Publicada en HOY, edición de 22 de diciembre

Carta abierta a Luis Carlos Franco

0
957
Foto correspondiente al día que cita Antonio en su escrito. (FOTO: Gallardo)
Foto correspondiente al día que cita Antonio en su escrito. (FOTO: Gallardo)
Luis Carlos Franco deja su puesto al frente de la Presidencia del Club Taurino Extremeño de Badajoz,  y Antonio Girol le escribe en las páginas del diario HOY una carta abierta, que a continuación pasamos a reproducir en este portal.
Antonio Girol.-

 

Una luz blanquecina, de esas de comienzos de año, se colaba a hurtadillas por la claraboya del techo. En la pared del lugar donde estábamos sentados, Frascuelo nos miraba, silencioso y observador, desde su máscara funeraria, cuando me comunicaste que no te ibas a presentar a la reelección.

Lo hiciste con esa voz de terciopelo con la que sueles envolver tus sosegadas palabras, con esa forma que tanto envidio en ti, de saber comunicar sin necesidad de alzar el tono, de hablar en muchas ocasiones más con tu sonrisa y el brillo de los ojos que con la garganta. Era la misma voz, pausada, con la que me diste la bienvenida el día que te comuniqué que me iba hacer cargo del programa de toros de la Cope. La misma con la que me felicitaste en Ifeba, durante la Feria del Toro, cuando supiste que en HOY, la casa de tu hermano Juan Ángel, me abrían un hueco para que dejase de vez en cuando -como hago hoy- mi opinión. Idéntica a la que me solicitabas en alguna ocasión que moderase alguna charla en el Club Taurino, y lo hacías añadiendo la palabra ‘por favor’, cuando el que tenía que pedir ese favor era yo por el enorme orgullo y respeto que me ha supuesto siempre pisar esos salones en los que se encierra el secreto mejor guardado de la tauromaquia de Badajoz.

Han pasado once meses desde aquella confesión. Once meses, en los que no te negaré que en más de una ocasión he albergado la idea egoísta de que me llamaras para decirme que te lo había pensado y querías seguir. Pero te entiendo, amigo mío, entiendo tu postura de dejar paso a nuevas ideas y nuevos bríos. Como tú entenderás la sensación de vacío que nos deja tu marcha. Estoy seguro que Fernando Masedo lo va hacer de diez, porque si alguien merece tu puesto es él, que ha echado los dientes en esa casa, acompañando a su padre, alma mater en los tiempos duros. Y además es un aficionado de los que no se esconden.

Han sido 15 años al frente de la institución cultural taurina más importante de nuestra región. Tres lustros, con sus días y sus noches, a los que has dedicado tu vida por completo, para que hoy todos los extremeños nos sintamos orgullosos de tener un Club Taurino que está a la altura de los principales del mundo. Enumerar todos los logros conseguidos durante tu mandato me llevaría un espacio del que no dispongo, y además la entrevista que te hacía Estefanía Zarallo el pasado domingo es la muestra más palmaria de cuántos has logrado desde que el bueno de Enrique Muñoz Torres te abordase a la salida de aquel festival en Olivenza.

Te marchas con la satisfacción del deber cumplido. Pero sobre todo te marchas con el agradecimiento sincero de todos los aficionados, y el respeto que te has sabido ganar en estos años. Te marchas, es cierto, pero todos sabemos que seguirás ahí, cercano, como tu gran legado. Ahora te toca disfrutar de ese otro templo: tu familia. Joana, Rita, Margarita, Manuel, y esos niños que te tienen el pensamiento robado. Disfruta de ellos, te lo mereces. Gracias, Luis Carlos, por dejarme ser tu amigo. Te voy a echar mucho de menos, presidente.


* Artículo de opinión publicado en el Diario HOY.

NOTICIAS RELACIONADAS: