BALANCE de la jornada

Perera y Lobato triunfan en la jornada sabatina

0
1250

Perera corta dos orejas del primero de su lote en Zafra. En Olmedo (Valladolid), Ferrera pasea un apéndice. En cuanto a los noveles sin picadores, Rubén Lobato corta cinco orejas y un rabo en San Juan de la Nava y Tomás Angulo, pasea un trofeo en Hoyos de Pinares, y vuelta (equivalente a oreja) de Posada de Maravillas en Vila-Boim (Portugal)

Redacción.-

El balance de las actuaciones de festejos en plazas pacenses o de toreros de nuestra tierra que han realizado el paseíllo hoy, sábado 1 de octubre, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS:

  • Zafra (Badajoz).- Toros de Daniel Ruiz, desiguales de presentación y juego. Morante de la Puebla, pitos y dos orejas. El Juli, dos orejas y ovación. Miguel Ángel Perera, dos orejas y ovación.

CRÓNICA Y GALERÍA GRÁFICA.

  • Olmedo (Valladolid).- Toros de Hnos. Sánchez Herrero. Noelia Mota, silencio y oreja; Antonio Ferrera, ovación y oreja y Serafín Marín, dos orejas y oreja.

NOVILLADAS SIN PICADORES:

  • San Juan de la Nava (Ávila).- Novillos de Domingo Hernández para Francisco Fernández Ramos, silencio y oreja. Rubén Lobato, oreja y dos orejas (y dos orejas y rabo del sobrero).

Rubén Lobato fue premiado con la lidia y muerte del sobrero al que cortó dos orejas y rabo.

  • Hoyo de Pinares (Ávila).– Novillos de El Cortijillo. David González, silencio y dos orejas. Tomás Angulo, ovación y oreja. Luis Miguel Castrillón, silencio y oreja.
  • Vila-Boim (Portugal).- Novillos de Manuel Coimbra, Crsitina Marques, vuelta; David Gomes, vuelta; Jacobo Botero, vuelta. Francisco Abanades, vuelta; Posada de Maravilla, vuelta; Joao Rodrigues, vuelta. Actuaron los forcados amadores de Evora.

Segun crónica de Joao Fernandes para Badajoz Taurina sobre la actuación de Posada de Maravilla en Vila-Boim: «Posada de Maravilla se enfrentó a un novillo del guarismo 8, colorado de la ganaderia de Manuel Coimbra que tuve embestidas suaves y dulces, y con el que el torero divirtió, y se divirtió, toreando a placer con la clase y el gusto que le caracteriza. Le costó al novillo embestir en el capote, pero poco a poco fue sacando las embestidas que permitieron al menor de los Posada gustarse en su toreo al natural con la muleta. Simuló la muerte atracándose de toro y tuvo que dar la vuelta al ruedo (equivalente en España a una oreja).»