La televisión se hizo eco para toda Extremadura y allende nuestras fronteras, donde se sintoniza el canal regional, sobre el empuje de la afición de Cabeza la Vaca, ilusionada con las nuevas expectativas generadas por un empresario que se ha presentado en esta localidad pacense con un cartel de renombre. Un anzuelo para la ocasión en el que picar y que con rotundidad ha llevado a ver los tendidos casi completos, salvo algunos claros.

La previa a la magia taurina, reivindicada una vez más, hacía presagiar en el ambiente un sentir de una tarde para despertar emociones. Y tal fue el resultado, que al final el pellizco envalentonó a más de alguno que sucumbió al delirio por momentos con quiebros únicos, ciertos pares de banderillas y naturales de cartel; reconocidos con mérito por el respetable.

A ello también se une una serie de condimientos y avíos bien colocados. No faltaron a la cita los repartidores de folletos sobre la cita auspiciados por la Peña Taurina ‘El Volapié’, los alguacilillos, el torilero, las señoras con sus paragüas para el sol, que pegaba en esta alta serranía, como comprobaron las señoritas que utilizaban como visera su abanico o el repartidor de pipas, avellanas u otro antojo para esta ocasión especial, en la que los paisanos estaban pendientes del REC del video para grabar tales momentos. Todo ello fue foco para las cámaras que acercaron al salón, bar o peña taurina extremeña el glamour desplegado.

En estas, la mayor parte de los tendidos fue poblada por espectadores ansiosos de su figura deseosa, si bien la cordura imperó en circunstancias claves en las que el aficionado supo establecer el listón y fue soberano. De este modo, cuando aparecía la luna por la Peña Alta de este pueblo, la expectación había sido colmada y con un balance que invita a arriesgar en futuras citas.

GALERÍA GRÁFICA de GALLARDO

Rui Fernandes calentando motores...

Yendo de frente al pitón contrario.

Clavando las cortas al primero de la tarde.

Con Xisto clavó dos enormes rejones de castigo.

Vivaldi marcando el quiebro.

Ozono desató la locura en los tendidos.

Méxica aúna espectacularidad y valentía. Paquirri estirando en el patio de cuadrillas. 'Paquirri' intentando torear al natual a su primero.
Brindando banderillas al público. Toreando en redondo a su segundo en terrenos de sol. Pase de pecho para rematar la serie.
Ligando naturales sobre la mano izquierda. Adornándose en el desplante. Ambel Posada liándose en el patio de cuadrillas.
Estirándose en el saludo a la verónica. Inicio de faena doblándose con el ejemplar de El Trébol. Muy firme ante un toro que tenía muchas teclas.
Queriendo estirarse al natural. En el sexto tuvo que aplicarse a fondo. Enrabietado ante la nula colaboración de su antagonista.
Todos contentos, todos a hombros.

OTRAS IMÁGENES. FOTOS: GALLARDO.

Ambel Posada yendo a pie a la plaza de toros. Varas en El Salerito. La hija de Antonio Girol debutaba como espectadora en la plaza donde su padre se hizo aficionado
Esperando a Rivera...

...maduras y jóvenes no querían perdérselo.

Y con él llegó el escándalo.

Rafael Castro y Raúl Vinagre debutaron el palco.

La P.T. El Volapié de Cabeza la Vaca, pasión por los toros. El empresario Jorge Buendía consumiendo un cigarro con nervios.

¡Amen!

El industrial Alfonso Gallardo con su torero. Tirando al revés... las mulas dieron la tarde.
La familia Ambel dando calor a su torero. Santiago Gallardo, Elena Lavado y Carmen Pérez en su sitio habitual. Álvaro será un gran aficionado, como su madre y su tío Pedro Pablo.
Locura en el tendido femenino... Francisco Blanco, pregonero de la feria 2011

Rosa Fabián nueva alcaldesa de Cabeza la Vaca, en el sol.

El sol a reventar de gente, como hacía años que no se veía. ¡Va por ustedes! ¡Pendiente!
¿Moreno de playa?...No, moreno de plaza. ¡Toma tu abanico, guapa! Y ahora el autógrafo...
Ambel Posada brindando a Antonio Girol por su apoyo a la fiesta en Cabeza la Vaca. Más devoluciones de trastos a las peñas juveniles. Se lo querían comer...locura desatada.